La pera nueva es doblemente buena

Los productores de Oregon recogen la primera cosecha comercial de la pera Gem.


Este artículo apareció originalmente en la edición de noviembre de 2019 de la revista Good Fruit Grower: New pear is twice as nice


Dwight Moe sostiene una pera Gem recogida a mediados de septiembre en su huerto de Hood River, Oregón. Moe y otros horticultores de la cooperativa Diamond Fruit Growers recogieron la primera cosecha comercial de Gem del país, una pera que se puede comer crujiente directamente desde el árbol o dejar madurar hasta una textura suave en el almacenamiento. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Dwight Moe sostiene una pera Gem recogida a mediados de septiembre en su huerto de Hood River, Oregon. Moe y otros horticultores de la cooperativa Diamond Fruit Growers recogieron la primera cosecha comercial de Gem del país, una pera que se puede comer crujiente directamente desde el árbol o dejar madurar hasta una textura suave en el almacenamiento.
(TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Desde un contenedor cerca de Hood River, Oregon, Dwight Moe selecciona una pera, la corta y reparte muestras. Es jugosa, crujiente, dulce y lo más importante, se recogió hace unos minutos.

Se llama Gem, y Moe y sus compañeros horticultores en Diamond Fruit Growers esperan que su capacidad para ser consumida inmediatamente después de la cosecha convenza a los compradores de darle una oportunidad a las peras.

“Ese es uno de los encantos de esa variedad”, dijo Moe, uno de una docena de productores que trajeron la primera cosecha comercial de la variedad coloreada, que se desarrolló en el programa de cultivo del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos en Kearneysville, Virginia Occidental, para satisfacer las preferencias de los consumidores por la fruta que pueden comer de inmediato.

En realidad, Gem plantea una doble amenaza en el mercado. Sí, la pera es buena directamente desde el árbol, pero con el almacenamiento se ablandará en la cremosidad que muchos consumidores esperan de una pera. La industria la apoda “textura fundente jugosa y mantecosa”. Paralelamente, resiste el oscurecimiento después de ser cortada.

El productor Dwight Moe, a la izquierda, y Steve Moore, un representante del servicio de campo de Diamond Fruit Growers, discuten la cosecha de Gem de 2019. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

El productor Dwight Moe, a la izquierda, y Steve Moore, un representante del servicio de campo de Diamond Fruit Growers, discuten la cosecha de Gem de 2019.
(TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

En septiembre, Diamond Fruit esperaba alrededor de 100 contenedores de Gem este año, dijo David García, director general de la cooperativa. La recogida podría haber sido aún mayor si no fuera por una tormenta de granizo ese mes, que afectó a algunos de los huertos más tardíos.

La cooperativa con sede en Hood River recogió entre 30 y 60 contenedores en los últimos dos años, suficiente para realizar algunos estudios de frio. Este año es el primero que intentan comercializar la fruta.

Steve Moore, un representante de campo de Diamond Fruit, dijo que la pera se mantiene bien en almacenamiento en frío durante cuatro o cinco meses. En estudios en atmósfera controlada con tratamientos con etoxiquina, se almacenó bien hasta el verano.

Ha sido difícil encontrar nuevas variedades de pera en el noroeste del Pacífico, donde se cultiva la mayor parte de las peras del país. Algunas de las más recientes y mejores son las variedades club de Nueva Zelanda, mientras que las tradicionales Anjou y Bartlett han caído en las difíciles condiciones del mercado.

Gem, una variedad de acceso libre, es un cruce entre Sheldon y una variedad numerada que cuenta con Comice, Bartlett y Seckel en su árbol genealógico.

El cultivar precoz se recomienda por la ausencia de russeting, tolerancia al fuego bacteriano y pulpa sin oscurecimiento, según Todd Einhorn, profesor de horticultura en la Universidad Estatal de Michigan. El tiempo de floración coincide con la variedad Bartlett, y es compatible con las variedades Bosc, Anjou, Bartlett, Comice y Starkrimson. Muestra cierto grado de auto-fertilización dijo Einhorn, y produce mucha fruta, que generalmente requiere raleo, especialmente si los productores quieren peras grandes.

Todd Einhorn habla sobre la pera Gem en la celebración del centenario de la Universidad Estatal de Oregón en el Centro de Investigación y Extensión Agrícola Mid-Columbia en Hood River en agosto de 2013. Ahora profesor de horticultura en la Universidad Estatal de Michigan, Einhorn trabajó anteriormente para la OSU e introdujo las peras Gem en el noroeste a través de sus ensayos. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Todd Einhorn habla sobre la pera Gem en la celebración del centenario de la Universidad Estatal de Oregon en el Centro de Investigación y Extensión Agrícola Mid-Columbia en Hood River en agosto de 2013. Ahora profesor de horticultura en la Universidad Estatal de Michigan, Einhorn trabajó anteriormente para la OSU e introdujo las peras Gem en el noroeste a través de sus ensayos.
(TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Einhorn trabajó anteriormente para la Universidad Estatal de Oregon e introdujo las peras Gem en el noroeste a través de sus estudios.

La variedad está infectada con el virus de las venas amarillas de la pera (PVYD), un virus común en los perales, dijo Einhorn. Los viveros y los productores pueden evitar la propagación del virus al no realizar el injerto inglés o injerto de yema. El virus no se transmite por el polen y no parece transmitirse por los insectos, afirmó.

En el caso de las peras, los árboles de Gem no son demasiado vigorosos, posiblemente debido al virus, por lo que la formación con dos ejes o con un  eje central funciona bien, dijo Einhorn. Recomienda las espalderas para que los productores puedan crear bloques en altas densidades, haciendo hincapié en la necesidad de doseles estrechos. La exposición a la luz solar es crítica para desarrollar su coloración roja. Old Home por Farmingdale 87 es el portainjertos sugerido, dependiendo del lugar.

“Los buenos productores pueden hacer que casi cualquier cosa funcione”, afirmó.

Tiempo de cosecha

Encontrar el momento adecuado de cosecha puede ser un equilibrio complicado. Se esperaba recoger cerca de la fecha de la variedad Anjou, pero los representantes de campo de Diamond Fruit recomendaron dejar la fruta en el árbol un poco más de tiempo para obtener una fruta más suave, más grande y más dulce.

Moe, un productor de cuarta generación, cosechó antes de la tormenta pero más tarde de lo esperado, el 11 de septiembre, 10 días después que su Anjou. Moore lo había instado a que dejara que su presión, una indicación de madurez, cayera a entre 10.5 y 11 libras por pulgada cuadrada antes de cosechar, más alto que el intervalo máximo de 10 a 10.5 recomendado por Einhorn.

“He estado comiendo los frutos durante dos semanas y te preguntas: ‘¿Cuándo van a estar listos?’ Y simplemente son maravillosos”, dijo Moe el día de la cosecha.

Optó por árboles sin soporte en eje central en portainjertos OHxF 87 plantados a una distancia de 10 pies con hileras de 15 pies. Visto en retrospectiva, hubiera elegido una separación de 7 pies con hileras entre 12 y 14 pies.

Peras Gem cuelgan pesadas en una rama a la espera de la cosecha en el huerto de Moe. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Peras Gem cuelgan pesadas en una rama a la espera de la cosecha en el huerto de Moe.
(TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Una cosa que notó es que las ramas parecían frágiles, por lo que tiene sus cuadrillas promoviendo horcaduras amplias al principio de la temporada, para evitar roturas. No discute que el cultivar tiene cierta resistencia al fuego bacteriano, pero perdió algunas Gem este año por la enfermedad. También ha oído hablar de productores vecinos que están experimentando con la poda de verano, pero aún no ha escuchado los resultados.

“Estamos aprendiendo”, señaló.

Su familia tiene un historial de probar nuevas variedades desde que su abuelo comenzó la huerta en 1905. Las variedades Taylor’s Gold, Concorde, Seckel y varias peras asiáticas fueron algunos de los intentos.

“Simplemente nunca consiguieron un éxito total”, dijo. “Solo espero que esta Gem sea un éxito”.

Scott Halliday, un productor de Diamond Fruit ubicado en una zona tardía del Valle del río Hood, no cosechó este año debido al granizo, sospechando que la menor presión buscada por la compañía hizo a las peras más vulnerables.

Sin embargo, Einhorn advirtió con una conclusión rígida. El granizo puede dañar la fruta en cualquier momento durante la temporada en un amplio rango de firmeza de la pulpa.

José López Lomeli recoge las peras Gem en uno de los huertos con árboles sin soporte de Moe, este en particular está plantado con una separación de 10 pies por 15 pies. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

José López Lomeli recoge las peras Gem en uno de los huertos con árboles sin soporte de Moe, este en particular está plantado con una separación de 10 pies por 15 pies.
(TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Halliday decidió utilizar espalderas en la mayor parte de su bloque de Gem de 7 acres, formando los árboles en hileras con doble eje para frenar el dominio apical de la variedad y dar paso algún día al uso de plataforma. Dejó algunos árboles sin soporte con un eje central para comparar. Utilizó un espaciado entre árboles de 8 pies y de 15 pies entre hileras debido a la disponibilidad de terreno, pero si planta más, cambiará a 14 pies. Como portainjertos, utilizó OHxF 97.

“En este momento crecen bien”, señaló. “Dan mucha fruta, por lo que necesitan mucho raleo”.

Se sintió atraído por el arma de doble filo en términos de comercialización que supone Gem. Él sabe que algunos compradores prefieren las peras que se pueden “comer con cuchara”, pero a los compradores más jóvenes se les quitan las ganas al verse obligados a esperar a que las peras maduren.

“Simplemente pensamos que hay demasiados consumidores que no comen peras… tenemos que darles algo que esté listo para comerse”, dijo Halliday.

—Por Ross Courtney

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario