Grandes esperanzas para las uvas de vino híbridas

Las uvas resistentes al frío de la Universidad de Minnesota abren nuevas oportunidades.


Este artículo apareció originalmente en la edición de noviembre de 2019 de la revista Good Fruit Grower: High hopes for hybrid wine grapes


La uva Marquette, desarrollada por la Universidad de Minnesota para la producción de vino, se lanzó en 2006. Ontario acaba de añadir Marquette a su lista de variedades elegibles para la prestigiosa marca VQA. (Cortesía de David Hansen/Universidad de Minnesota)

La uva Marquette, desarrollada por la Universidad de Minnesota para la producción de vino, se lanzó en 2006. Ontario acaba de añadir Marquette a su lista de variedades elegibles para la prestigiosa marca VQA. (Cortesía de David Hansen/Universidad de Minnesota)

Los vinos elaborados con Marquette, un híbrido resistente al frío desarrollado por la Universidad de Minnesota, ahora pueden clasificarse como “VQA Ontario”, al igual que los vinos elaborados con variedades de viníferas tradicionales, según la Alianza por la Calidad de Viticultores, la agencia reguladora que hace cumplir las normas de elaboración del vino y de etiquetado en Ontario.

“Estamos encantados de ver a Marquette incluida como una uva para el procesamiento del vino y VQA”, dijo Debbie Zimmerman, Director General de Grape Growers of Ontario. “Nuestros productores cultivan uvas de alta calidad, y la variedad Marquette le brinda mayores oportunidades para aumentar la producción a algunas zonas de frio intenso”.

Los productores de Ontario vendieron 768 toneladas de Marquette y Frontenac, otro híbrido resistente al frío del programa de cultivo de Minnesota, en 2018, lo que constituye un aumento de casi diez veces en los últimos cinco años, según el informe anual de Grape Growers. Eso representa poco más del 1 por ciento de la cosecha de uva de la región, pero la distinción VQA ofrece más oportunidades de éxito, como el éxito que los productores han tenido con Vidal Blanc y Baco Noir, dos híbridos resistentes al frío que se han cultivado en la región desde la década de 1950.

La aceptación de Marquette por parte de Ontario puede ser un signo positivo para las nuevas variedades híbridas. Matt Clark, profesor auxiliar en el departamento de ciencias hortícolas de la Universidad de Minnesota y líder de su proyecto de Cultivo de uva y enología, dijo que los híbridos adaptados regionalmente se están reconociendo incluso en la región vitivinícola francesa de Burdeos.

Matt Clark

Matt Clark

“Espero que esto signifique que los híbridos están siendo aceptados nuevamente”, dijo Clark. “Tenemos industrias enteras en este país basadas en uvas híbridas, bodegas que venden sus vinos en sus salas de degustación y clubes de vinos. Creo que a la gente le gustan los vinos porque son del lugar donde se producen, y los vinos locales y regionales pueden hacer exactamente eso”.

La capacidad de sobrevivir a las bajas temperaturas es la característica principal de Marquette y las otras variedades lanzadas por la Universidad de Minnesota. El éxito de esos híbridos resistentes al frío sentó las bases para la industria del vino de Minnesota y contribuyó al crecimiento de las industrias vitivinícolas más allá de Minnesota, dijo Clark.

“La Universidad de Minnesota ha sido pionera en el cultivo de uvas y la elaboración de vino en climas fríos en todo el mundo, no solo en la región superior del medio oeste”, dijo Lisa Smiley, directora ejecutiva de la Alianza de Viticultores del Sur de Minnesota. “Hay lanzamientos de la Universidad de Minnesota en áreas desérticas altas y áreas montañosas de los Estados Unidos y en toda Europa y Asia. Hace poco tiempo que hemos aprendido que podemos cultivar uvas para vino de manera constante en estas regiones”.

Esa revelación se debió al trabajo pionero de los criadores de uvas de la universidad, dijo Smiley.

La Universidad de Minnesota cultivó uvas durante décadas en el ámbito de sus programas generales de cultivo de fruta, pero no dedicó un programa específico a las uvas hasta 2015, cuando creó el proyecto de Cultivo de uva y enología. Clark, quien obtuvo su grado de maestría y doctorado en cultivo vegetal y genética por la universidad, fue contratado como líder del proyecto, un puesto recién creado, ese mismo año.

Durante décadas después de la Prohibición, los esfuerzos de cultivo de la universidad se centraron en las uvas multiusos para cosas como mermeladas, jaleas y zumos. Ese enfoque comenzó a cambiar en la década de 1970, cuando comenzó una naciente industria del vino en Minnesota. Peter Hemstad, el antiguo cultivador de uvas de la universidad, pasó las siguientes décadas desarrollando uvas para vino.

En 1996, la universidad lanzó Frontenac, su primera variedad de uva específica para vino. Tal vez, en ese momento había tres bodegas en el estado. Siguieron otras uvas para vino, como La Crescent, Marquette e Itasca.

Impulsada por el conocimiento de que las uvas de vino resistentes al frío podrían crecer en el ambiente gélido de Minnesota, sin protección invernal, la industria vitivinícola del estado floreció a partir de ahí. En 2019, Minnesota albergaba más de 70 bodegas agrícolas, dijo Clark.

La principal característica de las uvas de la Universidad de Minnesota es la resistencia al frío, pero en el proyecto también se trabaja para generar resistencia a las enfermedades (especialmente al mildiú polvoroso y mildiú lanoso) y para reducir la acidez.

La universidad recauda regalías por sus variedades patentadas; la mayoría de los costos operativos del proyecto son pagados por la Estación Experimental Agrícola de Minnesota y por subvenciones competitivas, dijo Clark.

Las uvas Itasca crecen en el Centro de Investigación Hortícola de la Universidad de Minnesota en Chanhassen, Minnesota, en 2015. La UMN afirma que esta variedad muestra resistencia al mildiú lanoso, mildiú polvoroso y a la incidencia de filoxera. Itasca, la última uva del proyecto de obtención de nuevas variedades de UMN, se lanzó en 2017. (Cortesía de David Hansen/ Universidad de Minnesota)

Las uvas Itasca crecen en el Centro de Investigación Hortícola de la Universidad de Minnesota en Chanhassen, Minnesota, en 2015. La UMN afirma que esta variedad muestra resistencia al mildiú lanoso, mildiú polvoroso y a la incidencia de filoxera. Itasca, la última uva del proyecto de obtención de nuevas variedades de UMN, se lanzó en 2017. (Cortesía de David Hansen/ Universidad de Minnesota)

Alrededor de una docena de personas trabajan directamente en el proyecto, pero muchas otras en la universidad trabajan con uvas de alguna manera. El proyecto cuenta con servicios de laboratorio en el campus de Saint Paul, pero su ubicación principal es el Centro de Investigación Hortícola de la universidad en Excelsior, justo al oeste de Minneapolis. Hay más de 10,000 vides experimentales en 12 acres en las instalaciones de Excelsior, que produce miles de plántulas cada año. La base genética del proyecto incluye cultivares de Vitis vinifera e híbridos franceses, pero la columna vertebral genética es la V. riparia, la uva nativa de Minnesota, dijo Clark.

Los inviernos de Minnesota proporcionan la prueba definitiva para las vides experimentales. Si no pueden sobrevivir a temperaturas de menos 35 grados Fahrenheit, no van a pasar el corte. Itasca, el lanzamiento más reciente del proyecto, estuvo codo con codo con otras cuatro uvas blancas, pero el vórtice polar de 2014 demostró que era la más resistente.

“Itasca sobresalió por encima de las demás en términos de la supervivencia de los brotes”, dijo Clark. “Esa fue la señal de que debíamos lanzar esa variedad”.

Sin embargo, los rivales de la uva blanca de Itasca todavía tienen potencial, pero en climas más cálidos que los de Minnesota.

“Estamos estudiando con otros estados para ver si funcionarán allí”, dijo Clark. “Eso supone algo de cambio para nosotros. Ya no nos estamos centrando solo en Minnesota”.

El proyecto tiene parcelas experimentales de uva con productores, viveros y universidades en otros estados que prueban sus uvas en diferentes ambientes, afirmó.

El proyecto de Cultivo de uva y enología ha creado también otro eje. Ahora está dedicando un mayor esfuerzo a desarrollar uvas de mesa sin semillas que puedan sobrevivir en Minnesota y en otros estados del medio oeste. Por supuesto, el medio oeste nunca desplazará a California en términos de la producción de uvas de mesa, pero si los productores de la región tienen acceso a uvas de mesa resistentes al frío y de calidad, se podrían crear nuevas oportunidades de mercado. Clark espera que el proyecto comience a lanzar nuevas variedades de uva de mesa en los próximos cinco a siete años.

“Estamos muy entusiasmados con algunas de ellas”, afirmó.

—Por Matt Milkovich

Sobre el Autor

Matt Milkovich

Matt Milkovich joined the Good Fruit Grower staff in 2019. From his home base in Grand Rapids, Michigan, Milkovich brings a depth of experience in the fruit industry and the perspective from east of the Mississippi. You can reach him at matt@goodfruit.com or 616-633-5669.

Escribir un comentario