Subida de las máquinas: ¿Está listo para mecanizar?

El raleo de brotes y retoños, visto aquí en un bloque Cabernet Sauvignon en mayo, está plenamente mecanizado en Mercer Ranches cerca de Alderdale, Washington. Richard Hoff, director de viticultura, dice que las seis máquinas de aclareo de la empresa pueden cubrir entre 50 y 60 acres por día, aunque eso depende de la experiencia del conductor y otros factores. Hoff estima que tienen una ventana de aproximadamente tres semanas para eliminar brotes y retoños de forma fácil y eficiente con maquinaria. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Los viñedos próximos a su plena mecanización en el noroeste del Pacífico producen en la actualidad uvas para vino de primera calidad y más productores desean seguir sus pasos.

Los viñedos de Mercer Ranches nunca duermen.

Las podadoras de precisión montadas en cosechadoras sobre hilera marchan hilera tras hilera, las 24 horas del día, para que los 3,400 acres del viñedo sean podados antes de la brotación cada primavera en Horse Heaven Hills de Washington.

Esa poda, con cuchillas afiladas que se desprenden a solo unos centímetros del cordón, es medular con respecto a un programa mecanizado que tardó varios años elaborar, dijo Richard Hoff, Director de viticultura de la empresa. Con la excepción de los bloques muy jóvenes y algunos bloques premium contratados a los enólogos que desean mano de obra, todo el viñedo es administrado por máquinas que podan, hacen el despampanado, el raleo de brotes, cortan la carga del cultivo, arrancan hojas y cosechan.

“Me encanta la mecanización. “Es genial porque tienes que atreverte a pensar más allá”, dijo Hoff a Good Fruit Grower en la primera de una serie de entrevistas sobre cómo Mercer Ranches implementó una mecanización casi completa de sus operaciones vinícolas debido a que la mano de obra calificada es muy difícil de encontrar en la remota región donde se ubican los viñedos. “Pero no lo hacemos porque es una excelente forma de ahorrar dinero. Es un programa sumamente arduo”.

Al principio fue estresante, hace unos años, dejar que estas “máquinas en bruto” pasaran por un bloque de alta gama que debía reducirse a solo 2.5 toneladas por acre, dijo Hoff. Pero la calidad de la fruta obtenida calmó en definitiva esos temores.

“Eso es lo mejor de la mecanización en Washington. La mayoría de los lugares en el mundo están mecanizando cosas que van a costar $2 USD por botella, mientras que nosotros estamos mecanizando vinos de gama alta”, explicó Hoff en un panel sobre mecanización en la convención anual de Washington Winegrowers Association en febrero.

La desconfianza con respecto a la mecanización en la fabricación vinícola es cada vez menor, refirió Ray McKee, enólogo de Canoe Ridge Vineyards, en el mismo panel.

“Yo era muy escéptico con respecto a la mecanización, pero luego salté de lleno”, afirmó McKee. Discutió los vinos elaborados provenientes de los viñedos de Mercer y los vinos elaborados tras los ensayos de Ste. Michelle Wine Estates que comparó uvas convencionales y mecánicas. “En lo que respecta a los lotes individuales de vino, son casi idénticos. Es solo una herramienta y si aprendes a usarla correctamente, mediante ensayo y error, creo que a largo plazo, es beneficiosa”.

Camerino Gutiérrez, a la izquierda, y Richard Hoff, director de viticultura de Mercer Ranches, inspeccionan una podadora mecánica en uno de sus bloques de uva para vino. Las cuchillas afiladas son cruciales para garantizar la calidad de la podadora de precisión. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Un viñedo totalmente mecanizado

Este fue el cuarto invierno que las podadoras de precisión TRP de Pellanc han procesado los viñedos de Mercer, montadas en las cosechadoras sobre la hilera de la empresa. Hoff dijo que cuando lo contrataron, el propietario del viñedo le dio instrucciones para que procurara la mecanización lo más posible y esta herramienta le brindó el mejor punto de partida.

“El primer año que empezamos con esto fue cardiaco”, refirió acerca de la podadora de precisión, que, a pesar de su nombre, sigue siendo una herramienta de uso bruto de cuchillas afiladas localizadas justo sobre los cordones. La capacitación adecuada para un sistema VSP (posición de brote vertical) y los cordones de nivel son de gran ayuda. “Quedé muy satisfecho con los resultados en el primer año, aunque todavía hay cosas que aprender. Podemos hacerlo mejor con cada año que viene”.

Equipada con cámaras que vigilan los postes de cordón y enrejado, la podadora ajusta automáticamente la altura de la hoja al cordón de manera regular, pero no de forma continua. Hoff establece la fuerza de la podadora según el recuento de brotes y la carga de cultivo deseada para cada bloque.

El funcionamiento de la podadora de precisión Pellanc TRP en una cosechadora en hilera permite cortes más estables y consistentes, explica Hoff. Aquí, la podadora trabaja en un bloque de Cabernet Sauvignon en enero. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

La podadora también puede funcionar sobre un tractor de viñedos, pero Hoff opta por utilizar la cosechadora más costosa para operar porque proporciona mayor estabilidad y un mejor desempeño. Sin embargo, los operadores se sientan muy por encima de las parras, por lo que lleva tiempo aprender a manejar bien el equipo.

La podadora abre automáticamente sus cuchillas para girar en torno a los postes con precisión la mayor parte del tiempo, dejando los retoños alrededor del poste para que un equipo manual lleve a cabo un seguimiento. El equipo puede moverse a un “ritmo de caminata”, dijo Hoff, limpiando los postes y algunos fallos esporádicos. El aspecto esquilado que resulta es diferente a si un equipo de mano hubiera podado de forma selectiva para obtener una posición superior, y “todo lo que aprendió sobre la poda se esfuma”, dijo, pero aún sienta las bases de la estructura para obtener fruta de alta calidad.

La siguiente máquina para marchar las hileras es un removedor de retoños y un raleo de brotes fabricado por Prosser, proveedor con sede Washington Vine Tech. Montada sobre un tractor, la máquina cuenta con dos cabezas giratorias de látigos de espagueti que golpean los retoños y brotes en ambos lados de la hilera. Hoff lo acopla con una segadora para aprovechar al máximo cada pasada con el tractor.

En bloques jóvenes que carecen de una buena estructura, el aclareo de los brotes puede causar cierto daño con facilidad, pero una vez que el cordón está bien fijado y “que es uno con el alambre”, funciona bien, dijo Hoff. El tiempo es fundamental ya que los brotes y retoños jóvenes son más fáciles de quitar, pero la máquina está disponible con diferentes cabezales y látigos de diferentes materiales para adaptarse a las necesidades de los diferentes viñedos, explicó Grant De Vries, gerente de ventas de Vine Tech.

“Tratamos de encontrar un punto medio feliz entre eliminar la mayor cantidad de cultivo posible y dejar buenas posiciones de poda para el próximo año”, dijo Hoff.

Esta temporada, también tuvo oportunidad de probar un aclarador de doble hilera fabricado por V-Mech con sede en Fresno, California. El trabajo de raleo y deshijado se realiza con una cabeza similar de látigos giratorios, pero se requieren dos operadores, uno para cada hilera, para conducir detrás del tractor y dirigir el raleo.

De esta forma, las pasadas del tractor se reducen a la mitad, pero operarlo requiere tres personas, o una y media por hilera, dijo Hoff. El beneficio tiene que ver con que los operadores están más enfocados en el raleo ya que no tienen que conducir, pero aún no está seguro de si las mejoras en velocidad o rendimiento lo valen.

Más adelante, a comienzos del verano, Hoff tiene planeado pasar un removedor de hojas a través de los viñedos. Empieza a arrancar hojas unas semanas antes que la mayoría de los productores, cuando las bayas son del tamaño de un chícharo, de modo que la succión que elimina la hoja también reduce su carga de cultivo. Posteriormente, los mayores cúmulos no son susceptibles a la succión de remoción de hojas, que está diseñada para protegerlos.

“Estoy tratando de hacerlo temprano, así que tengo un margen estrecho. “Contamos con siete removedores de hojas que funcionan a tiempo completo, las 24 horas del día, así que tengo que instalar los alambres lo antes posible”, dijo.

Y ese es el último reto que Mercer aún tiene por mecanizar: levantar el follaje. En junio, Hoff contrató a un equipo contractual por unas cuantas semanas para levantar el follaje y prepararlo para arrancar hojas. “El problema con la agricultura no es que necesite mano de obra, sino que necesita mucha gente de inmediato, todo al mismo tiempo”, dijo Hoff.

Ha probado dos máquinas que levantan el alambre y el follaje sin encontrar una que funcione adecuadamente en sus viñedos. El modelo Pellanc utiliza clips de plástico para mantener los alambres levantados en su lugar, pero la tensión del alambre y la variación del tamaño del follaje pueden causar problemas. Es la última pieza que falta en la implementación de la mecanización que necesitan, dijo Hoff.

De Vries dijo que está trabajando con otro viñedo en el que emplean un elevador de follaje, hecho por el fabricante italiano Volentieri, que esencialmente reemplaza el alambre por un hilo que se extiende a medida que el follaje se levanta para mantenerlo en su lugar, de este modo, no se batalla con el alambre de tensión variable como sucede en otros sistemas alternativos.

Pero Hoff tiene dudas sobre el hilo, que debería ser retirado cada año antes de que se enrede en las podadoras. Además, los viñedos de Mercer ya cuentan con alambres de acero, por lo que preferirían no tener que comprar hilo todos los años.

Pero una vez que los alambres están levantados, se arrancan las hojas y se ajusta la carga del cultivo, la última fase del manejo mecanizado la constituye la cosecha, que se ha vuelto con rapidez la norma en la mayoría de los viñedos comerciales de Washington.

Hoff evalúa el desempeño de una máquina de aclareo de brotes y retoños con doble hilera, la cual requiere un conductor de tractor y dos operadores, en un bloque Cabernet Sauvignon en mayo. Esta máquina permite a los operadores concentrarse en el aclareo sin tener que conducir y reduce los pases del tractor a la mitad, pero aumenta los trabajadores necesarios por hilera. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Más productores dan el salto

Hoff a menudo es invitado a paneles y conferencias para compartir su experiencia con respecto a los cuatro años que lleva perfeccionando este sistema en su haber. Pero él insiste en que este es el tipo de cosas que la gente necesita aprender por sí mismos en su propio viñedo.

“La realidad es que todos ustedes tienen diferentes viñedos, sus enrejados son diferentes, sus parras poseen edades distintas, sus objetivos son diferentes”, dijo en la convención de viticultores. “Lo aprenderán sobre la marcha. No es una ciencia exacta. Lo importante es empezar a experimentar con esto”.

Aclarado el punto, Hoff ofreció algunos consejos: averiguar cómo controlar las cosas que puedes controlar.

“No es posible controlar el hecho de que su PRT solo está buscando el hilo cada 9 pulgadas, así como no puede controlar que su aclarador trabaje sobre un terreno irregular”, dijo.

“Pero puedo asegurarme de que las cuchillas estén afiladas, de que la máquina esté nivelada. Los pequeños detalles son como un interés compuesto. Tienes que empeñarte mucho en que queden bien para que tus herramientas funcionen adecuadamente”.

Látigos de goma giratorios que arrancan los brotes y retoños de las parras. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Descubrir cómo hacer que las herramientas funcionen para su viñedo, por ejemplo, factores tales como la colocación de líneas de goteo y cómo esto puede interferir con el removedor de retoños y brotes, puede ser complicado. Pero al menos para ese equipo, Vine Tech ofrece una variedad de adaptaciones para ayudar a los productores a encontrar el ajuste adecuado, sostuvo De Vries.

El diseño de un viñedo desde el inicio con este tipo de gestión en mente es más fácil que adaptar la superficie existente, explicó Hoff, aunque esa es la forma más común en que los productores comienzan a experimentar.

“Entre más tiempo pase más difícil resulta modernizar un viñedo para su mecanización”, dijo Joe Cotta, gerente de Ste. Viñedo Cold Creek de Michelle Wine Estates. En la convención, compartió algunas reflexiones de sus primeras incursiones con la podadora de precisión y el aclarador de brotes en sus viñedos, como el haber arrancado de manera accidental algunas parras cuando el aclarador se movía con demasiada agresividad.

“Puedes dañar algunas cosas en el proceso, pero aprendes mucho”, dijo Cotta.

El primer paso para los productores que buscan ingresar a la gestión mecanizada suele ser el extractor de hojas, dijo De Vries.

“Al tener de 50 a 60 acres, se vuelve justificable el empleo de un extractor de hojas”, dijo. “La segunda herramienta a considerar probablemente sería una prepodadora o una podadora de precisión. Y, posteriormente, el aclarador de brotes y retoños. Supongo que ya están llevan a cabo una cosecha mecánica “.

En los últimos años, De Vries ha tenido cerca de 15 clientes en el noroeste que hacen uso de la podadora de precisión, el removedor de retoños o ambos, y a medida que persista la crisis laboral, espera que el interés aumente.

Hoff dijo que invertir en la mecanización y aprender cómo optimizar este nuevo método de gestión ha sido más costoso de lo que la mayoría de la gente piensa, pero ahora ha colocado a Mercer en una buena posición para hacer frente a los desafíos laborales que enfrenta el sector.

Sobre el Autor

Kate Prengaman

Kate Prengaman is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles for the print magazine and website. Contact her at 509-853-3518 or at kate@goodfruit.com

Escribir un comentario