Después de Ambrosia:’¿Y ahora hacia dónde vamos?’

Vista desde el puente Trout Creek Trestle en Summerland, Columbia Británica, en julio, una plantación de manzanas Ambrosia de alta densidad de Stinging Bee Orchard corta los cañones boscosos que conducen hacia el lago Okanagan. Los productores de manzanas de la Columbia Británica, bastante acostumbrados a las plantaciones de alta densidad, se enfrentan a una encrucijada ahora que su principal variedad, Ambrosia, está abierta a los productores estadounidenses. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Los productores de manzanas de la Columbia Británica buscan la siguiente variedad después de años de dependencia de Ambrosia.

La historia familiar de la agricultora de tercera generación, Madeleine van Roechoudt, es de innovación y cambio. Fueron de los primeros en la Columbia Británica en utilizar portainjertos enanizantes y espalderas y en adoptar nuevas variedades.

Pero ella no está segura sobre qué sigue.

“¿Hacia dónde vamos?”, dijo van Roechoudt, presidenta de Dorenberg Orchards en Lake Country, casi 20 millas al norte de Kelowna en el valle de Okanagan.

Ella no es la única que pregunta. La encrucijada que enfrenta la industria de la manzana en la Columbia Británica ofreció uno de los escenarios económicos para la gira de estudio de 2018 de la Asociación Internacional de Árboles Frutales, o IFTA, que se llevó a cabo en la región a finales de julio.

Madeleine van Roechoudt, presidenta de Dorenberg Orchards en Lake Country, Columbia Británica, dirige una visita por su granja en julio durante la gira de verano de 2018 de la Asociación Internacional de Árboles Frutales. La compañía de tercera generación fue una de las primeras en adoptar la variedad Ambrosia y la horticultura en espalderas. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Se pronostica que la provincia más occidental de Canadá producirá 3.3 millones de bushels de manzanas de 42 libras en 2018, situándose en el tercer lugar en el país solo por detrás de Ontario y Quebec. Las variedades Gala y Ambrosia son, sin duda, las variedades más comunes.

Sin embargo, la patente de Ambrosia, durante mucho tiempo incondicional de la alta rentabilidad de los productores en la región, ha expirado, mientras que la rentabilidad de la variedad Gala ha disminuido en los últimos años. “Ni siquiera estoy confiando en Gala”, dijo Joel Carter, un productor del área de Summerland. “No creo que nadie lo haga”.

Encontrar nuevos cultivares es difícil, aunque los empacadores y las cooperativas están haciendo lo que pueden. Los propietarios de las variedades club de alto valor generalmente buscan productores con grandes superficies de cultivo, algo que pocos productores de la Columbia Británica tienen debido a los altos precios de las tierras y las restricciones regulatorias sobre el crecimiento.

Muchos productores de manzanas están cambiando a cerezas, aprovechando variedades más tardías que se cosechan en julio, agosto e incluso septiembre. Las manzanas siguen siendo el cultivo hortícola más importante en el interior de la Columbia Británica, pero la superficie de manzanos se ha reducido a la mitad en los últimos 20 años, mientras que el espacio ocupado por los cerezos se ha triplicado, según Statistics Canada.

Otros productores están cambiando a uvas de vino. Algunos han intentado vender a sidrerías, que hasta ahora han proporcionado una salida de mercado secundario a solo un pequeño volumen de manzanas de mesa.

Manzanas de alta densidad Ambrosia en el huerto Happy Valley Harvest en Summerland, también parte de la visita de verano. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Ambrosia se libera

Ambrosia ha sido la mejor baza de Canadá durante 20 años.

Obtenida casualmente de semilla por una familia de la Columbia Británica, la variedad era pública en Canadá, pero controlada en cualquier otro lugar. Desde 2005, McDougall & Sons de Wenatchee, Washington, tenía la única licencia de los Estados Unidos.

El año pasado, la patente de 20 años expiró y los viveros comenzaron a propagar para la plantación libre en 2019, abriéndola a los productores en los Estados Unidos y Canadá. Todavía está protegida en otras regiones del mundo.

Esta vez, los productores no están esperando otra planta de semillero al azar. Esperan que la respuesta se encuentre en algún lugar entre las 30,000 variedades de manzana únicas, en diferentes etapas de desarrollo en el Centro de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Summerland, Canadá.

Además de las extensas hileras en la estación de investigación, las variedades se prueban en 22 fincas repartidas por todo Canadá, así como en varios lugares internacionales de pruebas en los EE. UU., Sudamérica y Europa.

“Estamos buscando la mejor alternativa para Canadá”, dijo Nick Ibuki, gerente de desarrollo comercial de Summerland Varieties Corp., una empresa privada que trabaja con el centro para comercializar nuevos cultivares.

Aaron Waybright, un productor de Gettysburg, Pensilvania, revisa hileras planas de manzanas Smoothee Golden Delicious en un huerto de Happy Valley Harvest en Summerland. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

La búsqueda está en marcha

También se encuentra Hank Markgraf, supervisor de servicios de campo de BC Tree Fruits, una cooperativa de productores en Kelowna.

La empresa le encargó a Markgraf, conocido por sus contactos en la industria con grupos como la IFTA, la búsqueda en todo el mundo de nuevas variedades que funcionen en la Columbia Británica. Todavía está buscando.

“¿Es Jazz? Probablemente no. ¿Es Envy? No lo sé”, dijo Markgraf.

La cooperativa representa alrededor del 75 por ciento de los productores de manzanas en la Columbia Británica.

Algunas variedades club están dispuestas a tratar con superficies más pequeñas y no requieren grandes desembolsos de dinero para comprar, señaló.

Por ejemplo, BC Tree Fruits está en pláticas con Midwest Apple Improvement Association, propietaria de los derechos de la manzana EverCrisp. Markgraf también ha estado estudiando programas de desarrollo en Nueva Zelanda, Europa y otros lugares en Canadá.

El propietario del vivero, Jen Baugher, de Aspers, Pensilvania, y otros asistentes a la visita revisan los cortes de poda en algunas de las primeras plantaciones de Ambrosia en la Columbia Británica en Dorenberg Orchards. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

El primer obstáculo es determinar si la fruta crecerá en el clima árido de la Columbia Británica. Luego, deben superar las estrictas leyes de protección de virus de plantas de Canadá.

Y nadie se da por vencido en Summerland, dijo. La estación de investigación ha producido manzanas de gran sabor en la última década (Salish, Nicola y Aurora Golden Gala), pero se magullaban fácilmente en las líneas de empaque comerciales, no se almacenaban bien o por alguna otra razón languidecieron como una variedad exclusiva.

Por lo tanto, la búsqueda continúa. El objetivo de Markgraf es mantener el contacto con tantos líderes de la industria como sea posible, para que piensen en él, y por lo tanto en la Columbia Británica, cuando quieran iniciar un nuevo estudio.

“Se trata de vínculos y relaciones “, afirmó.

Van Roechoudt, un productor de BC Tree Fruits, siente una sensación de urgencia.

Dorenberg Orchards siempre ha sido conocido por sus nuevas variedades y técnicas.

Su abuelo, Louis procedente de Bélgica, fue uno de los primeros en la Columbia Británica en plantar en altas densidades con portainjertos enanizantes y desarrolló un sistema de espaldera mencionado en los libros de texto hortícolas locales.

Su padre, Marc, un ingeniero geólogo, usó su formación en dibujo para perfeccionar el diseño del sistema en espaldera y, por lo general, era uno de los primeros en probar y adoptar nuevas variedades.

En la década de 1990, el huerto fue uno de los primeros en adoptar la variedad Ambrosia, y obtuvo $1,000 dólares canadienses por cajón en uno de los primeros años.

Por lo tanto, la compañía se ha estado consolidando y dejando las variedades McIntosh y Jonagold. Hoy en día, cultivan 45 acres de manzanas: 20 Ambrosia, 20 Gala y 5 Sunrise, una variedad exclusiva que envasan en campo y venden directamente a través del mercado de productos frescos de BC Tree Fruit.

Ahora es el momento de algo nuevo, subrayó.

“Honestamente, ya estamos cinco o diez años tarde porque la producción la necesitamos ahora. Así es, esto deja grandes interrogantes”.

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario