Un futuro con paredes frutales

Stefano Musacchi, izquierda, y Todd Einhorn examinan un bloque de perales durante la décima Conferencia Internacional de Pera, Interpera, en Wenatchee, Washington, en 2017. Ambos investigadores están buscando mejores formas de cultivar peras en el noroeste con el uso de sistemas de espaldera y la identificación de portainjertos enanizantes adecuados para el clima de la región. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Investigadores avanzan en la búsqueda de portainjertos enanizantes y sistemas de alta densidad para peras.

El huerto moderno sigue eludiendo a los productores de peras del noroeste del Pacífico, que carecen de portainjertos enanizantes y precoces inmunes a los descensos repentinos de temperatura y necesarios para un dosel en dos dimensiones.

Sin embargo, los investigadores continúan su búsqueda para identificar portainjertos aptos para la región, reduciendo la búsqueda a aproximadamente 10 plantados en nuevos bloques de prueba, y para preparar a los productores para un futuro que incluya una pared de fructificación para las peras.

“A largo plazo, cuando haya más portainjertos disponibles, podremos tener un tipo diferente de huerto, un poco más moderno, peras en espaldera, como un dosel en dos dimensiones, lo que le llaman una pared de fructificación. Pero hasta que tengamos esta opción, tenemos que prepararnos para gestionar un sistema como este”, dijo Stefano Musacchi, catedrático en fisiología y gestión de árboles frutales de la Universidad Estatal de Washington.

“Uno de los principales problemas que enfrentan los productores aquí es que cuando plantan el árbol, tienen que esperar de cinco a seis años antes de que vean una primera cosecha”, afirmó. “Lo que quiero es intentar acortar esto”.

Durante años, Musacchi ha estado investigando diferentes sistemas de cultivo de pera, centrándose en dos y tres ejes. “Porque me preocupa un poco cuando llego a cinco, seis, siete”, señaló. “Tienes que saber cuánto tienes que doblar sin poner en peligro el crecimiento del eje vertical”.

Desde su punto de vista, Musacchi dijo que debe comenzar con un buen árbol desde el vivero, muy ramificado y podarlo una vez plantado. “Con este sistema, con dos ejes o con un único eje que haya podado, puede formar el dosel muy rápidamente”, dijo.

Musacchi recomienda un eje doble cuando el productor quiera reducir el vigor, pero en un suelo pobre y arenoso donde el árbol no crece muy bien, un solo eje es lo mejor.

“Siguiendo esta idea general, cuando incorpora una nueva variedad, no desea cultivar la nueva variedad en un árbol con un estilo antiguo”, señaló. “Quiere algo moderno que pueda ser mecanizado, especialmente para la cosecha. Porque, sinceramente, la industria de la pera debe ir en la misma dirección que la industria de la manzana”.

Eso, por supuesto, requiere portainjertos enanizantes, algo en lo que los investigadores han estado trabajando durante años.

Arrancando portainjertos de raíz

Liderando los esfuerzos para identificar portainjertos enanizantes adecuados para el noroeste del Pacífico se encuentra Todd Einhorn, anteriormente con la Universidad Estatal de Oregón y ahora profesor asociado en el Departamento de Horticultura de la Universidad Estatal de Michigan.

Einhorn ha centrado su investigación a lo largo de los años en los portainjertos de membrillo, que se utilizan habitualmente para las peras en Europa, y en los clones de Amelanchier. Estos últimos han sido prometedores en lo que se refiere a las cualidades de enanismo, la producción de fruta grande y la resistencia al frío, y los nuevos estudios iniciados en 2016 y 2017 evaluarán los patrones intermedios, pero Einhorn no espera resultados durante varios años.

Para el membrillo, una selección de 22 accesiones se ha reducido durante varios años de estudio a cerca de 10 accesiones plantadas a finales de la primavera pasada, y prácticamente se reinició este año para obtener uniformidad entre los árboles, y poder seguir evaluando el enanismo y la resistencia al frío.

“El membrillero tiene muchos problemas potenciales con la pera, pero debido a que la resistencia era el factor más limitante, esa es la razón por la que decidimos probar. Una vez que encontramos los niveles de resistencia que estábamos investigando, llevamos a cabo trabajo adicional para analizar el potencial con el fuego bacteriano, luego los estudios de propagación, más tarde el trabajo de compatibilidad con injertos de yemas, y aquí es donde estamos”, dijo Einhorn. “Ahora solo tenemos que observar el comportamiento en el campo y evaluar la producción, el enanismo, todas esas cosas”.

Algunas cuestiones fundamentales deben ser respondidas sobre estas accesiones para determinar su idoneidad, incluyendo: ¿Colapsan en un año? ¿Tienen clorosis de hierro en la raíz? ¿Florecerán?

Ninguna de estas accesiones son portainjertos ni se han utilizado como portainjertos; para este estudio, se injertaron directamente en la yema de los perales d’Anjou y Bartlett y se injertaron en Comice como portainjertos intermedios en dos localizaciones en Washington y Oregón. “Podría haber mejores portainjertos intermedios, pero creo que Comice funcionará bien en un esfuerzo por determinar si un injerto directo parece tener problemas con la compatibilidad o si un sistema de portainjertos es el camino por seguir”.

La zona de Parkdale, Oregón, ofrece la posibilidad de evaluar el estrés invernal por frío, una elevación más alta y una temporada de crecimiento más corta. La región no suele experimentar temperaturas frías extremas, sino situaciones de heladas bruscas y repentinas. Los suelos son un poco más pesados que zonas al norte de Wenatchee en Washington, por lo que hay más materia orgánica y un poco más de humedad y rocío.

“Será bueno evaluar el vigor en las dos condiciones”, dijo Einhorn.

El sistema es simple en ambos lugares: espaciado de 3 pies por 12 pies (0.9 m a 3.7 m) , que es de alta densidad para las peras, en eje central y árboles tipo spindle. El objetivo es ver qué clase de control de vigor se puede lograr en un eje central antes de que los investigadores implementen técnicas hortícolas adicionales para controlar el vigor, señaló.

“Ya han visto algunas flores en los árboles esta primavera, así que no hay duda de que los árboles serán precoces”, subrayó. El próximo año, comenzarán a cuantificar la floración, pero eliminarán las flores para continuar desarrollando el dosel, con el objetivo de la formación de ramas y de llenar el alambre del dosel para el próximo año.

En general, Einhorn dijo que estaría satisfecho si una de estas accesiones parece prometedora con respecto al rendimiento. “Este proyecto realmente está en sus inicios. Esta es una observación bastante robusta, un intento de encontrar algo prometedor en lo que podamos sumergirnos un poco más. Sabemos que son resistentes, conocemos un poco sobre la susceptibilidad al fuego bacteriano y tenemos una impresión general sobre la capacidad de injertar”, afirmó. “Pero tenemos mucho que aprender. En términos de producción de peras en un sistema moderno y controlado de alta densidad, esto es lo que tenemos que descubrir”.

Sobre el Autor

Shannon Dininny

Shannon Dininny is the managing editor of Good Fruit Grower. She writes articles for the print magazine and website and plans and prepares editorial content. -- Follow the author: Office (509) 853-3522 Cell: (509) 834-5321 -- email

Escribir un comentario