Las legumbres ganan el concurso de cobertura de cultivos

La investigación muestra que los cultivos de cobertura de legumbres potencian el crecimiento de los árboles mejor que el pasto.


Este artículo apareció originalmente en la edición del 1 de abril de 2020 de la revista Good Fruit Grower: Legumes win cover contest.


Trébol criollo cubre el sendero entre las hileras de duraznos durante los ensayos de la Universidad Estatal de Utah en Kaysville. Los investigadores descubrieron que el cultivo de leguminosas fijadoras de nitrógeno como cultivo de cobertura, en su caso, el trébol, impulsó el crecimiento de los árboles más de lo que logró el pasto, que se muestra en el fondo detrás de las dos banderas naranjas. (Cortesía de Jennifer Reeve/Universidad Estatal de Utah)

Trébol criollo cubre el sendero entre las hileras de duraznos durante los ensayos de la Universidad Estatal de Utah en Kaysville. Los investigadores descubrieron que el cultivo de leguminosas fijadoras de nitrógeno como cultivo de cobertura, en su caso, el trébol, impulsó el crecimiento de los árboles más de lo que logró el pasto, que se muestra en el fondo detrás de las dos banderas naranjas. (Cortesía de Jennifer Reeve/Universidad Estatal de Utah)

Los cultivos de cobertura son comunes, y la mayoría de los productores utilizan pasto.

Sin embargo, algunos investigadores del suelo sugieren que los productores consideren cubrir sus senderos con leguminosas, como ya lo hacen algunos productores orgánicos.

Varios proyectos de investigación en Washington y Utah han demostrado recientemente que las leguminosas —plantas fijadoras de nitrógeno como la alfalfa, el trébol y la soya— proporcionan más carbono y nitrógeno para el suelo. También conducen a un crecimiento más rápido de los cultivos, en comparación con el pasto, cuando se plantan en los corredores, se cortan y se esparcen entre los árboles de las hileras.

Además, los ensayos de Utah indican que los sistemas radiculares de las leguminosas son más compatibles con los árboles que los del pasto y no necesariamente provocan más daños por plagas.

 “Así que, eso fue alentador”, dijo Jennifer Reeve, profesora de agricultura sostenible y científica especialista en suelos de la Universidad Estatal de Utah, a los productores en la Reunión Anual de la Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington en diciembre en Wenatchee.

Esto no es una idea nueva. Hace décadas, los agricultores plantaban alfalfa como cultivo de senderos entre las hileras para obtener valor de sus tierras mientras sus nuevos árboles frutales se desarrollaban, dijo Reeve. Algunos todavía hacen eso.

Más tarde, los educadores universitarios de extensión desaconsejaron las leguminosas, preocupados porque el alto contenido de nitrógeno atraería plagas. Sin embargo, la mayoría de esos consejos provenían de las áreas de cultivo del este de los Estados Unidos, donde la presión de las plagas es mayor.

En las áridas colinas del oeste, varios horticultores usan leguminosas para obtener beneficios del suelo y las malezas, sin impactos negativos por plagas, dijo Reeve.

En el estado de Utah, Reeve trabajó con trébol criollo porque crece bajo y tolera la sequía, el tráfico, la sombra y los suelos poco profundos. En los huertos de investigación de Kaysville, Utah, su equipo comparó el crecimiento de árboles nuevos de durazno con trébol en comparación con pasto en los senderos del huerto, en un ensayo que se realizó entre 2009 y 2014. Segaron de cuatro a cinco veces al año, soplando los restos de la siega hacia las hileras de árboles para sacar provecho del nitrógeno y la materia orgánica. El experimento también conllevó la comparación de los tratamientos en las hileras de árboles y las diferentes formas del manejo de malezas directamente debajo del dosel. Partes de su investigación fueron financiadas por una subvención de la Iniciativa de Investigación y Extensión de Agricultura Orgánica del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Con pasto en los senderos y sin control de la maleza en la hilera, el crecimiento de los árboles se ralentizó. “Lo que encontramos es que eso no sucedía cuando tenías trébol en los corredores”, afirmó.

De hecho, los árboles con leguminosas en los senderos crecieron tan bien como los árboles con senderos de pasto y control de maleza dentro de la hilera. El aumento de nutrientes procedente de los recortes de leguminosas compensó de lo que carecían los árboles como consecuencia de la falta de control de maleza directamente debajo de ellos.

