Consejos para evitar los dolores de cabeza por la cosecha

De izquierda a derecha, Bruce Allen, Paul Stiekema, Nick Plath, Jason Matson y Jake Gutzwiler hablan en el panel de discusión “Manejo de cosechas y prácticas de cultivo que influyen en la calidad de la fruta” durante el segundo día de la reunión anual de la Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington en diciembre en Yakima, Washington. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

El panel de discusión de productores ofrece consejos y perspectivas para terminar la temporada de crecimiento con una nota alta en calidad.

Los meses de arduo trabajo para cuidar los huertos y cultivar las mejores manzanas posibles culminan en unos pocos días o semanas de cosecha, y la forma en la que se maneje esa cosecha puede marcar una gran diferencia en la calidad de la fruta a ser almacenada, y en sus devoluciones cuando salga.

En la reunión anual de la Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington en diciembre, un panel de discusión de productores ofreció consejos para proteger la calidad de la fruta durante la cosecha y la manera de enfrentar los hechos cuando la temporada no se desarrolla según lo planificado.

Un programa sólido de fungicidas previo a la cosecha previene manchas y podredumbres después de la cosecha, dijo Jason Matson de Matson Fruit Co., en Yakima, Washington, pero es importante planificar una rotación que tenga un buen equilibrio con los productos posteriores a la cosecha para evitar el uso excesivo de cualquier sustancia química.

“Necesitamos más opciones de productos”, dijo. “Y me gustaría ver herramientas viables para la producción orgánica”.

En lo que se refiere a las manzanas orgánicas, la única opción para prevenir las podredumbres de almacenamiento es en primer lugar no permitir que se mojen, dijo Paul Stiekema de Douglas Fruit en Pasco, Washington.

Cuando se trata de usar reguladores del crecimiento de plantas como Harvista y ReTain para controlar el tiempo de cosecha, el tiempo de aplicación en sí es crítico, dijo Matson. Su equipo comprueba constantemente el movimiento del almidón a medida que se acerca la cosecha, señaló, porque solo vale la pena si el momento es el correcto.

Como suele ser el caso en lo que respecta a la calidad de la fruta, la variedad Honeycrisp apareció con frecuencia en el debate.

“Honeycrisp es probablemente la manzana más difícil de manejar durante la cosecha porque tiene un rango muy amplio de madurez”, dijo Bruce Allen de Columbia Reach Pack en Yakima. “El mejor indicador es: ¿a qué sabe la fruta?”

Es fundamental recoger la fruta en la madurez adecuada, ni demasiado pronto ni demasiado tarde, dijo, a pesar de que los pases múltiples generan mayores costos de mano de obra.

“Se lleva tres semanas recoger las manzanas Honeycrisp”, afirmó. “Si lo haces en dos semanas, lo estás estropeando”.

Para evitar magulladuras durante el transporte y el almacenamiento, dejar un poco de espacio libre en la parte alta de los contenedores puede ayudar a las Honeycrisp de recolección más tardía, dijo Stiekema, pero no es necesario en frutas de alta calidad.

En cuanto a la protección de Honeycrisp de las heridas de recolección debidas al despunte del pedúnculo, hubo varias opiniones. Allen dijo que el despunte del pedúnculo puede disminuir el ritmo de la cosecha y, para él, es más importante que se recoja la fruta en el momento perfecto que despuntar todos esos pedúnculos.

Pero Jake Gutzwiler, gerente de control de calidad de Stemilt Growers en Wenatchee, Washington, dijo que aun así es importante. Los productores pueden notar que despuntar, o no, no parece tener un gran impacto en el empaque, pero los pedúnculos en realidad causan el mayor daño durante el envasado, dijo. Eso lleva a problemas de reenvasado o rechazos por parte del consumidor.

En general, lo más importante que pueden hacer los productores para lograr un buen envasado es ser realistas sobre la calidad de su fruta al final de la temporada, dijo Gutzwiler.

“Estos muchachos han discutido todas las cuestiones minuciosas que hacen a nivel de huerto para crear la fruta perfecta. “Hay meses y meses de trabajo intenso para crear la estrategia para la cosecha”, dijo. “Pero, con demasiada frecuencia, veo que los productores se enorgullecen tanto del producto que hemos cultivado que nos cuesta mucho ajustar nuestra estrategia”.

Es mejor reconocer de antemano que la fruta no va a superar una temporada de almacenamiento de 10 meses en su mejor forma, a que si se presiona por ello, y de todos modos, enfrentarse a lotes de paquetes decepcionantes.

“Planeo recoger fruta de calidad óptima en términos de tamaño, color y madurez para capturar esa ventana del almacenamiento a largo plazo, pero si algo sale mal en el camino y tengo que esperar para obtener un tamaño de fruta mayor o llueve durante siete días seguidos, entonces la madurez ha avanzado y ahora no podré almacenar esa fruta durante 10 o 12 meses”, dijo Gutzwiler, “pero tenemos que vivir en la realidad”.

Sobre el Autor

Kate Prengaman

Kate Prengaman is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles for the print magazine and website. Contact her at 509-853-3518 or at kate@goodfruit.com

Escribir un comentario