Generaciones de agricultores: Washington Fruit and Produce

Los miembros de la familia Plath de Washington Fruit and Produce Co., desde la izquierda, Dan, Nick, Rick, Marianne, Gilbert y Cliff en la sede de la empresa en Yakima, Washington. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Ladrillo por ladrillo, la familia Plath ha levantado una empresa y una gran reputación por la calidad, al enfocarse en todos los aspectos de la producción de fruta desde el árbol hasta el mercado.

Al principio de sus carreras con la empresa de frutas que fundó su abuelo, los hermanos Rick y Cliff Plath se encontraron en la improbable posición de tener que buscar sitios para futuros huertos durante una tormenta de polvo al este de Washington.

“Recuerdo que a mediados de los años 80, conducía en Mattawa con Cliff, y tuvimos que frenar por la intensidad de la tormenta de arena”, recordó Rick. “Le dije a Cliff: ‘¿Alguna vez pensaste que haríamos esto?'”

La expansión a la Cuenca de Columbia cambió el rumbo de la empresa familiar con sede en Yakima, Washington, de un empacador con algunos de sus propios huertos a una empresa verticalmente consolidada con un estricto control de calidad, dijo Rick, ahora presidente de Washington Fruit y Produce Co. “Cuando comencé hace 43 años, contábamos con un 20 por ciento de tonelaje cautivo. Ahora, el 85 por ciento de la fruta que empacamos es la nuestra “, dijo.

Los colores del otoño pintan tenuemente un bloque de cerezas en el Plath Ranch, en lo alto de Rattlesnake Ridge del valle de Yakima. La pintoresca propiedad ha sido cultivada por la familia durante generaciones. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Conocida por su esmerado enfoque que proyecta en todos los aspectos de la producción de fruta, ya sean huertos eficientes o la última tecnología de embalaje, Washington Fruit ha sido líder del sector por generaciones. Actualmente, la empresa familiar está preparada para el futuro con la cuarta generación a bordo y asumiendo roles de liderazgo.

Hoy en día, seis miembros de la familia Plath trabajan en Washington Fruit, con experiencia que va desde los 43 años de Rick hasta un poco más de un año para su hija Marianne y su sobrino Gilbert. Desde hace mucho tiempo Cliff se encarga de los huertos, pero está pasando la antorcha a sus sobrinos, Dan y Nick. El gerente de operaciones, Tommy Hanses, es el único socio no familiar en el negocio.

“Su cultura está volcada completamente a la eficiencia, pero al mismo tiempo, han sido muy generosos al compartir con el sector y la comunidad en general”, dijo Jim McFerson, director del Centro de Investigación y Extensión de Frutas de Washington State University.

Es por eso que la familia Plath ha sido distinguida con el Good Fruit Growers del 2018. El premio Good Fruit Grower of the Year es otorgado anualmente por la revista Good Fruit Grower a un productor o familia innovador e inspirador en América del Norte y se presenta durante la reunión anual de la Washington State Tree Fruit Association en diciembre. El consejo asesor de la revista hace la selección, este año reconociendo a los Plaths por su liderazgo en el sector, el compromiso con la producción de fruta de alta calidad, la inversión en sus empleados y su generosidad.

“La gente a veces piensa que el éxito significa que no trabajas tanto, pero ese no es el caso. Trabajan muy duro en lo que hacen “, dijo Don Gibson, presidente de Underwood Fruit y Warehouse Co. Washington Fruit mercadea para Underwood, y Gibson tiene una oficina en la sede de Yakima en Washington Fruit, lo que le permite trabajar hombro con hombro con los Plaths.

Si bien la relación está arraigada en una historia de propiedad común, Gibson dijo que continúa trabajando con Washington Fruit porque son los mejores en el negocio.

Tradición

Los Plaths no suelen pasar mucho tiempo hablando de sí mismos, pero hay una historia común que les gusta contar sobre la cultura de la empresa:

“No queremos ser nunca los primeros en adoptar”, dijo Dan. “¿Has oído hablar del borde que sangra y el borde que lidera? Queremos ser líderes, pero no sangrar “.

Construida en 2015, la línea de embalaje de Washington Fruit en Yakima cuenta con embolsado robótico, clasificación detallada de desechos y un sistema transportador para mover palets empacados sin carretillas elevadoras. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Es un enfoque que aprendió de su abuelo, Fred M. Plath, quien tomó las riendas del negocio familiar en la década de 1950 y se mantuvo involucrado hasta su muerte en 2012 a la edad de 89 años.

“Fred solía decir que los pioneros son golpeados por las flechas; queremos ser los colonos “, explicó Charlie de la Chapelle, cultivador y amigo de la familia de muchos años atrás.

Sin embargo, sería un error concebir a los Plaths como conservadores.

“Esta es una familia que no teme el cambio”, dijo McFerson. Fueron pioneros en adoptar estrategias de control integrado de plagas y consideraron la calidad en todo el sistema de producción, desde el huerto hasta el almacenamiento y el envío, dijo, siempre listos para realizar cambios de gran envergadura si se demuestra que aumentan la calidad o la eficiencia. “They are hard-nosed business people,” he said. “Si no les hace ganar dinero, no están dispuestos a hacerlo”.

Rick Plath se dirige a las oficinas centrales de Washington Fruit y Produce Co. después de visitar las instalaciones de embalaje de manzanas de la empresa en Yakima, Washington, al otro lado de la calle. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

El enfoque escéptico con respecto a las nuevas modas del sector ha servido bastante bien a la familia, dijeron Cliff y Dan en un recorrido por los huertos de la empresa. Han mantenido en producción bloques de Red y Golden de alta calidad para el mercado de exportación y se han alejado de las variedades poco rentables.

“Durante mucho tiempo, tuvimos una regla en la empresa de que no consideramos plantar una nueva variedad hasta que el estado envió 100,000 cajas en una semana”, dijo Dan. “Probablemente nos salvó de invertir en algunas variedades que no se mantuvieron por mucho tiempo, pero para Honeycrisp, pagamos el precio por llegar demasiado tarde.”

Han recuperado el tiempo perdido, invirtiendo en Honeycrisp, y hicieron caso omiso a la regla cuando se trataba de Cosmic Crisp.

“En los últimos años hemos plantado muchas Honeycrisp, como todos los demás, quizá nos excedimos. Ahora, estamos plantando una cantidad considerable de Cosmic Crisp, como todos los demás, quizás demasiados “, dijo Cliff sonriendo.

La construcción de un estanque de 9 millones de galones está en marcha en un nuevo huerto de Columbia Basin donde Washington Fruit planea plantar manzanas Cosmic Crisp y Ambrosia el próximo año. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Aunque la empresa aún cosecha Golden Delicious en un bloque de 60 acres plantado en 1955, el año en que nació Cliff, el resto de los huertos de la empresa se han venido renovando o replantando con regularidad.

“Mi padre tenía una regla en el Rancho Plath de que necesitábamos sacar el 5 por ciento de los huertos cada año para mantener la granja moderna”, dijo Cliff. “No siempre la hemos seguido al pie de la letra, pero la filosofía de mantenerse moderno ha acompañado siempre a nuestra empresa.”

Actualmente, sus nuevas plantaciones están todas entrenadas para un Tutorado en V con una separación de 2 pies entre árboles y un centro de 10 pies, apoyado por un sistema distintivo de arcos de acero asimétricos. El Tutorado en V ganó sobre el sistema de eje alto debido a una mejor captura de luz y un aumento de los rendimientos, puntualizó Dan.

Dan y Cliff Plath discuten su sistema de enrejado preferido en un bloque Pink Lady en las afueras de Royal City, Washington. La mayor parte de la producción de manzana de Washington Fruit se encuentra ahora en la Cuenca de Columbia. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Sabe que su abuelo se sorprendería con las nuevas plantaciones de alta densidad de la empresa, basándose en su reacción a un bloque de Gala de 2,400 árboles por acre que plantaron como un experimento en 2007. “Mi padre salió, lo miró y dijo: ‘¡Ustedes, muchachos deben estar ganando demasiado dinero!'”, dijo Cliff, riendo.

“En 2007, esto fue intenso”, agregó Dan. “No volvimos a hacer nada parecido durante un tiempo. Ahora, se semeja mucho a lo que hace todo el mundo “.

Familia fresca

Unirse a la empresa familiar fue el plan desde una edad temprana para los Plath de tercera y cuarta generación que ahora están abordo del negocio. Todos pasaron los veranos desempeñando varias tareas en los huertos, y regresar tras la universidad era la única posibilidad, solo era cuestión de decidir cuándo.

Marianne Plath se unió a Washington Fruit el año pasado, después de trabajar para un comprador de productos y como analista para una empresa transportista. “Siento que todos los otros trabajos que he tenido me han ayudado a prepararme para esto”, dijo. Después de un tiempo en el mostrador de ventas, ahora está en la oficina principal, trabajando para dominar todos los aspectos del negocio. “Sólo estoy tratando de aprender todo lo que pueda”, dijo.

Marianne Plath en la sede de la empresa Washington Fruit and Produce Company en Yakima, Washington. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Su hermano, Nick, comenzó a trabajar en la empresa desde el lado del huerto en 2013, después de realizar sus prácticas posuniversitarias con Stemilt Growers.

“Siempre he sabido que quería unirme al negocio familiar”, dijo, “y durante la universidad me di cuenta de que quería cultivar”.

Después de aprender desde cero, las responsabilidades de Nick se han ampliado hasta incluir la gestión de varios ranchos, la planificación de viviendas H-2A y el trabajo con representantes de campo para productores externos que envían a empacar sus frutos a Washington Fruit. Como joven productor, busca equilibrar la tradición cautela familiar con la necesidad de mantenerse a la vanguardia en un sector que cambia a pasos agigantados.

“La empresa se edificó sobre principios conservadores, los cuales por contar con sólidas bases se tarda mucho tiempo en conseguir, y el mundo de hoy requiere un pensamiento más moderno para mantenerse al día”, dijo Nick, citando el reciente movimiento de la empresa hacia la transición de casi el 15% de su producción a orgánico.

“Quiero decir, soy un hombre joven, me doy cuenta de la preferencia por lo orgánico en muchos de mis amigos. Entiendo que hacia allá va la demanda del mercado.”

El desarrollo de nuevos huertos en la Cuenca de Columbia mantiene a la empresa moderna y competitiva, dijo Nick Plath. Nick, a la derecha, habla con el capataz del huerto, Aaron López, a la izquierda, sobre el sistema de riego en construcción en un nuevo rancho de 240 acres cerca de George, Washington. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Gilbert es el miembro más reciente de la familia en unirse al equipo. A instancias de su padre, Cliff, el año pasado, Gilbert dejó un trabajo como comprador de productos para Whole Foods Market Inc. En la actualidad, trabaja como receptor en Washington Fruit, asegurándose de que las manzanas se embalen correctamente en las salas adecuadas de atmósfera controlada. Pero también se propuso alentar a la empresa a modernizar los sistemas de datos.

“Tenemos sistemas de los años 90”, dijo, mientras llevaba un bloc de notas legal con notas escritas a mano sobre cuáles salas de CA se estaban cargando ese día y lo que necesitaba revisar. Preferiría tener una tablet para llevar todos los datos a la mano. “Dado que soy más joven y, por ende, estoy más familiarizado con la tecnología, quiero contribuir a mejorar”, dijo.

Gilbert también propuso un plan para instalar paneles solares en el techo del almacén, para alimentar las salas de almacenamiento y, como Nick, está entusiasmado con la expansión de la empresa a los productos orgánicos.

Durante la cosecha, Gilbert Plath realiza rondas diarias de los cuartos que están siendo cargados para garantizar que la fruta adecuada termine en el lugar adecuado en la sede principal de Washington Fruit en Yakima. Se puso un poco más complicado este año, a medida que la empresa aprende a almacenar manzanas orgánicas utilizando una atmósfera dinámica controlada en estos cuartos más pequeños construidos para productos orgánicos. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Esa es la mejor parte de que la próxima generación se una al negocio, dijo Rick. “Es bueno tener a la gente más joven cerca para no tener que hacer las cosas como las hemos venido haciendo siempre”, dijo.

Invertir en una nueva tecnología de embalaje de última generación ha sido una prioridad para Washington Fruit. En 2014, Rick Plath le dio a Washington Gov. Jay Inslee, a la izquierda, un recorrido por la nueva hilera de cerezas de la empresa en su tercer día de operación. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Y en la agenda de Washington Fruit vienen muchas cosas nuevas. Su expansión a lo orgánico se traduce en cambios en el huerto, almacenamiento y comercialización. Recientemente contrataron a un vendedor de productos orgánicos con experiencia y crearon un departamento de logística para agilizar la programación de camiones, haciendo que el almacén sea más eficiente, dijo Rick.

“Parece que hay una rehabilitación constante de los huertos y en el almacén”, dijo. “Cuesta millones rehacer una línea, pero para el estado actual del sector, es impensable vivir sin ella”.

Contar con seis miembros de la familia actualmente en la mesa para tomar estas decisiones constituye una gran ventaja para la compañía, coincidieron Rick y Cliff.

“Mi papá siempre quiso tomar decisiones unánimes. “Puedes estar de acuerdo o aquellos que no lo están pueden hacer lo suyo por fuera, pero Washington Fruit continuaría operando con base en decisiones unánimes”, dijo Cliff. “En general, todavía lo hacemos”.

En otras palabras…

“Trabajar con los Plaths ha sido un privilegio, y no sé cómo poner en palabras adecuadamente el personaje que representan, pero nunca tengo que preocuparme de que no estén haciendo lo mejor posible para garantizar los mejores rendimientos para nosotros y nuestros cultivadores”

– Don Gibson, presidente de Underwood Fruit and Warehouse Co.

“Fred era divertido, poseía un gran sentido del humor y disfrutaba con la gente y el negocio. Era muy analítico, confiable y cuando decía que iba a hacer algo, lo hacía. Puedes ver esos rasgos ahora en Dan y, por supuesto, en sus tíos. Corre fuerte por sus venas”.

– Charlie de la Chapelle, productora del Valle de Yakima y amiga de la familia Plath

“Han hecho muchas cosas alrededor de la ciudad de Yakima permaneciendo fuera del radar; lo han hecho de manera discreta. No han buscado reconocimiento, pero han sido generosos con su filantropía “.

— Denny Hayden, un productor en Pasco, Washington

“Han creado una cultura de empresa con la motivación de anhelar el progreso de sus empleados. Identifican a los empleados que tienen talento especial y los impulsan y encuentran mentores con empleados más experimentados o los ayudan a obtener más educación para que puedan llegar a esos niveles de gerente “.

– Jennifer Witherbee, directora ejecutiva de Washington Apple Education Foundation

“Son un claro ejemplo de espíritu para mejorar y compartir, ya que han invertido sus recursos en su negocio y en la comunidad. No podría estar más complacido de verlos honrados “.

— Jim McFerson, director del Centro de Investigación y Extensión de Frutas del Árbol de Washington State University

Sobre el Autor

Kate Prengaman

Kate Prengaman is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles for the print magazine and website. Contact her at 509-853-3518 or at kate@goodfruit.com

Escribir un comentario