Mientras tanto, los árboles con trébol en los senderos superaron a sus equivalentes de pasto, independientemente de los nuevos tratamientos con maleza (maleza segada y paja) en las hileras de árboles. Eso significa que esos tratamientos novedosos con maleza, como alternativas a la labranza tradicional y la costosa malla antihierba, funcionaron mejor con las leguminosas en los senderos que con el pasto. Las muestras de suelo también mostraron concentraciones más altas de nitrógeno y carbono.

Las leguminosas tampoco parecían aumentar el daño por las plagas. Reeve dijo que su mayor preocupación eran las chinches lygus, también llamada chinche opaca de las plantas, la cual deja marcas que hacen que la fruta no sea comercializable. Los investigadores encontraron mayores poblaciones de insectos lygus en las leguminosas, en comparación con el pasto, pero no un aumento en el daño a la fruta.

Además, las muestras de cilindros del suelo mostraron que los árboles flanqueados por tréboles tenían una biomasa radical mayor, lo que les daba más acceso a los nutrientes. En las hileras de comparación, las raíces de los árboles generalmente crecían solo en las hileras y se detenían cuando llegaban a los senderos de hierba. Reeve sospecha que las leguminosas no compiten con las raíces de los árboles como lo hace el pasto. Las leguminosas tienen raíces primarias que alcanzan el agua a mayor profundidad, mientras que el pasto emite raíces de una manera más horizontal.

David Granatstein, profesor jubilado de agricultura sostenible en la Universidad Estatal de Washington, cree que la compatibilidad de las raíces de leguminosas y árboles justifica un estudio adicional.

“Eso está completamente abierto”, señaló.

En su haber, Granatstein tiene varios proyectos de investigación con respecto a las leguminosas, al igual que algunos de sus colegas de WSU. En términos generales, las leguminosas pueden proporcionar el 50 por ciento o más de las necesidades de nitrógeno de los árboles del huerto a un costo competitivo con los fertilizantes.

En uno de sus estudios más grandes se compararon 25 variedades diferentes. La alfalfa pareció poder proporcionar la mayor cantidad de nitrógeno, pero hubo diferencias entre las variedades y los tipos de cultivo, por ejemplo, el heno, el cultivo de pastoreo y de secano. La duración también fue un problema. En comparación con la composta o el pasto, las leguminosas se descomponen para liberar nitrógeno con relativa rapidez, lo que significa que los productores de manzanas podrían programar su último corte para comenzar a fertilizar inmediatamente después de la cosecha.

En cuanto a las plagas, los ratones de campo fueron el mayor problema de Granatstein. En el centro de Washington, recomienda evitar el trébol blanco porque es el alimento favorito de los ratones campestres.

Él aboga por más investigación, pero animó a los productores a probar las leguminosas en pequeños parches. “Creo que aquí hay valor”, dijo.

En la huerta

El conde Steve Ela,  dueño de cuarta generación de Ela Family Farms en el oeste de Colorado, se encuentra entre los partidarios de las leguminosas.

Ela tiene alrededor de 80 acres (32 hectáreas) de árboles frutales: duraznos, manzanos, perales, cerezos y ciruelos, todo orgánico desde 2004. Planta alfalfa y trébol blanco holandés en los senderos y directamente bajo las hileras de árboles. Ahora, después de la investigación de Reeve, planea probar el trébol criollo.

Las leguminosas proporcionan nitrógeno cuando se cortan y se dejan en el mismo lugar, afirmó. Mantienen bajo control a la grama, una planta nativa indeseable que compite con los árboles. Las raíces principales penetran en su pesado subsuelo de arcilla para mejorar su perfil general del suelo.

Él no tiene topillos, pero definitivamente tiene chinches lygus. Sin embargo, tal como encontró Reeve, en su huerto prefieren la cubierta vegetal a los árboles, dijo Ela. Alterna su siega una hilera sí y otra no, dejándoles un hábitat preferido hasta justo antes de la cosecha, cuando va a recoger la fruta de todos modos.

Comenzó con las leguminosas hace unos 20 años y planea continuar cada vez que vuelva a plantar.

“Las usamos en casi todos nuestros bloques”, señaló.

—por Ross Courtney

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario