El rendimiento del embalaje es bueno para la primera Cosmic Crisp

Cosmic Crisp se despliega con respetables empaques, con fallas mecánicas como la mayor causa de eliminación.


Este artículo apareció originalmente en la edición del 1 de febrero de 2020 de la revista Good Fruit Grower: Packing performance good for first Cosmic Crisp


Federico Grignaffini, a la izquierda, y Karen Lewis de la Universidad Estatal de Washington inspeccionan una manzana no comercializable de WA 38 en diciembre en las instalaciones de empaquetado de CPC International Apple Co. en Tieton, Washington. El roce de las ramas y el daño causado por el pedúnculo fueron los defectos más comúnmente encontrados entre las manzanas descartadas, seguido de manchas verdes, según los reportes de descarte de la WSU de la primera campaña comercial de la nueva manzana. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Federico Grignaffini, a la izquierda, y Karen Lewis de la Universidad Estatal de Washington inspeccionan una manzana no comercializable de WA 38 en diciembre en las instalaciones de empaquetado de CPC International Apple Co. en Tieton, Washington. El roce de las ramas y el daño causado por el pedúnculo fueron los defectos más comúnmente encontrados entre las manzanas descartadas, seguido de manchas verdes, según los reportes de descarte de la WSU de la primera campaña comercial de la nueva manzana. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Entonces, las ventas de Cosmic Crisp evidentemente van bastante bien.

¿Qué ocurre con la calidad de la fruta?

Eso también fue un buen comienzo, de acuerdo con Carolina Torres, titular de la catedra de investigación poscosecha de la Universidad Estatal de Washington. El empaque promedio entre los almacenes visitados en el otoño por Torres y Karen Lewis, especialista en extensión de árboles frutales de la WSU, fue del 78.3 por ciento.

 “Con cualquier variedad, eso sería una gran cantidad de producto empacado”, dijo Torres.

Muestras descartadas de WA 38 esperan para ser analizadas en noviembre en el laboratorio de Carolina Torres, al fondo, en el Centro de Investigación y Extensión de Árboles Frutales de la Universidad Estatal de Washington en Wenatchee. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Muestras descartadas de WA 38 esperan para ser analizadas en noviembre en el laboratorio de Carolina Torres, al fondo, en el Centro de Investigación y Extensión de Árboles Frutales de la Universidad Estatal de Washington en Wenatchee. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Torres se unió a la WSU el verano pasado y les comentó a los productores en la Reunión Anual de la Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington que este estudio de la cantidad de fruta empacada fue uno de sus primeros proyectos relacionados con la nueva manzana de la universidad.  “Esta es mi introducción al mundo de la WA 38”, afirmó.

Los primeros empaques podrían haber sido aún mayores si los clasificadores ópticos comprendieran mejor la fruta, dijo. La mayoría de los clasificadores electrónicos tienen un aprendizaje automático diseñado para ser más preciso con el tiempo. A veces, el equipo encontraba fruta de alta calidad en contenedores de descarte, comentó.

 “Es solo un proceso de aprendizaje para cada empacador”, explicó.

Mientras tanto, la fruta empacada no cuenta toda la historia de la calidad poscosecha, dijo Jon DeVaney, presidente de la asociación. Representan la fruta que los consignadores creen que alcanzará un precio lo suficientemente alto como para justificar el costo del embalaje. La variedad Cosmic Crisp disfruta de una gran demanda debido al entusiasmo del debutante, que puede aumentar temporalmente las tasas de venta de fruta fresca. Entre todas las variedades, los porcentajes de empaque de manzanas frescas de un poco más del 70 % se consideran bastante buenos.

La WSU y Proprietary Variety Management, o PVM, la compañía contratada para comercializar la WA 38, tiene previsto un empaque promedio del 85 por ciento en el futuro, una vez  que los árboles se hayan desarrollado y los productores y empacadores tengan más experiencia, dijo Lynnell Brandt, presidente de PVM.

Para medir la calidad poscosecha, Torres cuantificó por qué la fruta no alcanzaba la calificación de producto fresco. Ella y su equipo analizaron individualmente 14 000 manzanas, suficientes para 11.4 contenedores, procedentes de siete empacadoras de Washington que enviaron WA 38 de su primer pase comercial a través de las líneas de empaquetado.

Esta WA 38, que muestra signos de mancha verde, fue desechada para jugo por un moderno sistema de imagen durante el proceso de envasado. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Esta WA 38, que muestra signos de mancha verde, fue desechada para jugo por un moderno sistema de imagen durante el proceso de envasado. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

El roce de las ramas y el daño causado por el pedúnculo, ambas formas de daño mecánico, fueron la causa más común de descarte, con un 29 por ciento, dijo Torres. Las manchas verdes, un afección relacionada con el calcio que los investigadores de la WSU están todavía estudiando, fue la segunda causa con un 16 por ciento. El rajado, quizás debido a cosechar demasiado tarde, ocupó el tercer lugar con un 7 por ciento.

En la conferencia, Lewis les recordó a los productores que informaran a sus cuadrillas de que cortaran los pedúnculos a la altura de los hombros de las manzanas para evitar esos daños causados por el pedúnculo. No es necesario que coloquen la punta de la tijera más abajo de la cuenca del pedúnculo. Para tomar incluso mayores precauciones, usen tijeras redondeadas o prueben frotar las puntas afiladas con un poco de material epoxi.

La grasitud era otra preocupación, dijeron Torres y Lewis.

No cuantificaron la grasitud, debida a la cera natural propia de la manzana, pero fue una queja frecuente de algunos empacadores, mientras que los miembros de un grupo de asesoría técnica lo situaron entre sus principales preocupaciones, dijo Lewis. La afección ocurre hasta cierto punto en todas las manzanas, variando según el año y la variedad.

Los consumidores probablemente no notarán la grasitud, porque los empacadores la quitan y la reemplazan con sus propias ceras. Para mitigarlo, las compañías químicas que fabrican recubrimientos recomiendan que los empacadores usen velocidades de cepillado más altas y agua del tanque de inmersión más fría, mientras que los productores y los representantes de campo deben tener en cuenta el momento de la cosecha, dijo Lewis. Cuanto más tiempo cuelgue la fruta, más propensa a la grasitud se vuelve.

Torres y Lewis continúan su investigación. El estudio de otoño incluyó solo fruta de tercera hoja lanzada para ventas comerciales por primera vez el 1 de diciembre de 2019. Los envíos de segunda hoja comenzaron el 1 de enero.

—por Ross Courtney

Historia relacionada:  Cosmic Crisp se eleva en el lanzamiento

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario