¿Qué problemas entrañan las ramas?

Cómo asegurarse de que se mantengan fuera del camino.

La complejidad aleatoria de estos manzanos ramificados en los tutorados de Tatura dificulta el manejo y la productividad de los árboles. (Cortesía de Bas Van den Ende)

*Este artículo fue publicado originalmente en la edición del 15 de abril de 2019 de Good Fruit Grower.

Si bien es cierto que los horticultores se enfrentan a muchos problemas en la actualidad, la producción de frutas de alta calidad a un costo razonable sigue encabezando la lista. Esto significa que los horticultores deben seguir produciendo fruta de manera eficiente y también asegurarse de que todo lo que hagan tenga sentido y se base en principios hortícolas sólidos.

Por ejemplo, para una mejor distribución de la luz solar en todo el dosel, los horticultores deben seguir usando portainjertos controladores del tamaño que aumenten la proporción de la superficie de producción respecto al volumen del dosel.

Existen muchos sistemas de entrenamiento de árboles al alcance de los horticultores. Sin embargo, en mis 62 años como horticultor, he observado que las ramas y las extremidades dificultan el manejo y la productividad de los árboles.

¿A qué se debe esto?

Por definición, una rama es una parte permanente de la estructura de un árbol, normalmente conocida como la estructura secundaria, donde el líder o tallo es la estructura primaria del árbol. Una rama tiene hojas, laterales y espolones así como unidades de fructificación.

Las ramas se deben crear. Sería deseable crear las ramas en el vivero para lograr una cosecha temprana. Sin embargo, en Australia, las condiciones ambientales y las técnicas culturales impiden, a menudo, que los productores de fruta obtengan y planten árboles de vivero “bien ramificados”. Los árboles de vivero generalmente se entregan como árboles larguiruchos o tienen muy pocas ramas en diferentes posiciones en los árboles.

Después de plantar los árboles de vivero, los horticultores deben decidir cómo podar los árboles y usar varios métodos para inducir la ramificación con el fin de incrementar la densidad del dosel y el área de superficie de producción, lo cual es la base de un huerto productivo.

Muchas cosas pueden salir mal en el desarrollo de un buen sistema de ramificación lateral. Se tienen que desarrollar métodos para lograr esto en tiempos específicos del año, y requieren del conocimiento y habilidades para llevarlo a cabo.

Ramas fuertes

Un problema común en muchos huertos es que se mantienen más ramas o extremidades que las necesarias en el dosel del árbol. Con frecuencia, la poda no retira las ramas excesivas y de gran vigor conforme los doseles jóvenes en desarrollo alcanzan su tamaño de madurez. Mantener demasiadas ramas, especialmente ramas fuertes, durante mucho tiempo crea sombras que no solo reducen la calidad de la fruta sino que también limitan la retención y el reemplazo de espolones y laterales de fructificación.

Las ramas fuertes en los árboles jóvenes a menudo evitan que se desarrollen ramas en la cercanía. Cuanto más pronunciado es el gradiente de la rama, más fuerte es el crecimiento del brote terminal.

Tratar de domesticar a los perales jóvenes sin empotrar es una pesadilla para el productor y la podadora. (Cortesía de Bas Van den Ende)

Las ramas fuertes tienden a ser vegetativas más que fructíferas y solo crecen brotes no deseados a costa de la fructificación. Como unidad de bifurcación, no llevan la carga de cosecha requerida para usar la mayoría de los fotosintatos que producen sus hojas. Se convierten en exportadores netos de fotosintatos a otras partes del árbol, específicamente a las principales ramas estructurales y a las raíces, lo que alimenta más vigor en exceso. Una vez que una rama se vuelve excesivamente vigorosa, comienza a afectar la calidad de la fruta.

La clave es identificar estas ramas en su etapa de desarrollo antes de que se apoderen del árbol. Debe entrenarlas en posiciones colgantes (esto es costoso y solo se justifica si las ramas son necesarias para el desarrollo del dosel) o podarlas una vez que finalice la racha de brotes de primavera/principios de verano. Si los poda en invierno, transfiere su problema de vigor a los árboles alrededor.

Dirigir o remover las ramas o extremidades en invierno promueve un recrecimiento vigoroso y vertical. Debido a la naturaleza vigorosa de estos brotes y la proliferación de ápices de brotes de recrecimiento, las yemas de los espolones reducen su fuerza sumidero competitiva por carbohidratos. También se producirá un desarrollo reducido de las yemas debido al predominio apical de las puntas de los brotes verticales.

Eliminar una rama fuerte para desarrollar un nuevo brote como una posible rama de reemplazo más manejable, no siempre funciona.

Al eliminar las ramas fuertes, uno trata de controlar el vigor. Se trata de una lucha constante. Si las ramas están juntas u opuestas entre sí, pueden ahogar a la rama líder.

En los árboles más viejos, las ramas más pesadas y bajas tienden a convertirse en estructura en lugar de madera lateral fructífera. La madera lateral fructífera posee un diámetro de menos de 2 centímetros y principalmente está formada por sistemas de espolones y laterales cortos que terminan en brotes florales.

Ramas largas

Con frecuencia, las ramas largas causan problemas de acceso. Frecuentemente, los horticultores tan solo las recortan.

A su máxima extensión, puede haber un buen equilibrio entre el vigor y la cosecha, pero una vez recortadas, este equilibrio se destruye y es probable que las ramas recortadas disparen el crecimiento de brotes fuertes debido al aumento de su relación diámetro-longitud. Este es un problema frecuente en los árboles con copas completamente maduras y es un ejemplo típico de exceso de vigor en los brotes debido al recorte de las ramas.

La complejidad de estos manzanos sin ramas con cuatro líderes cada uno en tutorado Open Tatura es simple, uniforme, productiva y fácil de manejar. (Cortesía de Bas Van den Ende)

Manipulación de las ramas

La poda y la propagación de las ramas a menudo interfieren con el dominio apical, lo que genera diferencias en el vigor y en los ángulos de las ramas, así como en la posición de las ramas sobre los líderes de los árboles jóvenes. A medida que los árboles empiezan a producir fruta y a envejecer, estas diferencias pueden empeorar y causar un desequilibrio en las estructuras de los árboles, a menos que se aplique la regla de 3 a 1 y se controle el vigor en la parte superior de los árboles.

A menudo es necesaria la propagación de ramas vigorosas en los árboles jóvenes sin producción para ralentizar el crecimiento de los brotes y desarrollar ángulos de las horquillas amplios y fuertes. Este método es muy laborioso y costoso.

A veces, atar las ramas hacia arriba o hacia abajo es difícil o incluso imposible para colocarlas exactamente donde se desea, e igualmente difícil mantenerlas allí ya que con frecuencia, las hojas y la carga de la fruta obligan a las ramas a bajar. Lo que deriva en una gran cantidad de reentrenamiento y reposicionamiento de las ramas ya entrenadas. Las frutas en las ramas con muchos cambios durante la temporada son propensas a las quemaduras solares. A menudo, dichas ramas pierden el vigor necesario para llenar el espacio asignado al árbol.

Cuando las ramas empiezan a producir fruta, sus ángulos pueden cambiar debido al peso de la cosecha. El ángulo de las ramas y el tiempo de posicionamiento inciden directamente en la calidad del espolón, la fructificación y el tamaño de la fruta.

Con frecuencia, las ramas se vuelven más gruesas y largas y se convierten en extremidades. Una extremidad vertical crece más vigorosamente que una extremidad horizontal y tendrá un mayor período de crecimiento y, en consecuencia, una extensión más larga.

Las variedades dominantes basales, tales como Fuji, tienden a crecer con ramas fuertes en la parte inferior del árbol. Cuanto más fuertes sean las ramas de un árbol, más difícil será lograr que el líder crezca y tenga suficiente superficie de producción.

Los espolones fructíferos en una extremidad vertical son generalmente menos uniformes, más vigorosos con hojas más grandes, y las flores producen menos frutos que en las extremidades horizontales.

La orientación de los espolones en una extremidad horizontal o casi horizontal gira alrededor y, por lo tanto, puede orientarse hacia arriba, hacia los lados o hacia abajo. Los frutos de los espolones orientados hacia abajo son siempre más pequeños en la cosecha.

La flexión lenta y las quemaduras solares son problemas típicos de los manzanos con ramas fructificadas. (Cortesía de Bas Van den Ende)

Luz del sol y sombra

Los árboles con ramas y extremidades pueden tener graves problemas con la luz solar, lo que afecta directamente las ganancias. A uno le pagan en función del tamaño de la fruta, el color de la piel, el empaque final y la producción total, y todo esto está directamente influenciado por los niveles de luz solar en el dosel del árbol.

Las ramas de los árboles hacen que el manejo de la luz solar sea difícil y costoso. La poda, la formación y la remoción de ramas pueden ser necesarias, al igual que la propagación de ramas y la reducción del crecimiento excesivo en las copas de los árboles.

Gran parte del problema de sombreado en las copas fructíferas está asociado con la profundidad del dosel en las estructuras de las ramas individuales. Generalmente, esto es causado por un crecimiento anual excesivo de brotes a lo largo de ramas con mayor vigor.

Si el espesor del dosel es mayor que 1 metro, los niveles de luz pueden caer por debajo del 30 por ciento de la luz solar total, y en ese momento ocurren graves problemas con el inicio y desarrollo de los brotes de flores, la fructificación y la calidad de la fruta. Cuanto mayor sea el espesor del dosel, menor será la penetración de la luz en el centro de este. La luz del sol alimenta la fábrica fotosintética en las hojas de los espolones. Esta fábrica produce carbohidratos para el crecimiento de la fruta y de los árboles. Con todas las variedades y en todas las regiones frutales del mundo, los espolones de alta calidad solo se encuentran en los doseles de los árboles con altos niveles de luz solar.

Las ramas y las extremidades de los árboles en forma de vaso abierto y piramidal crean niveles muy diferentes de luz solar a lo largo de los doseles, lo que afecta la calidad de los espolones. Las extremidades superiores dan sombra a las extremidades inferiores y las ramas exteriores dan sombra a las ramas interiores, lo que provoca una mala distribución de la luz solar en todo el dosel.

A medida que los árboles envejecen, pueden desarrollar centros oscuros donde la calidad de los espolones es deficiente, la fructificación se reduce y la fruta es pequeña en la cosecha con poco color y poca calidad interna.

La cosecha de ciruelas en estos árboles sin ramas de 8 años de antigüedad es regulada de manera fácil y rentable porque la fruta en cada líder se sometió a aclareo para tener el mismo número de ciruelas. (Cortesía de Bas Van den Ende)

Regulación de la cosecha

El raleo químico de las flores y los frutillos es más pesado en la madera débil y sombreada de las ramas inferiores e internas del árbol que en las ramas que reciben una luz solar adecuada.

Las ramas con gran vigor no fructifican bien y, a menudo, muestran un desprendimiento excesivo de los frutos. El vigor de sus brotes también genera mucha sombra, lo que afecta negativamente el desarrollo del color de la fruta. Como las puntas de los brotes en crecimiento son un sumidero de calcio mucho más fuerte que la fruta, un vigor excesivo reduce los niveles de calcio en la fruta.

La reducción de la calidad del espolón y de la fruta es gradual y, a menudo, se pasa por alto. Si disminuye la calidad de la fruta, entonces se reduce el envasado final. Si se reduce la fructificación, entonces la producción total se ve afectada negativamente. Finalmente puede resultar el problema más grave, la falta de formación de capullos de flores. En general, la falta de luz solar se vuelve económicamente crítica.

Las abejas tienden a trabajar más en las posiciones sin sombra de los árboles que en las posiciones a la sombra, lo que ayuda a explicar la mala fructificación en el interior de las ramas y las extremidades.

Las ramas y las extremidades son los principales competidores de la fruta para obtener los carbohidratos producidos por las hojas.

La falta de uniformidad de los árboles y el número masivo de brotes en los árboles hace que el recuento de brotes no sea práctico, si no que imposible, para producir una alta proporción de “fruta meta”: un fruto del tamaño, color, forma y condición que exigen los consumidores y por el que pagan el mejor precio. Es difícil y poco confiable expresar la carga de la cosecha en términos de número de fruta por unidad del tamaño de la rama (frutas/área transversal de la rama) porque depende en gran parte de cómo se podan y cómo se manejan las ramas.

Para obtener la carga óptima de los cultivos, es fundamental un recuento exacto de los sitios de fructificación antes y durante el raleo. Una carga de cultivo más pesada que la óptima retrasa el desarrollo de color, disminuye los niveles de azúcar y conduce a periodos de cosecha prolongados con un tamaño promedio de fruta más pequeño.

La complejidad de estos perales jóvenes sin ramas en Open Tatura está organizada y consta de dos líderes permanentes, cada uno de los cuales está revestido con unidades fructíferas que se renuevan regularmente. (Cortesía de Bas Van den Ende)

¡No hay por qué padecer estos problemas!

Hay una manera de cultivar árboles frutales sin ramas ni extremidades. Se le conoce como árbol multilíder sin ramas, y se ha descrito en el artículo “Cultivar frutas sin ramas”, en la edición del 1 de febrero de 2015 de la revista Good Fruit Grower.

por Bas Van den Ende

Bas Van den Ende es un consultor de árboles frutales en el valle de Goulburn en Australia.

Sobre el Autor

Good Fruit Grower

Good Fruit Grower is the essential resource for the tree fruit and grape growing industry. Keep up to date by following us on twitter or signing up for the bi-monthly e-flash newsletter.

Escribir un comentario