Sin haber sido invitada pero esperada, la sesia del manzano se está moviendo

Un macho adulto de la sesia del manzano trabaja en una flor. (Courtesy Mark Gardiner)

La sesia del manzano ha infestado las huertas en la Columbia Británica y puede que ya haya llegado a Washington.

Una plaga del manzano que progresa en el clima árido del valle de Okanagan en la Columbia Británica en Canadá puede estar camino a la frontera con Washington, si es que todavía no ha llegado a su vecino del sur.

La sesia del manzano, pariente del barrenador del durazno, ha estado excavando en las uniones de injertos de los árboles jóvenes en la Columbia Británica durante más de una docena de años, comenzando en el valle de Similkameen y extendiéndose por toda la región hasta Winfield, aproximadamente 12 millas al norte de Kelowna.

“Ustedes no querrán esto, créanme”, dijo Brian Witzke, un horticultor de Kelowna que habló en julio sobre la sesia con los participantes de la gira de verano de la Asociación Internacional de Árboles Frutales.

Se cree que la plaga se originó en Europa y prospera en climas áridos como el centro de Washington y el interior de la Columbia Británica.

“Es letal en esta zona”, dijo Wilfred Mennell, un horticultor en el valle de Similkameen, 70 millas al sur de Kelowna. Fue uno de los primeros afectados en la Columbia Británica y cree que vino con un envío de portainjertos de Holanda, donde es una plaga latente.

Hasta ahora en Washington, la sesia no ha aparecido cerca de huertos frutales en muestreos estatales de insectos, dijo Betsy Beers, entomóloga de la Universidad Estatal de Washington, pero los productores pueden esperarla tarde o temprano.

“La hemos estado esperando en Washington debido a la proximidad de la infestación en Similkameen”, dijo Beers. “Los insectos no entienden de fronteras internacionales. El movimiento de las plagas puede ser relativamente lento o a la velocidad de un rayo. Depende de la especie”.

El Departamento de Agricultura del Estado de Washington capturó por primera vez a la sesia del manzano en el condado de Whatcom en 2008 en el lado oeste del estado, lejos de los huertos. Pero las trampas en el condado de Okanogan en Washington, directamente al sur de la zona de cultivo de la Columbia Británica, han estado vacías, incluso este año, dijo Beers.

Sin embargo, Gary Judd, un entomólogo dedicado a la investigación de Agri-Food Canada en Summerland, está convencido de que ya llegó a Washington. Ha visto daños en árboles cerca de Oroville, justo al sur de la frontera.

“Nadie puede decir qué tan lejos ha llegado en el sur”, dijo Judd, quien se ha asociado con entomólogos de Estados Unidos en proyectos relacionados con la sesia.

Molly Thurston, a la izquierda, de BC Tree Fruits, extrae un ejemplar muerto de sesia del manzano de una trampa en Northview Orchards durante la gira de verano de la IFTA. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

En Canadá

La mayoría de los huertos en los valles de Similkameen y Okanagan tienen algún nivel de infestación a estas alturas, dijo Judd. El insecto normalmente ataca a árboles mayores de tres años en los troncos a través de una abertura en la corteza, especialmente en los nudos de enraizamiento cerca de la unión de los portainjertos. Sin embargo, a estas alturas, las poblaciones han alcanzado una densidad lo suficientemente alta como para que el insecto ataque también a mayor altura en el dosel en heridas de poda, señaló.

Los entomólogos siguen trabajando en una serie de métodos de control sostenibles a largo plazo. La feromona de disrupción sexual no ha tenido éxito hasta ahora, dijo Judd, porque los insectos que vuelan durante el día dependen más de señales visuales que del olfato para aparearse. Las trampas que usan kairomonas, los aromas emitidos por flores o frutas ciertamente atrajeron tanto a los machos como a las hembras, pero los investigadores aún no han diseñado una trampa en la que los insectos entren en gran número.

“Los insectos son muy inteligentes”, dijo Judd.

Actualmente, la atención del trabajo de Judd se centra en mejores trampas y kairomonas sintéticas. Eso deja a la fumigación como el principal método de control por el momento.

Aunque todos los entomólogos sugieren a los productores asegurarse de que tienen el insecto correcto antes de fumigar, Judd sugiere que ataquen la plaga antes, empapando sus troncos con Rimon (novaluron) una vez en la primavera o en el otoño para obtener un control durante dos años. Otros productores utilizan Altacor (clorantraniliprol) o Delegate (spinetoram) en el verano, dijo Molly Thurston, una representante de campo de BC Tree Fruits, una cooperativa de envasado en Kelowna. En ambos casos, el producto químico debe aplicarse con un rociador de barras o rociador manual directamente en las uniones de los injertos en los troncos. Los tres agentes químicos están registrados para manzanas y peras en los Estados Unidos.

A diferencia de la carpocapsa, la sesia no se encuentra bajo ningún mandato de control por área, lo que a veces causa frustración entre los vecinos, dijo Thurston.

“Ante la presencia de tantas plagas invasoras, muchos productores no reconocen el problema hasta que muere el árbol”, dijo Thurston. La fumigación es tan lenta y costosa, que los productores se sienten obligados a aceptar la pérdida de árboles como un costo del negocio.

Brian Witzke se dirige hacia uno de sus bloques que ha sido golpeado por la sesia del manzano durante una visita a sus huertos de Northview Orchards cerca de Kelowna, en la Columbia Británica, durante la gira de verano de la Asociación Internacional de Árboles Frutales realizada en julio de 2018. La sesia del manzano ha sido una plaga dañina en la Columbia Británica durante más de 12 años y puede que ya haya cruzado la frontera hacia el sur hacia el estado de Washington. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

En Kelowna, Witzke tiene vecinos así, y ellos lo frustran.

“Se convencerán cuando entren en un bloque como ese en algún lugar… y encuentren 2,000 árboles muertos”, dijo.

Witzke usa Altacor en sus árboles al menos dos veces al año, apuntando tanto la barra alta como la baja e inclinándolas hacia delante para alcanzar los troncos en ángulo. Luego repite el procedimiento desde la otra dirección. Rocía hasta que la sustancia química corre por el tronco y crea pequeños charcos. Es una verdadera lluvia.

“Si voy a cazar esta cosa, voy a ir por ello”, afirmó.

Los capullos de pupas que sobresalen de los nudos de enraizamiento son una pista de que la sesia del manzano está causando daños en un huerto de manzanas. (Courtesy Mark Gardiner)

¿Qué buscar?

Para detectar la sesia del manzano, los entomólogos sugieren buscar daños en abril y mayo, cuando la plaga deja excrementos de color marrón anaranjado que parecen aserrín en la corteza alrededor de las galerías de alimentación de larvas, generalmente ubicadas cerca de la unión del injerto y, a veces, en los nudos de enraizamiento o en las heridas de poda. El insecto también deja la exuvia, piel mudada o envoltura de la pupa, que puede verse sobresaliendo hasta media pulgada de la corteza durante el verano.

Palpa la corteza en busca de esponjosidad y sepárala del cambium para buscar las galerías de alimentación y quizás incluso las larvas. Además, cuelga trampas de feromonas para detectar adultos. Algunos productores también hacen sus propias trampas utilizando botellas de plástico con una solución de zumo de uva.

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario