Opciones de control orgánico para el fuego bacteriano

Dave Weinstock/Good Fruit Grower

Un investigador de OSU comparte consejos para productores orgánicos que se enfrentan al fuego bacteriano.

Una bacteria origina el fuego bacteriano. Por lo tanto, los antibióticos son las herramientas más efectivas para controlarlo. Pero eso no significa que los productores orgánicos sencillamente tengan las de perder. Tienen también armas con las que enfrentarlo.

“Creo que los programas orgánicos funcionan, son solo un poco más estratégicos”, dijo Ken Johnson, un fitopatólogo de la Universidad Estatal de Oregón, en la reunión anual de Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington en diciembre en Yakima, Washington.

En los últimos dos años se ha visto más fuego bacteriano que de costumbre en el centro de Washington, un área de cultivo árida con una presión más baja de esta enfermedad en comparación con regiones más húmedas del Medio Oeste y la Costa Este. Se dedicó una sesión entera de la reunión anual a la enfermedad y cómo tratarla. La presentación de Johnson estuvo directamente relacionada con el control orgánico de la plaga, sin pasar por alto la seguridad de la fruta.

Ken Johnson, un fitopatólogo de la Universidad del Estatal de Oregón, habla sobre los controles orgánicos del fuego bacteriano durante la reunión anual de la Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington en diciembre en Yakima, Washington. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Primero, su exención de responsabilidad: Los antibióticos no están permitidos en la fruta orgánica y ninguna de las alternativas orgánicas funciona tan bien, afirmó. Incluso aquellas que sí lo hacen, pueden causar herrumbre en ciertas variedades.

En su lugar, los productores orgánicos deben seguir un programa con base en la fenología que dure toda la temporada, aplicando; rociados de cobre, polisulfuro de calcio y agentes biorracionales basados en Bacillus y que debe durar hasta la caída de los pétalos y más allá.

De hecho, ese fue uno de sus mensajes principales: Continuar el rociado una semana después de la caída de pétalos, especialmente si las temperaturas aumentan. En la mayoría de sus ensayos en Corvallis, Oregón, ha encontrado las poblaciones más altas una semana después de la caída de pétalos, una vez que las flores están a punto de desaparecer. En un viejo bloque de Bartlett, su recuento del inóculo saltó de 200 células por flor en la caída de pétalos a más de 1 millón de células por flor una semana después.

Eventualmente, el árbol alcanzará un punto en el que las rociados no servirán de nada, pero los investigadores no están seguros de cuándo es ese punto.

“Entonces, he estado tratando de lograr que la gente extienda sus programas, y creo que eso marca la diferencia en el control del fuego bacteriano”, afirmó. Ha estado diciendo lo mismo a aplicadores y productores convencionales.

En cuanto a cuándo comenzar, recomienda aplicar de 5 a 6 libras por acre de cobre fijo justo antes de la punta verde.

Su investigación descubrió que temprano durante la pruina los rociados de polisulfuro de calcio utilizados para ralear las flores también suprimen el fuego bacteriano. Después de los rociados tempranos de polisulfuro de calcio para el aclareo, asegúrese de aplicar Blossom Protect (Aureobasidium pullulans).

El polisulfuro de calcio y Blossom Protect tienen una dinámica difícil. El polisulfuro de calcio mata las bacterias del fuego bacteriano, pero también mata las levaduras que antagonizan con el patógeno.

Recomienda aplicar Blossom Protect inmediatamente después de la segunda aplicación de polisulfuro de calcio. Trate de obtener al menos una aplicación completa o dos medias aplicaciones y cubra cada fila. Solo recuerde que las peras, especialmente Anjou y Comice, son más susceptibles a la herrumbre que las manzanas, y el riesgo derivado de usar Blossom Protect puede ser demasiado alto, especialmente en climas más húmedos.

Desde la pruina plena hasta la caída de los pétalos, cuando la temperatura empieza a subir, recomienda mirar el modelo Cougar Blight, una evaluación de riesgo informatizada desarrollada por la Extensión de la Universidad Estatal de Washington, que permite determinar los intervalos del rociado.

Serenade Opti, un biocontrol a base de Bacillus, aplicado cada dos o cuatro días sería lo más seguro para la fruta. Para mejorar el control, se debe mezclar con Cueva (octanoato de cobre). Una dosis efectiva es de 4 cuartos por acre.

Previsto (hidróxido de cobre) u otros compuestos de cobre solubles también son buenas opciones. La dosis efectiva para Previsto es de 3 cuartos por acre. Solo recuerde, los productos químicos de cobre aumentan el riesgo de herrumbre, aunque Previsto y Cueva tienen aditivos para minimizar ese riesgo.

“Nos gusta Previsto porque generalmente hace que nuestros árboles parezcan bastante felices después de aplicarlo”, señaló, comparando las fotos de un árbol frondoso en flor tratado con Previsto y uno vecino más asalvajado tratado con otra forma de cobre soluble.

Posteriormente, en la caída de pétalos e incluso después, recomienda seguir con polisulfuro de calcio, del 2 al 4 por ciento, para limpiar bacterias, levaduras, moho y hongos, al menos en manzanas rojas como Fujis y Galas, que no se herrumbran fácilmente. En manzanas amarillas, como Goldens u Opals, y sin duda en peras, el polisulfuro de calcio presenta ciertos riesgos de herrumbre.

Consulte los pronósticos meteorológicos y el modelo Cougar Blight para sus zonas. En esta época del año, las temperaturas pueden subir y es posible que necesite más de un tratamiento por semana.

Manejo del fuego bacteriano para el productor convencional

Para el manejo del fuego bacteriano, estos son algunos de los consejos más comunes dirigidos a productores convencionales, recogidos por varios investigadores y especialistas de extensión en los últimos días de campo y conferencias:

—Planifique con antelación. Antes del crecimiento de primavera, identifique variedades susceptibles, bloques con antecedentes de la enfermedad y el historial de manejo. Haga uso de esto para priorizar las tareas.

—Considere la gestión del fuego bacteriano un trabajo de todo el año, no una tarea estacional. Corte por debajo de los puntos de infección conocidos en el invierno, cuando el clima frío puede haber disminuido la progresión del patógeno. Y no se detenga después de la cosecha. Algunos árboles tienen un nuevo crecimiento después de la cosecha. Continúe eliminando el fuego bacteriano y considere una aplicación de cobre poscosecha.

—Corte más allá del punto de síntomas visibles. En árboles jóvenes, corte de 2 a 4 pies más allá del chancro que exuda. Para los árboles más viejos que no están creciendo tan rápidamente, intente aproximadamente 18 pulgadas. Para los árboles de primer año, probablemente sea más seguro eliminar todo el árbol.

—Utilice antibióticos, pero intente combinarlos con una aplicación de Actigard (acibenzolar-S-metil), que induce la resistencia del árbol al patógeno.

—Evite regar durante la pruina, o incluso antes.

—Mire el modelo Cougar Blight, una evaluación de riesgo informática desarrollada por el Servicio de Extensión de la Universidad Estatal de Washington, para orientar con el calendario de actuaciones.

—Aún no existe un veredicto sobre este tema, pero considere dejar los cortes en el suelo de la fila para que se sequen antes de la cubrición. El consejo general de arrastrarlos y quemarlos es ideal para pequeñas parcelas, pero no es práctico para cientos de acres. Ese es un tema que los investigadores tienen en lo alto de la lista de temas a investigar.

—La investigación también es incipiente al respecto en el Noroeste, pero pruebe Apogee para reducir la velocidad de los brotes y endurecer la madera. El nuevo crecimiento es un incentivo para el fuego bacteriano.

Fuentes: Ken Johnson, Universidad Estatal de Oregón; Kari Peter, Universidad Estatal de Pensilvania; Bob Gix, Blue Star Growers Inc.; Tianna DuPont, Universidad Estatal de Washington; Mark LaPierre, Wilbur-Ellis Co.; and Neil Johnson, Northwest Wholesale Inc.

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario