El sistema multilíder liderando el camino en producción

Phil Schwallier, educador en lo referente a árboles frutales de la Universidad Estatal de Michigan, está evaluando huertos de alta densidad en el Centro de Investigación Clarksville en Clarksville, Michigan, para evaluar sistemas de huso alto, dos cabezales, tres líderes y husos altos en cinco variedades. El otoño pasado fue la primera vez que permitieron que los árboles de 4 años rindieran frutos. Aquí se muestran los árboles Gala de dos líderes en la primera cosecha, cuarta hoja en septiembre de 2018. (Cortesía de Phil Schwallier/Universidad Estatal de Michigan)

Un investigador de la Universidad del Estado de Michigan dice que el dinero está en los sistemas de alta densidad.

“¿Creen que su vida ha cambiado?”, inquirió Phil Schwallier, educador en materia frutícola de la Universidad Estatal de Michigan. “Se vienen más cambios. Se perfilan densidades más altas y sistemas más estrechos en el horizonte. ¿Y ustedes, los de la vieja guardia? ¡Dejen que los jóvenes planten más junto!”

Así es como Schwallier comenzó su charla sobre los beneficios de los huertos de manzanas de alta densidad en la Exposición en Great Lakes Fruit, Vegetable and Farm Market en diciembre en Grand Rapids, Michigan. Sin importar el tipo de arquitectura de alta densidad que elija un productor, dijo, estos sistemas lo tienen todo: mayores rendimientos, cultivos más uniformes, excelente calidad, mejor control del vigor, mejores oportunidades de mecanización y potencial de mayores ganancias.

Su brillante evaluación de los huertos de alta densidad sigue los resultados de 2018 de un experimento que él y su grupo de investigación están llevando a cabo para evaluar los sistemas de husos altos, dos husos, dos líderes y tres husos en cinco variedades en el Centro de Investigación Clarksville de MSU en Clarksville, Michigan.

Las variedades (Gala, Honeycrisp, Macintosh, Jonagold y Fuji) se encuentran en portainjertos Nic 29. Hace cuatro años los plantaron con espacios de fila de 11 pies para acomodar su equipo de cosecha, pero Schwallier reconoce que podrían haberlos plantado al menos un par de pies más cerca. Apenas la temporada pasada permitieron por primera vez que los árboles fructifiquen.

Para fines de comparación, la prueba incluyó árboles plantados de manera que tuvieran 1,207 o 2,414 líderes (también llamados tallos) por acre:

—2,414 árboles de súper husos separados por 0.5 metros (2,414 líderes por acre).

—1,207 árboles de dos líderes separados por 1 metro (2,414 líderes por acre).

—804 árboles de tres líderes separados por 1.5 metros (2,414 líderes por acre).

—1,207 árboles de huso alto separados por 1 metro (1,207 líderes por acre).

En términos de contenedores de manzanas por acre, el sistema de súper huso tuvo el mejor rendimiento en todas las variedades en el primer año de fructificación. Tiene sentido este alto rendimiento temprano, expresó Schwallier, porque toda su energía se acumuló en un solo tallo durante sus primeros tres años de crecimiento. Eso permitió que el tallo se llenara rápidamente de brotes, “y ahora están dando frutos hasta el final del tallo”, dijo.

No obstante, en los próximos años, esa ventaja se atenuará. Los árboles de multilíder tardan un poco más en calar, pero cuando alcanzan su máxima actividad (en aproximadamente uno o dos años más para los dos líderes y dos o tres años más para los tres líderes), superarán a los árboles de huso alto y súper huso, puntualizó.

Schwallier agregó que el sistema multilíder tendrá un desempeño mejor a largo plazo debido a tres razones principales: Los sistemas multilíder 2D se pueden plantar a densidades muy altas para obtener más tallos por acre; casi todo su crecimiento vegetativo es madera fructífera y muy poca es madera estructural; además, toda la fruta será de muy alta calidad.

De hecho, cuando observamos las manzanas por árbol en esta cosecha inicial en la cuarta hoja, el sistema de tres líderes ya llegó a la cima, seguido de cerca por el sistema de dos líderes: Gala a 54.2 y 51.1, respectivamente; Macintosh en 41.9 y 37.6; Jonagold en 27.4 y 25.8; y Honeycrisp a 20.5 y 16.4.

En comparación, el número de manzanas por árbol para el huso alto fue 47.8 para Gala, 36.9 para Mac, 17.1 para Jonagold y 15.0 para Honeycrisp; y para el súper huso, los números fueron 35.9 para Gala, 21.6 para Mac, 15.6 para Jonagold y 13.1 para Honeycrisp. Fuji fue casi uniforme en los cuatro sistemas, desde 30.1 para árboles de dos líderes hasta 28.4 para árboles de tres líderes.

Además, dijo Schwallier, todos los sistemas de alta densidad produjeron manzanas superiores en su prueba de 2018. “Teníamos menos de la mitad de una manzana por árbol (en promedio) que no entraría en la categoría extra lujosa”, dijo, y eso incluía todas las variedades y las cepas tanto verdes como rojas de cada una. Schwallier planea dar seguimiento a estos árboles durante cinco a 10 años para ver qué tan bien les va con el tiempo.

Más allá de los datos de fructificación del primer año, él y su grupo de investigación evaluaron los costos de producción y los beneficios futuros para diferentes sistemas.

Durante la presentación de Schwallier en la Expo de Great Lakes Fruit, Vegetable and Farm Market en diciembre, él estimó las relaciones entre los sistemas (que se muestran aquí) y dijo que las mayores densidades en las plantaciones bidimensionales producen “la mejor calidad, tienen el mayor rendimiento y la mayor producción”. (Cortesía de Phil Schwallier/Universidad Estatal de Michigan)

Según sus estimaciones, con base en estudios previos y en aproximaciones de los costos actuales de los árboles de viveros, el huso alto generará alrededor de $500,000 USD de ganancias por 10 acres durante 20 años, mientras que las manzanas cultivadas con el sistema V tendrán un rendimiento tres veces mayor. El sistema superior a la hora de hacer dinero fue el multilíder.

“Una vez que estos árboles llegan al dosel completo, creo que pueden hacer fácilmente 100 contenedores por acre, y probablemente incluso 150 contenedores por acre, por lo que son 2,000 fanegas”, indicó. “Y si realmente aumentamos la densidad y se perfila por un espacio entre hileras de 6 o 7 pies, podría obtener 3,000 fanegas por acre cada año, por lo que tendrá $3 millones por 10 acres al final de los 20 años”.

Aunque los sistemas multilíder de alta densidad tienen algunos inconvenientes, como un costo de establecimiento más lento y más alto, las ventajas los superan con creces, dijo Schwallier. Además de los rendimientos más altos y la calidad de la fruta, los requisitos de mano de obra son más bajos porque los árboles multilíder no poseen una estructura interna, excepto los líderes principales.

“Conlleva una poda y un aclareo manual fácil y sencillo, con capacidades de aclareo preciso de árboles conforme a las necesidades dado su estrechez; miden solo un pie de ancho, por lo que no es necesario doblar las extremidades”, refirió. En otras palabras, dijo, los trabajadores no tienen que tomar decisiones complejas de poda y en su lugar tienen la tarea de simplemente quitar las extremidades grandes de los líderes principales.

Otro beneficio de estos sistemas esencialmente bidimensionales es que serán mucho más compatibles con la recolección mecanizada porque los frutos son fácilmente visibles y están al alcance, en lugar de estar metidos en el dosel. Los recolectores pueden recoger todo el árbol de un lado.

Independientemente de si los productores están listos para dar el salto a sistemas de alta densidad, éstos constituyen el futuro del sector de la manzana, enfatizó.

“Ya sea que se trate de un súper huso, una pared fructífera, un sistema V o lo que sea que ponga, estará plantando estos sistemas”, dijo.

Cultivo en multilíder frente a injerto

En este sistema de dos líderes, estos árboles Honeycrisp de cuarta hoja se crearon seleccionando dos brotes laterales de encima del injerto de mesa, o injerto de invierno, en cada uno. Fueron injertados en el invierno y luego plantados en el lugar en la primavera. (Courtesy Phil Schwallier/Michigan State University)

Los cultivadores de manzanas pueden estar pensando en probar sistemas de alta densidad en sus huertos, pero no están encontrando árboles multilíder en el vivero comercial regular, según el educador de frutos de árboles de la Universidad Estatal de Michigan, Phil Schwallier.

En gran medida esto tiene que ver con el costo. Los árboles multilíder son más caros de cultivar y los viveros cobran una prima por ellos, pero la mayoría de los productores se resisten al precio más alto por árbol, dijo. Eso a pesar del hecho de que los sistemas de dos líderes requieren la mitad del número de árboles por acre en comparación con los sistemas de un solo líder, mientras que los sistemas de tres líderes solo requieren un tercero, anotó.

Algunos productores, especialmente en las operaciones de huertos grandes, han comenzado a contratar viveros para que crezcan árboles multilíder. “Sin embargo, si uno lo hace, el vivero va a querer que se lleve todos, y se adquirirán tanto buenos como malos”, dijo Schwallier.

“Más allá de eso, obtienes una buena carga con ellos, normalmente $3 USD más por árbol o tal vez incluso $4 USD por árbol. Reiterando, los productores típicos tienden a no querer pagar el precio, entonces se retiran”.

Entonces, ¿qué debería hacer el productor promedio? Más a menudo ven una opción en el injerto de mesa para sus árboles.

“Existe un auge en esta tendencia y creo se debe a que estamos obteniendo nuestras densidades tan altas y plantando nuestros árboles tan cerca que nuestras distancias entre huertos no son muy diferentes de las separaciones en un vivero”, dijo. “Eso significa que los productores pueden realizar un injerto a mesa a un árbol y plantarlo ‘justo en su lugar’ en el huerto”.

Para hacer como se debe un plantado directo, el productor necesita colocar inmediatamente esos pequeños árboles injertados mediante mesa en un tutorado y un sistema de riego, dijo Schwallier.

“Uno necesita cuidar con esmero de estos árboles, porque son muy susceptibles a cosas como lesiones por maquinaria y herbicidas, así como lesiones de invierno”, dijo. Por otro lado, la plantación directa elimina los retrasos en el crecimiento y de choque en los viveros.

Schwallier estimó que aproximadamente el 10 por ciento de los productores emplean injertos de mesa, y la mayoría de ellos están comprando portainjertos y contratando a alguien para que venga a la granja a efectuar los injertos a los Scion en el sitio. Eso equivale a aumento de alrededor del 4 al 5 por ciento hace una década, dijo.

“De los que efectúan injertos de mesa, casi todos están experimentando a estas alturas, quizá realizando injertos de mesa a un 30 por ciento de sus árboles”. A medida que más productores conocen el valor de los huertos de alta densidad, agregó: “creo que los números solo aumentarán”.

—L. Mertz

Sobre el Autor

Good Fruit Grower

Good Fruit Grower is the essential resource for the tree fruit and grape growing industry. Keep up to date by following us on twitter or signing up for the bi-monthly e-flash newsletter.

Escribir un comentario