Las herramientas adecuadas para el trabajo

Los experimentos de una familia de Ontario con equipo, rinden frutos en los huertos.

Marius Botden, propietario de Botden Orchards y Blue Mountain Fruit Co., dijo que su enfoque innovador en lo que a pulverizadores respecta redujo los gastos de la compañía en productos químicos y aumentó la eficiencia. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Marius Botden, propietario de Botden Orchards y Blue Mountain Fruit Co., dijo que su enfoque innovador en lo que a pulverizadores respecta redujo los gastos de la compañía en productos químicos y aumentó la eficiencia.
(TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Cuando la familia Botden se mudó a la región de la Bahía de Georgia, Ontario, desde los Países Bajos en 2001, trajeron consigo muchos de sus propios equipos agrícolas. Pero una vez que se descompuso el equipo, nadie sabía cómo arreglarlo ni conseguir las piezas que faltaban.

“De ahí que, en ese momento decidimos arrancar nuestro propio taller de mantenimiento y equipamiento”, dijo Marius Botden. “No es lo que más queríamos, pero teníamos que hacerlo. Cuando las cosas dejaban de funcionar, permanecían así durante cuatro semanas. Actualmente, con todo nuestro equipo fabricado por nosotros mismos, almacenamos todo, por lo que lo más que duramos inactivos son 10 minutos”.

Mostró equipos importados originales y únicos a los asistentes al recorrido de la Asociación Internacional de Árboles Frutales (IFTA, por sus siglas en inglés) de Ontario en julio, incluidos pulverizadores grandes y chicos de reciclaje, plataformas personalizadas, una podadora de raíces, un tren contenedor y un transportador de contenedores que asegura los contenedores con una jaula de metal levantada en su lugar mediante sistema hidráulico.

Capaz de transportar 140 contenedores, el sistema ahorra tiempo y elimina las preocupaciones de seguridad sobre viajar con contenedores no asegurados, dijo Botden. Su familia dirige Blue Mountain Fruit Co., un negocio integrado verticalmente con 450 acres de huertos, instalaciones de almacenamiento y una empacadora.

Botden Orchards fabricó una jaula retráctil para almacenar contenedores de manzanas de forma segura sin flejes. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Botden Orchards fabricó una jaula retráctil para almacenar contenedores de manzanas de forma segura sin flejes.
(TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

El enorme pulverizador de reciclaje de más de tres filas fue el primero en captar toda la atención. Comprado de segunda mano en los Países Bajos, el pulverizador único reduce costos por productos químicos (25 galones por acre para programas de fungicidas) y aplicaciones rápidas, excepto por los giros lentos al final de la fila, retráctil a ambos lados. También utilizan pulverizadores de reciclaje de dos filas y un pulverizador de chorro de aire de Hol Spraying Systems.

El enfoque de la cosecha de los Botden fue aún más interesante. Los trabajadores a ras de suelo no usan bolsas de recolección, sino que trabajan en equipos pequeños y recogen directamente en contenedores en un pequeño tren que se mueve con ellos a través del huerto. La selección destinada al jugo se colocó en tinas separadas.

Pero el equipo más utilizado en la finca es las plataformas construidas a partir de un chasis hidrostático del tractor Kioti. Hasta ahora, llevan siete fabricadas, que utilizan para podar, aclarar, atar y recoger.

“Les dedicamos más horas que a nuestros tractores”, dijo, aproximadamente 600 o 700 horas al año. “En toda la finca tenemos solo dos escaleras de recolección, y siempre tenemos que buscar dónde están”.

Gerbe Botden, a la derecha, a cargo de los huertos del negocio familiar, dijo que todo el deslumbrante equipo con el que su padre, Marius, dotó a la finca y al grupo turístico, rinde frutos solo si las bases de la gestión del cultivo funcionan como deben. (Kate Prengaman/Good Fruit Grower)

Gerbe Botden, a la derecha, a cargo de los huertos del negocio familiar, dijo que todo el deslumbrante equipo con el que su padre, Marius, dotó a la finca y al grupo turístico, rinde frutos solo si las bases de la gestión del cultivo funcionan como deben.
(Kate Prengaman/Good Fruit Grower)

Al otro lado de la carretera, en un huerto de Red Prince, el hijo de Marius, Gerbe Botden, presumió su equipo favorito: unos calibradores digitales para medir el desarrollo de los frutos, un clicker para contar frutas y un tensiómetro de suelo.

“Ese equipo (de vuelta en la tienda) es inútil a menos que uno sepa cuánta fruta tiene en los árboles, cuánto crecimiento de extensión tiene y cómo es la humedad del suelo”, dijo. “Son estos indicadores los que, en mi opinión, le permiten a uno administrar los huertos de manera efectiva”.

La realeza en las manzanas

Red Prince, un cruce natural entre Jonathan y Golden Delicious, descubierto en Alemania, es la variedad característica de la familia. Tienen los derechos exclusivos para comercializarla en Canadá y producir 150,000 cajas al año. Suele soportar brotes largos, por lo que Gerbe Botden dice que prefieren cultivar esta variedad en un sistema de enrejado de mesa con alambre a los costados para sostener las ramas de la base.

“Tener una variedad club nos permite determinar el precio, garantizar la consistencia de nuestra calidad y la satisfacción de nuestros clientes”, dijo Botden.

—por Kate Prengaman


Temas relacionados:

IFTA 2019 Recorrido de Verano de Estudio- Grandes Proyectos en preparación en Ontario

El pulverizador adecuado

 

 

 

 

Sobre el Autor

Kate Prengaman

Kate Prengaman is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles for the print magazine and website. Contact her at 509-853-3518 or at kate@goodfruit.com

Escribir un comentario