Descifrando portainjertos de diseñador

Más que solo raíces. Los portainjertos Geneva 41 son deseables en aras de la precocidad y la resistencia al fuego bacteriano, pero también se sabe que son frágiles. Con más opciones de portainjertos que nunca, los productores necesitan recursos que les ayuden a elegir cuáles son los correctos para plantar. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower photo illustration)

*Este artículo fue publicado originalmente en la edición del 15 de abril de 2019 de Good Fruit Grower.

Los productores de manzana actuales tienen más portainjertos a elegir y más oportunidades para seleccionar raíces que satisfagan las necesidades específicas de su huerto, pero todas las opciones nuevas hacen que decidir qué plantar sea cada vez más complejo y confuso.

“Cuando diseño los planes de portainjertos para un sitio, a veces siento que estoy jugando a la lotería”, dijo Mario Martínez, un gerente de la huerta de Washington Fruit and Produce Co., durante un panel sobre la selección de portainjertos en la reunión anual de la Washington State Tree Fruit Associationn en diciembre. “Nunca sabes lo que vas a obtener”.

Su compañero conferencista, Dave Allan, de Allan Bros., estuvo de acuerdo. Los investigadores siempre dicen que seleccionar el raigambre correcto es fundamental, pero en realidad nunca te dicen exactamente cómo hacerlo, bromeó.

“He estado haciendo esto durante 50 años y todavía no sé cuál es el portainjerto correcto”, dijo. “Cuando empezamos, nos preocupaban el tamaño y la productividad. Ahora, estamos viendo la resistencia a la replantación, el fuego bacteriano y la susceptibilidad al ahoyado amargo”.

Un recurso para ayudar a los productores a lidiar con esos factores y hacer mejores selecciones de portainjertos es crucial para aumentar la rentabilidad del huerto, y funciona como parte de un esfuerzo amplio para desarrollar mejores portainjertos y aprender a usarlos mejor. Conocido como el proyecto Root2Fruit, está siendo financiado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Los 14 portainjertos ahora liberados del programa de Geneva, todos precoces y resistentes al fuego bacteriano, representan una oportunidad sin precedentes a medida que los productores se replantean nuevos cultivares para satisfacer las cambiantes demandas del mercado, dijo el horticultor de la Universidad de Cornell Terence Robinson.

“Estamos tratando de producir portainjertos de diseño para que cada productor pueda, con ayuda, tratar de identificar el portainjertos que hará crecer el árbol lo suficientemente bien para su variedad, su suelo, su clima, para que pueda llenar el espacio al final del segundo año “, dijo.

Esa ayuda vendrá en forma de una herramienta en línea que planea desarrollar para que los productores puedan ingresar la región, el tipo de suelo, el cultivar y otros factores para ofrecer una recomendación. “Espero que en el transcurso de los próximos tres años del proyecto Root2Fruit, este sea uno de los principales resultados para los productores”, dijo.

Investigación Root2Fruit

La herramienta de ayuda para la toma de decisiones que Robinson prevé debe ser un programa activo, que se actualice continuamente a medida que los investigadores aprenden más sobre el rendimiento de los portainjertos bajo ciertas condiciones, y mientras los fitogenetistas continúan liberando nuevos portainjertos y nuevos cultivares.

El proyecto Root2Fruit se centra la forma en la que los portainjertos contribuyen a la nutrición de los árboles y la calidad de la fruta, responden a las tensiones del suelo, por ejemplo la replantación de enfermedades y el pH, y aumentan la rentabilidad de los huertos. A medida que los investigadores participantes hacen hallazgos significativos, retroalimentan con esos resultados al criador de portainjerto de Geneva, Gennaro Fazio, para que pueda incorporar esos conocimientos en su programa.

Al comparar los fenotipos de portainjertos que parecen tolerar bien los suelos salinos, por ejemplo, con aquellos que no lo hacen, puede encontrar las regiones del ADN que parecen influir en la tolerancia a la sal y crear una herramienta, conocida como marcador, para encontrar el mismo código genético importante en nuevos vástagos.

Hasta ahora, Fazio tiene marcadores para el enanismo, la resistencia del pulgón de la manzana lanuda y la fuerte absorción de potasio. Ahora está trabajando para identificar los genes que controlan lo que los portainjertos sudan en el suelo a su alrededor, lo que atrae microbios beneficiosos y hongos simbióticos. Sin embargo, examina la resistencia al fuego bacteriano y a la fitoftora a la vieja usanza, inoculando las plántulas y descartando las que mueren, porque es rápido y fácil.

Los marcadores de ADN le permiten a Fazio eliminar las plántulas que carecen de los rasgos deseados sin esperar a que crezcan los árboles, pero la reproducción es todavía un juego de números, y si aplica marcadores para todos los rasgos de interés de una sola vez, podría quedarse con solo un puñado de vástagos de su reserva inicial de alrededor de 10,000 producidos cada año. Eso no es suficiente para tener buenas probabilidades de encontrar candidatos exitosos, dijo.

“Va a ser difícil reunir todo en un solo paquete”, dijo. “Por diseño, los portainjertos serán diferentes. De eso se trata”.

Una nueva herramienta

Por más que los productores y los viveros puedan desear un portainjerto perfecto, la complejidad del sector ha rebasado esa posibilidad.

“Si solo colocas un raigambre para todo, no va a hacer que el huerto sea exitoso”, dijo Fazio. “A medida que los criadores de vástagos crean nuevas variedades, habrá un portainjerto que hará que ese vástago sea realmente bueno”.

Pero el cambio en la dirección de los portainjertos de diseño es desalentador.

“Si miras los inicios del sector, antes de que salieran las cosas de Geneva, teníamos cinco portainjertos que eran la columna vertebral del sector, y las diferencias no eran enormes”, dijo Dale Goldy, presidente de Gold Crown Nursery y miembro del comité asesor de las partes interesadas de Root2Fruit. Ahora, con nuevos portainjertos y todas las nuevas variedades que llegan al mercado, “se vuelve un problema bastante complejo”.

“La cantidad de información que están recopilando de todos estos ensayos agregará otra dimensión completa a la planificación de un proyecto de plantación”, dijo Goldy.

Otra complejidad tiene que ver con el desarrollo de una herramienta que pueda basarse en los resultados de los ensayos de investigación de portainjertos, ahora analiza todo, desde el crecimiento de los árboles y los rendimientos hasta la calidad y almacenabilidad de los frutos. La forma en que funcionará exactamente y la organización que lo alojará y mantendrá sigue siendo un trabajo en curso.

Goldy dijo que esta herramienta parece muy valiosa, pero agregó que es probable que los productores aún quieran probar los portainjertos con cualquier elemento que piensen cultivar.

“Tengo en mente una herramienta donde se toma una muestra de suelo y se ingresa esa información (tipo de suelo, pH, niveles de NPK, replantación) y, por último, le ofrece una sugerencia a uno”, dijo Goldy. “No le dirá al productor exactamente qué hacer, solo aumenta la probabilidad de que tenga una trama de prueba exitosa”.

La segunda parte de hacer de los portainjertos de diseño una realidad para los productores es garantizar que tengan acceso a ellos, dijo Robinson.

“Digamos que un productor obtiene estas recomendaciones de portainjerto, pero su vivero carece de éstas. Entonces, dicen “solo tomaré lo que tienen”, dijo. “Pero eso tiene consecuencias económicas”.

Robinson dijo que la siembra de nutrientes de poco vigor, como Honeycrisp o SnapDragon sobre raíces débiles de Budagovsky 9, puede significar años de pérdida de productividad esperando que los árboles llenen su espacio. B.9 sigue siendo la preferencia de muchos productores en Nueva York, pero Robinson y Fazio creen que una vez que los productores planten ensayos comparativos con algunos de los portainjertos más nuevos, harán un cambio.

“Inicialmente, habrá una curva de aprendizaje, pero creo que a medida que estos portainjertos estén cada vez más disponibles y salga más información, hará que la industria sea más productiva”, dijo Fazio. “Ya están haciendo del sector uno más productivo”.

Sobre el Autor

Kate Prengaman

Kate Prengaman is the editor for Good Fruit Grower and also writes articles for the print magazine and website. Contact her at 509-853-3518 or at kate@goodfruit.com

Escribir un comentario