Un nuevo capítulo para los cultivadores

Las bancarrotas agrícolas van en aumento en los Estados Unidos; los cambios en la normativa amplían aún más la elegibilidad.


Este artículo apareció originalmente en la edición del 1 de abril de 2020 de la revista Good Fruit Grower: A new chapter for growers.


La industria de los árboles frutales se ha salvado, hasta ahora, pero en general, las bancarrotas agrícolas están aumentando en los Estados Unidos. Los límites de crédito más elevados abren la puerta para que un mayor número de productores busque protección conforme al Capítulo 12 de bancarrota. (Ilustración de TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

La industria de los árboles frutales se ha salvado, hasta ahora, pero en general, las bancarrotas agrícolas están aumentando en los Estados Unidos. Los límites de crédito más elevados abren la puerta para que un mayor número de productores busque protección conforme al Capítulo 12 de bancarrota. (Ilustración de TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Un estancamiento cíclico en la economía agrícola ha provocado un aumento de las bancarrotas agrícolas a nivel nacional, mientras que los cambios en las leyes financieras de los Estados Unidos abren la puerta para un número aún mayor.

En agosto del año pasado, el Congreso de los Estados Unidos elevó los criterios de deudas en caso de quiebras agrícolas del Capítulo 12 de 4 millones a 10 millones de dólares, lo que hace que más productores sean elegibles para los planes de restructuración beneficiosos para los deudores. El cambio se alineó con una economía agrícola en desaceleración que, de todos modos, aumentó la tasa de quiebras en todo el país en los últimos años.

Hasta ahora, la tendencia no ha afectado a los árboles frutales. Los agricultores en las áreas tradicionales de cultivo de frutas han usado la bancarrota del Capítulo 12 relativamente poco, antes o después del cambio del estatuto. En las regiones como el este de Washington, el oeste de Michigan y el oeste de Nueva York no se ha visto un aumento en la presentación de solicitudes en los últimos tres años, según los registros judiciales de bancarrota de los EE. UU.

El cambio de elegibilidad abre la puerta para más solicitudes conforme al Capítulo 12 en las zonas frutícolas del país, dijo Bill Hames, un abogado de Kennewick, Washington, con más de 30 años de experiencia en bancarrota agrícola, pero no inclinará la balanza para los productores que aún no se enfrentan a la quiebra. La mayoría de sus casos son para granjas con menos de $4 millones de dólares en deudas.

Con certeza, Hames no recomienda ninguna forma de bancarrota. “No es algo que la gente haría por decisión propia”, dijo Hames, expresidente de la Asociación de Abogados de Quiebras del Distrito Este de Washington.

Sin embargo, si la bancarrota es inevitable para un productor, indicó que el Capítulo 12 puede proporcionar un camino más simple y rápido con luz al final de un túnel más corto.

Hames representó a un productor de forraje de la cuenca de Columbia que presentó los documentos en 2014, recientemente le pagó al banco y continúa cultivando. Otro cliente, un agricultor de maíz de Washington, lo usó como una forma de “autoliquidarse” —salir de la agricultura—, usar la venta de la granja para pagar a todo el mundo en su totalidad y mantener sus propiedades como su casa y automóviles. Un productor de cerezas que lo solicitó en 2019 tiene el objetivo de hacer lo mismo, vender el huerto, pagar a los acreedores y mantener el hogar familiar durante mucho tiempo para la jubilación.

Para los productores que se enfrentan a la bancarrota, Hames recomienda hablar con un abogado desde el principio. Por ejemplo, aconseja a los productores que presenten su solicitud antes de utilizar los ingresos de la cosecha para pagar los préstamos operativos del banco, para darles una ventaja financiera y garantías. De esa manera, tienen capital para seguir cultivando durante y después de la bancarrota. Una granja sin dinero en efectivo podría ser forzada a la bancarrota conforme al Capítulo 7, que es la liquidación.

Cambios también para los acreedores

Una abogada de Portland, Oregón, que representa a los acreedores, ha notado un pequeño aumento en sus casos desde que cambió la norma, y espera que sean más. Desde agosto, dos nuevos casos de bancarrotas conforme al Capítulo 12 han llegado al escritorio de Brandy Sargent de la firma de abogados K&L Gates. Un tercer caso, un agricultor de frutas tipo bayas de Oregón, podría haber cumplido los requisitos para el Capítulo 12 pero presentó su solicitud justo antes del cambio del límite de deuda.

No solo los bancos están en juego, señaló Sargent.

“El Capítulo 12 puede cambiar la relación entre las diferentes partes”, dijo Sargent. Los vendedores de equipos asegurados pueden tener que aceptar planes de pago más largos. Los dueños de propiedades pueden tener que aceptar pagos de arrendamiento más bajos. Los contratistas de mano de obra agrícola con gravámenes agrícolas pueden terminar recibiendo el pago de sus servicios en un plan de pago, en lugar de hacerlo de inmediato como de costumbre.

Los cambios también podrían congelar los préstamos. Los acreedores podrían hacer una pausa antes de otorgar créditos en esa categoría de $10 millones de dólares.

“Provoca que un prestamista lo analice más”, dijo Sargent.

La bancarrota del Capítulo 12 se creó en 1986 durante la crisis económica agrícola, y ofrecía a los agricultores familiares del Medio Oeste un punto medio entre los complicados procesos de quiebra de empresas del Capítulo 11 y el Capítulo 13, dirigido solo para personas. Fue diseñado específicamente para ayudar a mantener a los agricultores en el negocio.

La ley supone que los agricultores seguirán cultivando al final de la quiebra. No están sujetos a ningún mandato para vender todas sus propiedades para pagar a los acreedores.

Entre otras diferencias: los acreedores pueden oponerse al plan de reestructuración de pagos de los agricultores, pero no tienen un voto formal, como lo tendrían en el Capítulo 11. Mientras tanto, los productores que arriendan propiedades pueden reducir su pago de arrendamiento al valor de mercado, algo más difícil de hacer en Capítulo 11. Además, los deudores pueden “disminuir” su deuda garantizada más fácilmente mediante la reducción de sus tasas de interés o la extensión de sus pagos a un período de tiempo más largo.

Los productores de lácteos del medio oeste han sido una gran parte del reciente aumento de quiebras agrícolas, dijo John Newton, economista jefe de la Federación Estadounidense del Departamentos Agrícolas. Él culpa a una economía agrícola pobre, al aumento de los costos de mano de obra y los conflictos comerciales internacionales.

Un total de 580 granjas presentaron solicitudes para el Capítulo 12 desde octubre de 2018 hasta septiembre de 2019, un aumento del 24 por ciento respecto a los 12 meses anteriores y el más alto desde 2011, según la Federación Estadounidense de Departamentos Agrícolas. Más del 40 por ciento de ellos estaban en 13 estados del Medio Oeste.

El problema no está cerca de la crisis de la década de 1980 que supuso el punto de partida del Capítulo 12; en total, 580 bancarrotas representan solo alrededor del 10 por ciento de las cifras observadas en ese momento, dijo Newton. Sin embargo, genera preocupación para las zonas rurales dependientes de la agricultura.

“Todavía se está moviendo en la dirección equivocada”, concluyó Newton.

—por Ross Courtney

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario