Consiguiendo que los empleadores cambien de escaleras a plataformas.

Crews of four thinners atop three self-driven platforms cross paths Friday, June 10, 2016, in a Stemilt gala apple block in Quincy, Washington. (Ross Courtney/Good Fruit Grower)
Cuadrillas de trabajador es raleando fruta en plataformas automanejables trabajan en junio en unbloque de manzano de la variedad Gala de Stemilt en Quincy, Washington. El fomento de trabajo en equipo es clave para convencer a los empleador es reacios o renuentes a trabajar con plataformas. (Ross Courtney/Good Fruit Grower)

Todos a bordo

 Cuando de plataformas se trata, Ismael Torres, supervisor de cuadrilla, trabaja con dos tipos de trabajadores: los que suben o trepan a la plataforma y los que no lo hacen.

A pesar de la recomendación del mayordomo (encargado de trabajos) de Stemilt de que las plataformas harán que todos sean más rápidos, seguros y ricos, algunos empleadores simplemente no quieren parte en esto. Ellos prefieren trabajaren el suelo o terreno y usar escaleras.

“Yo solo los estaba motivando para darme cuenta si iba a funcionar o no”, dijo Torres mediante un intérprete.

Las plataformas, raleadores mecánicos, podadoras y otras herramientas para la eficiencia de las huertas tienen mucho sentido para los productores y encargados de las huertas; sin embargo, los empleadores no siempre están emocionados al respecto.

Muchos de ellos se han pasado la vida desarrollando habilidades rápidasque valgan la pena el pago por contrato y no quieren hacer cambios.

Muchos ponentes discutieron el asunto en las conferencias de la Asociación Frutícola Internacional (IFTA, porsussiglaseninglés) de febreroenGrand Rapids, Michigan. Todos ellos manifestaron que hay estrésen la comunicación y entrenamiento de los empleados durante la transición.

“Asegúrate de pasar e invertir tiempo también con esta gente”, declaró Rod Farrow, productor de Nueva York y miembro del consejo de IFTA. “A menudo, es difícil trabajar con ellos y la maquinaria; conseguir que la acepten y trabajen con ella. Están tan acostumbrados a hacer lo que están haciendo y son tan buenos en lo que hacen, que es difícil obtener la eficiencia. Es fácil de hacer en Europa; no es muy fácil aquí, cuando los trabajadores ya están cosechando 10 cajas de campo de fruta buena pordía”.

Miranda Sazo, especialista en prácticas culturales del Programa de Frutas Lago Ontario de la Extensión Cooperativa de la Universidad de Cornell, anima a los productores y mayordomos a traer empleados que hablan español a las conferencias para ayudar a ganar empleados en los lugares de donde vienen.

Razones para dudar.

Varios trabajadores escépticos rechazan entrevistas con Good Fruit Grower; no obstante, Torres, de 49 años de edad, comparte las preocupaciones que ha escuchado en los últimos años cuando Stemilt introdujo las plataformas automanejables en sus huertas de Quincy, Washington.

Algunas razones:

En una plataforma los trabajadores en grupos de dos, cuatro o seis cortan fruta para llenar la misma caja de campo. El pago por caja de campo es dividido en partes iguales.

Algunos trabajadores son renuentes a trabajar en un grupo después de décadas de haber trabajado solos utilizando escaleras.

Stemilt también utiliza las plataformas en la noche, cuando los trabajadores preferirían pasar tiempo con sus familias.

Algunos trabajadores simplemente no creen todavía de que ganarán la misma cantidad de dinero tanto en las plataformas como en las escaleras.

Está preocupación es menor cada temporada de cultivo, conforme más trabajadores comprueban lo contrario.

El temor de caerse de las máquinas; pero no son muchos los que tienen temor.

Diferencias entre lostrabajadores locales y trabajadores H-2A.

Bernardo Reyes, mayordomo de huertas de Stemilt en Quincy, entiende la renuencia de depender de un grupo, especialmente si los trabajadores son realmente rápidos por su propia cuenta. Él creció cosechando fruta por contrato, comenzando a la edad de 14 años.

El recuerda compitiendo por una posición en el surco con otro trabajador vecino rápido para esforzarse él mismo, como si estuvieran jugando carreras.

“Si ellos trabajan cosechando, es porque son realmente rápidos”, dijo Reyes.

Reyes y Torres notan una gran diferencia entre la actitud de los empleados locales y los trabajadores H-2A. Estos últimos se adaptan muy rápido; los trabajadores locales son los renuentes o reacios.

“Ellos no quieren darse la oportunidad de intentarlo”, declaró Reyes, de 32 años, quien vive en el rancho con sufamilia.

Reyes y Torres sospechan que los trabajadores H-2A viajan y viven en unidad y psicológicamente se ajustan más fácilmente al trabajo en equipo.

Luiz Pérez Cerna, un trabajador H-2A de Michoacán, México, empezó a trabajar en Stemilt hace un año. Al principio estaba escéptico de formar parte de un equipo en la plataforma; pero un empleado veterano H-2A lo convenció de intentarlo. Ahora, se siente más seguro en las plataformas y cree que está ganando más dinero.

“Las manos se utilizan todo el tiempo para cosechar; no para mover la escalera y subir a la escalera”, dijo Pérez Cerna, de 24 años de edad y padre de dos.

A principios de junio, Pérez Cerna y tres compañeros H2-A de la cuadrillaralearon manzana de la variedad Gala para dos en la parte alta de una plataforma anaranjada brillante, sujetados con arneses. Dos trabajadores ralearon fruta en cada lado, cada uno de ellos a diferente altura.
Debido a que les pagaron colectivamente por árbol, Pérez Cerna, quien estuvo a cargo de ralear la parte másalta de los árboles, se movió hacia el otro lado para ayudar a su compañero cuando, ocasional mente, no tuvo fruta que ralear en su propio lado. Dos equipos más en plataformas trabajaron en la huerta siguiendo la misma rutina.

Reyes estimó que cada hombre ganaría esedía alrededor de 17 dólares por hora en las plataformas. Sin embargo, ganarían solamente de 13 a 14 dólares por hora en el suelo.

Esto no significa que todos los trabajadores domésticos no oponen resistencia a la mecanización. A algunos no los convence para nada.

En Ephrata, cerca de Quincy, Columbia Fruit Packers también ha introducido plataformas automanejables ensu huertade Winchester Ranches.
Candy Giron, supervisora durante cuatro años, no conoce a ningún empleado que no quiera trabajar en la plataforma, podando manzano de la variedad Kanza en febrero.

Giron, de Moses Lake y madre de dos, mencionó la seguridad como uno de sus beneficios favoritos.
“Algunasveces, cuando había mucha nieve, nos asustaba más caernos o que la escalera se hundiera cuando el suelo estaba demasiado húmedo,” dijo Giron.

A Jessica Medina, compañera de Gironen la plataforma y nacida y criada en California, también le gustó, inmediatamente, la idea de trabajar en la plataforma.

“Uno se cansa de cargar la escalera todo el día”, declaró Medina, también madre de dos. “ Uno también se cansa aquí; pero no es lo mismo si se compara a cargar la escalera todo el día y desarrollarmagulladurasenlostobillos y el frente de las piernaspor el golpe de la escalera”. •

Pistas para ayudar a convencer a los trabajadores

Los agricultures, empleados de las huertas y los expertos ofrecen unas cuantas pistas o consejos para convencer a los trabajadores a que utilicen las plataformas:

—Pagar extra. Stemilt ha ofrecido bonos o gratificaciones para convencer a los trabajadores de que trabajen en las plataformas e, incluso, mejores bonos para que trabajen en la noche.
—Reclutar trabajadores que han ganado más dinero en las plataformas para que les platiquen su historia a los trabajadores renuentes.
—Invitar a trabajadores temporales y supervisores de cuadrillas de trabajadores a conferencias.
—Seguridad en cuanto a estrés. Las plataformas reducen las caídas.
—Dar cierto grado de autoridad a las cuadrillas de las plataformas. Stemilt permite que los trabajadores formen sus propias cuadrillas o grupos y, ocasionalmente, los deja votar para que eliminen a un miembro del grupo que consideran no está trabajando a la altura de los demás.

• Es un honor y privilegio proporcionarle lo último en horticultura y queremos saber de usted.  Damos la bienvenida a sus comentarios e ideas sobre lo que tenemos disponible en nuestro sitio web y lo que le gustaría ver en el futuro.  Estamos aquí para servirle.  Para sus comentarios o ideas, por favor comuníquese conmigo al 509-853-3515 o envíeme un correo electrónico a maria@goodfruit.com.

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario