El regreso de la palomilla

Los productores prueban diferentes métodos para comprobar un posible resurgimiento de la palomilla de la manzana.


Este artículo apareció originalmente en la edición del 1 de marzo de 2020 de la revista Good Fruit Grower: Codling moth comeback.


Una larva de palomilla de la manzana se arrastra hacia el centro de una manzana en septiembre en una huerta cerca de Royal City, Washington. Los productores en Washington reportan una mayor presión de la palomilla de la manzana, una plaga invasora que alguna vez se pensó estaba relativamente bajo control gracias a la aspersión y la interrupción del apareamiento. (Ross Courtney/Good Fruit Grower)

Una larva de palomilla de la manzana se arrastra hacia el centro de una manzana en septiembre en una huerta cerca de Royal City, Washington. Los productores en Washington reportan una mayor presión de la palomilla de la manzana, una plaga invasora que alguna vez se pensó estaba relativamente bajo control gracias a la aspersión y la interrupción del apareamiento. (Ross Courtney/Good Fruit Grower)

Los productores en Washington dejan caer palomillas estériles del cielo, cuelgan aniquiladores de insectos y tratan de aumentar la densidad del dispensador de feromonas. Algunos han probado emisores conectados en red a estaciones meteorológicas en las granjas. Los consultores y los productores pasan la pretemporada discutiendo las estrategias.

La industria de la manzana del estado está utilizando todas las herramientas que ha podido encontrar contra lo que parece ser un resurgimiento de la palomilla de la manzana.

“Estamos pensando más allá de lo establecido”, indicó Leroy Groeneweg, consultor de cultivos de G.S. Long en Yakima.

Esta plaga invasora, la que una vez se consideró estar razonablemente controlada con la interrupción con feromonas y programas de aspersión finamente ajustados, ha estado causando más daño en los últimos años. Los investigadores no han cuantificado el problema, aunque los informes anecdóticos de los productores dicen que existe. “El circuito de retroalimentación afirma: ‘Sí, tenemos más presión’”, declaró Betsy Beers, entomóloga de la Universidad Estatal de Washington (WSU).

La palomilla de la manzana es una plaga invasora que se originó en Asia Menor, pero ha sido una preocupación importante para los productores de manzanas y peras por más de 200 años, según la WSU. Las larvas perforan directamente hacia el corazón de la fruta, dejándola sin posibilidad de ser comercializada.

Las teorías que explican el resurgimiento varían, indicó Beers.

Por una parte, con el cambio climático ha llegado más variabilidad en las condiciones de primavera que a veces abre la ventana a una tercera generación, en lugar de solo dos. A fin de cuentas, el calentamiento ha añadido 400 días-grado a la temporada de palomilla de la manzana, según una investigación climática de California y Washington publicada recientemente por Larry Gut, entomólogo de la Universidad Estatal de Michigan. Equivale aproximadamente a la mitad de una generación.

Sin embargo, Michigan no ha visto un aumento en la presión de la palomilla de la manzana recientemente, informó Gut, quien ha estado trabajando con Beers en estudios de liberación estéril en ambos estados.

El aumento de la agricultura orgánica puede ser un factor, pero incluso los productores convencionales utilizan herramientas más sutiles ahora, después de que el potente plaguicida organofosforado azinfos-metil fuera completamente prohibido por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos en 2013, después de un período de eliminación gradual de 12 años. Las alternativas funcionan, pero dejan menos margen para retrasos y otros errores de ejecución.

La resistencia a los insecticidas también podría ser un factor, mientras que la integración vertical en los huertos a veces deja menos aspersores disponibles, lo cual significa que algunos bloques podrían tener que esperar más tiempo de lo que deberían.

En abril en Pasco, el productor de Washington, Conner Sullivan, a la derecha, y Del Long del Departamento de Agricultura del Estado de Washington hablan sobre un nuevo aniquilador de insectos que se usa contra la palomilla de la manzana. Sullivan cree que los aniquiladores funcionan bien como parte de su programa de manejo integrado de plagas para la manzana orgánica. Su parte favorita: puede ver cuántos ha matado. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

En abril en Pasco, el productor de Washington, Conner Sullivan, a la derecha, y Del Long del Departamento de Agricultura del Estado de Washington hablan sobre un nuevo aniquilador de insectos que se usa contra la palomilla de la manzana. Sullivan cree que los aniquiladores funcionan bien como parte de su programa de manejo integrado de plagas para la manzana orgánica. Su parte favorita: puede ver cuántos ha matado. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

“Explore todas las opciones”

Para combatir el aumento de las palomillas de la manzana, los productores han estado probando cosas que nunca habían hecho.

Groeneweg y otros representantes de área se sientan con sus clientes antes de la temporada para trazar estrategias de control y discutir nuevas ideas. Dijo que esto no lo habían hecho antes. Algunos pusieron más emisores de feromonas a lo largo de los bordes de sus bloques. Otros están probando la captura masiva.

Denny Hayden de Pasco aplicó el virus Cyd-X cerca de 24 veces en 2019, aproximadamente una vez cada cinco días, una frecuencia mayor que en el pasado. Su vecino, Conner Sullivan, también utiliza el virus, pero optó por sacar un bloque de árboles más viejos y menos rentables que parecían ser un foco de actividad para la polilla de la manzana. También instaló en 2017 algunos aniquiladores que utilizan energía solar. La mayoría de las trampas para atrapar y matar plagas que se usan en la industria están basadas en líquidos, aunque los investigadores están trabajando en trampas aniquiladoras baratas que usan una combinación de luz ultravioleta y feromonas, apuntó Alan Knight, un asesor de árboles frutales orgánicos y anterior entomólogo del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Tanto Hayden como Sullivan transformaron recientemente grandes porciones de sus huertos a métodos orgánicos. Entrust (spinosad) es un aerosol de amplio espectro certificado para uso en cultivos orgánicos, pero es caro y puede confundir los planes integrados de manejo de plagas al matar a los insectos benéficos.

Connor Sullivan muestra uno de los tipos de dispensadores de feromonas interruptoras de apareamiento que utiliza. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Connor Sullivan muestra uno de los tipos de dispensadores de feromonas interruptoras de apareamiento que utiliza. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Sullivan, Hayden y otros productores al norte de Pasco, cerca del río Columbia, se inscribieron para usar la liberación estéril cuando comenzó este servicio comercial en 2019. Una vez a la semana, la empresa M3 Consulting Group de Phoenix visita sus huertos y utiliza drones para liberar polillas estériles criadas en Canadá.

Beers, en la WSU, todavía está evaluando la eficacia de la liberación estéril en un proyecto de investigación, pero muchos productores ya lo han contratado comercialmente. Hayden piensa que la liberación estéril y sus otros esfuerzos han dado frutos. En 2018, un año cálido, dejó bloques enteros de manzanas Granny Smith sin cosechar debido al daño causado por la palomilla de la manzana. Sin embargo, tuvo pocos problemas en 2019 cuando utilizó técnicas más agresivas. Además, atrapó muchas palomillas estériles en sus trampas.

Andy Arnold de Wahluke Heights Orchard cerca de Mattawa también intensificó su programa de virus, aumentó la densidad de sus emisores de feromonas y comenzó a atrapar y matar en los focos de actividad. Sin embargo, en 2018, la presión creció de manera tan intensa que en un bloque de Honeycrisp se cosechó solo casi la mitad de su volumen esperado.

Fue así que, el año pasado, el productor orgánico cambió a Entrust con renuencia. También probó con dos rondas de nematodos beneficiosos, gusanos diminutos no segmentados que aplica con un aspersor. Los nematodos se alimentan de larvas de palomilla de la manzana. Piensa que su aplicación de primavera ayudó, pero todavía está buscando otras técnicas.

“Voy a explorar todas las opciones”, afirmó.

Kelly Delay, un gerente de granja de Royal City que trabaja para CPC International Apple Co., pensó que las poblaciones modernas de palomilla de la manzana pidieron mayor precisión, por lo que compró un programa de monitoreo de alta tecnología de Semios que le ayuda a ajustar los modelos de días-grado de acuerdo con su localidad.

“Ya estando en este juego, es mejor que lo estés dominando”, señaló Delay.

Durante los últimos tres años, Semios, una compañía con sede en Vancouver, Columbia Británica, ha estado instalando redes de emisores de feromonas equipadas con sensores de clima en el dosel, estaciones meteorológicas en los bloques y trampas equipadas con cámaras. El sistema tiene como objetivo dar a los productores una manera de tomar decisiones oportunas sobre la temperatura, la humedad relativa y la presión barométrica en sus propios bloques, en lugar de los promedios utilizados en los modelos de días-grado a nivel estatal.

Ninguna de las técnicas ofrecerá una solución milagrosa, apuntó Groeneweg de G.S. Long. Recomendó a los productores considerar todas las opciones y planificar con anticipación para atacar la primera generación de palomilla de la manzana, establecer la interrupción del apareamiento a tiempo y saber cuándo asperjar. La variedad de las herramientas funciona, pero tienen que ser cronometradas correctamente.

“Es importante manejarlo de manera proactiva”, subrayó.

—por Ross Courtney

Historia relacionada: Es una cuestión de tiempo para las palomillas

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario