Ampliación de la cobertura para los árboles

El gobierno federal lanza el programa de seguro de árboles buscado por la industria.


Este artículo apareció originalmente en la edición del 1 de abril de 2020 de la revista Good Fruit Grower: Expanded coverage for trees.


A través de un nuevo programa del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos que comenzó este año, los productores ahora pueden contratar un seguro para los manzanos, no solo para las cosechas que producen esos árboles. (Foto ilustración de TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

A través de un nuevo programa del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos que comenzó este año, los productores ahora pueden contratar un seguro para los manzanos, no solo para las cosechas que producen esos árboles. (Foto ilustración de TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Los agentes de seguros agrícolas ahora venden pólizas que cubren a los manzanos, independientemente de las cosechas que produzcan.

En enero, la Corporación Federal de Seguros de Cosecha (FCIC) lanzó un programa de seguros para los árboles de manzano que cubre los enormes gastos de capital de los árboles frutales. La industria de la manzana presionó para obtener el nuevo producto para ayudar a proteger a los productores contra el riesgo de perder huertos que son tan costosos de establecer.

“El movimiento hacia los huertos de alta densidad y el costo creciente de los árboles han hecho que el ‘componente arbóreo’ del establecimiento de huertos represente aproximadamente el 25 por ciento del costo de establecer o replantar huertos, lo que puede requerir una inversión de 40,000 dólares o más por acre”, dijo Mark Seetin de la Asociación de la Manzana de los Estados Unidos, la asociación de la industria con sede en Falls Church, Virginia.

La póliza de árboles en sí misma está disponible en seis estados hasta ahora.

La USApple y los productores han estado trabajando en el nuevo programa de seguros desde 2015. El producto salió adelante en gran medida como se esperaba, dijo Seetin.

En base a cada árbol, el programa protege contra las pérdidas causadas por los desastres habituales que normalmente cubrirían los cultivos: heladas, viento, granizo, erupción volcánica, incendio, insectos, enfermedades y fallas en el riego si dicha avería es causada por un “evento natural inevitable”, de acuerdo con las disposiciones.

Los productores habían solicitado una forma de protección contra el fuego bacteriano, por lo que este plan ofrece un endoso para el fuego bacteriano, requerido en Michigan, Pennsylvania y Nueva York, pero opcional en Washington, Oregón y Idaho. Los árboles son elegibles para la cobertura contra el fuego bacteriano si no tienen signos visibles de la infección durante una inspección previa a la aceptación.

Si posteriormente el fuego bacteriano infecta al árbol o al huerto, el productor puede reclamar una indemnización, suponiendo que se hayan seguido las prácticas recomendadas de prevención y control de la enfermedad, dijo Nicole Gueck, analista senior de pólizas de AgriLogic Consulting, la compañía localizada en College Station, Texas, que desarrolló el programa.

Según las disposiciones de la póliza, un árbol se considera destruido si hay chancros presentes en el tronco o en el líder central de árboles de 1 a 6 años. Lo mismo aplica para árboles más viejos, siempre que el chancro esté a una altura por arriba de la unión de la yema, equivalente al 25 por ciento de la altura del árbol.

El programa también les ofrece a los productores una nueva prestación opcional para recibir indemnizaciones más frecuentes por reclamaciones menores por primas adicionales, lo que significa que los productores “no tienen que esperar algo grande como una catástrofe”, dijo Gueck.

AgriLogic lidera regularmente la investigación y el desarrollo de la Agencia de Gestión de Riesgos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA RMA) en nombre de las organizaciones de productores.

Los productores pueden elegir diferentes niveles de cobertura basados en categorías, un término de seguro para grupos de variedades, niveles de desarrollo de los árboles y prácticas de manejo.

El programa de seguro de árboles no está relacionado con el seguro de cosecha de manzanas; los productores pueden tener uno u otro, ambos o ninguno, como ellos decidan, dijo Gueck.

Esta póliza es solo para manzanos, aunque otros árboles agrícolas también tienen programas. La Agencia de Gestión de Riesgos administra el seguro de árboles cítricos, de pacana y de macadamia. Gueck ha escuchado que los productores de uva tienen algo de interés, pero ni ella ni Seetin saben si los representantes de cerezas o peras estén presionando para obtener programas para el seguro de árboles.

¿Quién está interesado?

Los productores en Washington han expresado interés en el nuevo programa, dijo Nick Cox, un agente de Conover Insurance que trabaja en el área de las Tri-Cities y el Valle de Yakima. Sin embargo, la asequibilidad será su primera pregunta; siempre lo es.

Cox y otros agentes pasaron varias semanas este invierno aprendiendo sobre el nuevo producto e informando a sus clientes antes de que la Agencia de Gestión de Riesgos publicara los costos, que varían según el condado, el nivel de cobertura y una serie de otros factores. Con el seguro tradicional de cosechas, dependiendo del cultivo y el umbral de riesgo de cada productor, sus productores generalmente se adhieren a la “timonera” de cobertura del 65 por ciento y 70 por ciento para equilibrar sus propios costos, los subsidios gubernamentales y el riesgo, señaló. Lo más probable es que hagan lo mismo para el seguro de árboles.

“Si es demasiado caro, creo que los productores se adherirán al CAT”, denominado así en la jerga de la industria para referirse a un seguro catastrófico para los cultivos, dijo Cox.

Cox sugirió que los productores pregunten específicamente sobre las otras opciones además del fuego bacteriano en el nuevo programa de seguro de árboles. Una de ellas, llamada opciones de incidencia de pérdidas, permitiría a los productores pagar primas más altas a cambio de un umbral de pérdidas más bajo. El seguro de cultivos de manzanas, a modo de comparación, supera el 75 por ciento, lo que significa que los productores tendrían que perder el 25 por ciento de su cultivo para recibir algún pago en la póliza base. Por ejemplo, las posibilidades de que un incendio destruya el 25 por ciento de los árboles en un huerto son escasas, pero los productores pueden comprar un endoso que les permita recibir una compensación por una pérdida tan baja como un 5 por ciento.

Otra opción es el endoso del valor completo de los árboles, que permitiría a los productores recibir pagos por la producción perdida de los árboles destruidos y totalmente dañados durante los años en que los árboles de reposición crecen hasta la madurez.

Los productores deben consultar con sus agentes de seguros de cultivos para obtener recomendaciones específicas si desean asegurar sus árboles.

Cox y algunos de sus compañeros agentes esperan que, en el futuro, la Agencia de Gestión de Riesgos cree un producto para árboles similar para el cultivo de las siempre arriesgadas cerezas.

“Todos estamos de acuerdo en que los productores de cerezas estarían fascinados con este producto”, afirmó.

—por Ross Courtney

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario