Los cultivadores se enfrentan a un tiempo de decisiones difíciles

Tres productores comparten ideas para las molestias causadas por las extralimitaciones de la industria.


Este artículo apareció originalmente en la edición del 15 de febrero de 2020 de la revista Good Fruit Grower: Growers facing a time of tough decisions


Guiados por Tom Auvil, izquierda, Travis Allan, centro, y Don Gibson hablan sobre varios desafíos que enfrentan los productores de fruta de árbol durante el primer día de la Reunión Anual de la Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington en diciembre en Wenatchee, Washington. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Guiados por Tom Auvil, izquierda, Travis Allan, centro, y Don Gibson hablan sobre varios desafíos que enfrentan los productores de fruta de árbol durante el primer día de la Reunión Anual de la Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington en diciembre en Wenatchee, Washington. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Los productores de fruta de Washington se enfrentan ahora a decisiones difíciles en sus huertos con el aumento de los costos y la disminución de los precios. Eso a veces significa levantar huertos y no replantarlos.

“Nuestra principal estrategia para replantar es no hacerlo”, dijo Travis Allan, director de fruta de árbol en Allan Bros. Inc. en Naches, durante la Reunión Anual de la Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington en Wenatchee en diciembre.

Allan se unió a Tom Auvil de Orondo y Don Gibson, presidente de Mount Adams Fruit en Bingen, para discutir cómo podrían reaccionar sus empresas y las métricas que usan para tomar esas difíciles decisiones en un momento en que parece que la industria puede haber ido demasiado lejos.

“Vemos estas escenas que parecen ser una exuberancia irracional”, dijo Auvil, haciendo eco del título de la presentación. “Ustedes pueden ver vastos campos de nuevas plantaciones de árboles frutales”.

El grupo de discusión formado por los tres fue uno de los pocos en la reunión anual que abordó las señales de una desaceleración cíclica en la industria de la fruta del árbol, donde los precios de la fruta, incluso para las variedades premium, han tenido problemas para seguir el ritmo de los crecientes costos de mano de obra.

Auvil, por ejemplo, dijo que las operaciones en efectivo de su huerta han aumentado un 19 por ciento desde 2014. Mientras tanto, en 2019 se produjo un aumento del 50 por ciento en el volumen de Honeycrisp con respecto a la cosecha anterior, un aumento que está bajando los precios. Gala, la variedad más grande de Washington por volumen, podría estar en mayores problemas, afirmó.

“Estamos eliminando bloques y no estamos replantando”, dijo Gibson. “Y creo que es una realidad a la que todos tenemos que llegar”.

Gibson y Allan compartieron el procedimiento y las métricas que utilizan para determinar qué mantener, qué arrancar y cuándo replantar.

Mount Adams

En lo que se refiere a las manzanas, Mount Adams apunta a los bloques que producen 60 contenedores por acre (0.4 hectáreas), dijo Gibson. Los bloques que producen por debajo de 45 o 50 contenedores se van fuera, al igual que las variedades que son difíciles de comercializar.

Solo sigue adelante con la plantación cuando proyecta ingresos superiores al costo base durante un periodo superior a siete o 10 años, con un mayor tiempo para las peras.

Mount Adams tiene 230 bloques de fruta. La empresa calcula continuamente el ingreso bruto promedio de tres años para cada uno y los clasifica. Los que se encuentran en la parte inferior son los primeros en recibir “atención”, lo que significa que bien se eliminan o se analizan en cuanto a mejoras hortícolas u opciones de ahorro de costos. Para las manzanas, de las cuales Mount Adams tiene pocas, en comparación con las peras, el objetivo de ingresos es de 10,500 USD por acre para variedades que no sean Honeycrisp.

Para las cerezas, Mount Adams aspira a 10 toneladas por acre con nuevas plantaciones, que la empresa no puede obtener con Bing, dijo Gibson. Sospecha que la variedad está a punto de desaparecer. Establece el costo teórico en alrededor de 8,000 USD por acre, o 40 centavos de dólar por libra (0.5 kg). La empresa decide qué bloques arrancar, clasificando nuevamente los ingresos de cada uno y enfocándose en los más bajos. Sin embargo, utiliza un promedio de cinco años en lugar de tres, para tener en cuenta la variabilidad adicional en los cultivos de cerezas.

Las peras constituyen la mayor parte de la superficie de Mount Adams.

Gibson espera que nuevos bloques de peras produzcan entre 75 y 80 contenedores por acre. La empresa aspira a 10,500 USD en costos en efectivo para un huerto de 90 acres de árboles más viejos. En un huerto grande, eso se reduce a más bien 8,000 USD debido a la dispersión de los costos. Le gustaría reducir los costos a 200 USD por contenedor, pero por el momento, eso no se puede lograr, dijo.

Si un bloque destinado a la industria de conservas produce menos de 50 contenedores por acre, arranca el bloque.

En la búsqueda de una mayor rentabilidad, planea entrar pronto en el juego de las variedades club con las peras.

Allan Bros.

Allan Bros. generalmente replanta manzanas a un ritmo constante para mantener entre 10 y 20 por ciento de su superficie cultivada con árboles jóvenes que no producen fruta, dijo Allan. Actualmente, la empresa ha hecho todo, excepto dejar de replantar. Para su eliminación, apunta a bloques con bajos rendimientos, aquellos propensos al fuego bacteriano y aquellos con malas combinaciones de portainjerto-variedad, afirmó.

Un objetivo de producción promedio, el “punto óptimo”, lo llamó, es de 75 u 80 contenedores por acre. Sus bloques de alta densidad a veces pueden producir más de 100, pero luego pueden desarrollar problemas con el tamaño del fruto y la maduración tardía.

Aunque los volúmenes de Gala se están incrementando en general, la empresa los ha estado plantando en los últimos años, reemplazando cepas más antiguas por otras nuevas en sistemas más productivos, dijo. Gala tiene una buena ventana de cosecha y se conserva bien durante todo el año, lo que proporciona un abanico de variedades al almacén integrado de la empresa.

Allan Bros. también se centra en la fruta cuando se cosecha, al recoger solo fruta premium que entra en una categoría de tamaño rentable, para aumentar el porcentaje de fruta que será enviada al mercado fresco, señaló. “Simplemente no recogemos todo”, dijo Allan.

Calcula los costos de un bloque de bajos insumos y con baja calificación, por ejemplo, de Granny Smith, en 10,500 USD por acre, incluidos todos los insumos y mano de obra. Las Galas oscilan entre 10,000 y 12,000 USD por acre, más elevado porque la empresa está tratando de cambiar el raleo manual por el raleo químico. Un bloque Honeycrisp de alta calidad cuesta 12,500 USD por acre.

En las cerezas, Allan Bros. aspira a obtener rendimientos de 10 toneladas por acre en nuevas plantaciones, con costos teóricos de 8,000 a 12,000 USD por acre, y de 40 a 60 centavos por libra (0.5 kg).

Últimamente, la enfermedad de la cereza pequeña también influye en sus decisiones. “Es como la peste negra”, señaló.

Allan tuvo dificultades para recomendar qué variedades plantar, pero enfatizó la importancia de aspirar a tener altos rendimientos, independientemente de lo que la gente plante. Para los productores que deciden dejar un campo en rotación, recomendó plantar un cultivo de cobertura, como cereales o pastos, para evitar las malas hierbas y luego pasar el disco sobre ese cultivo para incorporarlo al suelo y obtener materia orgánica.

“Es un momento difícil para toda la industria”, dijo Allan. “No hay muchos ganadores ahí fuera”.

—por Ross Courtney

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario