¿Con qué portainjerto debe cultivar?

Cameron Nursery’s Geneva 11 rootstock during the first day of the IFTA Washington tour on July 15, 2015. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower photo illustration)

La elección de un tipo de portainjerto puede ser abrumadora para los productores de manzanas. Existen muchas opciones a elegir, pero ninguna es perfecta. El suelo, el clima, el sistema de espaldera, el tipo de irrigación, el espaciado entre los árboles y los esquejes juegan un papel importante. Si se toman en cuenta las expectativas del productor, la gama de interacciones entre todos estos factores hace que la selección de portainjerto sea aún más difícil. La mejor opción para un productor determinado puede no ser la mejor para todos.

Los portainjertos más eficientes pueden rendir de dos a tres veces más que los portainjertos menos eficientes cuando se siembran a densidades apropiadas y, además, la mayoría de los productores buscan rendimientos tempranos seguidos por rendimientos altos consistentes, puntos que resaltan el papel que juega la selección de portainjerto en el balance final del productor. Todo ello sin considerar la molesta cuestión de la disponibilidad.

Mantenerse al día con la última información respecto a los portainjertos —saber cuál es el mejor en un lugar dado y por qué, cuáles están disponibles y cuándo— es esencial para una operación exitosa. Así que, a continuación, se presenta un resumen de las últimas noticias sobre las opciones de portainjertos para Washington por parte de un par de expertos: Tom Auvil, horticultor investigador de la Comisión de Investigación de Árboles Frutales de Washington en Wenatchee, Washington, y el Dr. Gennaro Fazio, genetista de plantas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos en Geneva, Nueva York.

Mark. El portainjerto Mark comienza a crecer de manera uniforme y presenta excelentes características hortícolas para la propagación, y los productores que tienen sus propios viveros han encontrado que tiene muy alto rendimiento, dijo Auvil. Al igual que otros portainjertos enanos, Mark no tolera la sequía, especialmente en el árido oeste de EE. UU., y tiende a presentar más problemas cuando se planta como un árbol terminado en comparación con los injertos de invernadero o de “ojo durmiente”.

Budagovsky 9. En los últimos años, el Bud 9 o B.9 ha ganado más popularidad, en gran parte debido a su resistencia al invierno y compatibilidad con la mayoría de los cultivares. Se ha demostrado que es más enanizante que las variedades M.9. Al B.9 no le gustan los suelos arenosos y no ha sido un socio de replantación muy confiable, pero eso se puede superar si se plantan más árboles, “a una distancia de 18 pulgadas (46 cm)”, dijo Auvil. El B.9 es una opción excelente para esquejes que producen frutos grandes o que tienen un gran vigor, pero tenga en cuenta que si los injerta, formarán macollos.

Geneva 65. Un portainjerto resistente a las heladas que es muy resistente al fuego bacteriano y tolerante a la pudrición de la corona y la raíz. El G.65 sigue siendo objeto de examen en cuanto a su susceptibilidad a los virus latentes y los trastornos de la replantación. Fazio compara el G.65 con un Malling 27 como un portainjerto súper enano adecuado en gran parte para las variedades vigorosas o los huertos peatonales, aunque el G.65 es más resistente a enfermedades con respecto al M.27. Generalmente no está disponible en grandes cantidades.

Malling 27. El M.27 es otro portainjerto que no tiene gran disponibilidad comercial y no se ha utilizado mucho en Washington. Es menos ventajoso para la producción comercial y es más probable que se aplique para usos muy especiales, dijo Fazio, como huertos peatonales o árboles en contenedores.

Geneva 41. El G.41 tiende a asociarse con árboles de diámetro muy grande. Es uno de los portainjertos Geneva de alto rendimiento, pero los árboles de media pulgada (1.27 cm) parecen tener menos problemas que los de 5/8 pulgadas (1.59 cm) o aquellos más anchos. ¿Por qué? Porque el G.41 ha tenido problemas de ruptura de la unión y debe manejarse con cuidado, más que otros cultivares. Fazio explicó que el G.41 tiene este problema solo con ciertas variedades, pero los investigadores están trabajando para mejorar el desarrollo de la unión de injertos. “Entre más pequeño sea el injerto o eche el brote el árbol, mayor será la posibilidad de obtener comunicación homeostática entre los dos”, dijo.

Malling 9 T-337. El M9.337 es el estándar mundial de los portainjertos y es el cultivar más ampliamente plantado en Washington. El M9.337 muestra una gran compatibilidad con la mayoría de los esquejes, pero su susceptibilidad al fuego bacteriano lo convierte en un portainjerto que se debe evitar en áreas donde el fuego bacteriano es una preocupación, dijo Auvil. También vale la pena evitar emparejar el M9.337 con esquejes susceptibles al fuego bacteriano que florecen temprano y por mucho tiempo, como Cripps Pink y Jazz.

Geneva 11. El vigor del G.11 puede ser decepcionante, particularmente en suelos arenosos o ligeros. En suelos buenos, el G.11 crece muy vigorosamente en árboles que no están en producción y rinde frutos grandes. Parece que el portainjertos se desempeña bien en los viveros, y algunas plantaciones en la región este han alcanzado los 25 años y siguen tan fuertes como siempre, dijo Fazio. El G.11 no es resistente a todas las cepas de fuego bacteriano, pero es resistente en comparación con el M.9. “Tal vez perderás un árbol, pero no todo el huerto”, aclaró.

Geneva 16. En resumen, es sensible a los virus aún con el uso de madera certificada. “Hemos tenido bloques que han sufrido pérdidas arbóreas sostenidas a lo largo del tiempo. Han sido relativamente lentas, pero incluso medio punto porcentual se acumula con el tiempo”, dijo Auvil. “Puede tomar de tres a cuatro años desde el primer síntoma hasta el final”, explicó. Fazio llamó al G.16 una de las maravillas que produjeron árboles hermosos y productivos en el vivero. Todavía se usa en el sureste de los EE. UU. en el programa de cría de Minnesota, añadió, pero usar madera limpia es esencial.

Malling 9 Nic29. Este es el M.9 más grande utilizado en el oeste, pero algunos viveros lo han retirado de la producción debido a su susceptibilidad al fuego bacteriano y a la enfermedad de replante. El portainjerto tiende a permanecer muy vigoroso, pero funciona bien con esquejes de crecimiento lento. Sin embargo, dicho vigor puede crear una floración tardía, que se suma a las preocupaciones del fuego bacteriano.

Malling 9 Pajam2. Más vigoroso que el M.9, el Pajam2 es productivo con frutos grandes. El replanteo puede ser un problema, así como el fuego bacteriano. Un clon del M.9 original, este portainjerto tiene características similares al M.9 Nic29.

Malling 9 EMLA. El EMLA 9 tolera la mayoría de los tipos de suelo, excepto por los suelos secos y ligeros en las zonas de poca lluvia. Sus sistemas de raíces tienden a ser un poco más frágiles, así que tenga cuidado al desenterrar o plantar este cultivar. Además, es susceptible al fuego bacteriano. Tiene características similares al M.9 Nic29, pero se le han eliminado los virus.

Geneva 935. Otro portainjerto Geneva de alto desempeño, el G.935 es un portainjerto bueno para las variedades más débiles como las Honeycrisp y tiene una buena producción de frutos. Es tolerante a la enfermedad de replante, pero no es resistente al áfido lanudo, y está disponible comercialmente.

Geneva 969. El G.969 no ha sido evaluado en el noroeste, aunque es el más fácil de cultivar en un vivero de toda la familia Geneva. En el este de EE. UU. se le considera un árbol muy grande y de alto rendimiento. El G.969 es el único cultivar de la familia Geneva que se pone de pie cuando crece, en lugar de inclinarse como un arbusto de frambuesas. Fazio dijo que el G.969 hace brillar a las variedades más débiles. Está disponible comercialmente en cantidades limitadas.

Geneva 214. Uno de los portainjertos Geneva de alto rendimiento, el G.214 es el primero de los Geneva conocido por ser muy tolerante a la replantación. Ha habido una serie de problemas para ponerlo en producción, específicamente errores de identidad en la propagación, pero el G.214 finalmente se dirige a las camas de propagación por acodo de montículo. Los estudios en Washington han demostrado excelentes posiciones con un buen trasplante. El primer grupo de 214 está disponible en algunos viveros este año en cantidades limitadas. Fazio dijo que la nueva variedad WA 38 de Washington, conocida como Cosmic Crisp, se desempeñará bien en el G.214.

Geneva 210. Otro clon Geneva de alto rendimiento, el G.210 ha tenido un excelente desempeño en un sitio de investigación de replantación no fumigado en Wapato, Washington. “Ha tenido un desempeño excelente”, dijo Auvil. “Está saliendo del cultivo tisular, los montículos de acodos están comenzando a mostrar algo de producción, y la disponibilidad aumentará drásticamente en los próximos dos a tres años”. Actualmente tiene una disponibilidad limitada.

Geneva 222. Un buen cultivar del tipo M.9 que está disponible comercialmente, el G.222 es una buena opción en áreas donde el fuego bacteriano es una preocupación. Sin embargo, no es muy tolerante a la replantación. El suelo fresco le hace bien. Las cantidades disponibles son limitadas.

Geneva 814. El G.814 ha demostrado ser sensible a los virus y debe combinarse con madera limpia del esqueje. En un par de pruebas con Gala en Washington, el portainjerto ha rendido fruta de una talla de caja más grande que el G.214. Es un portainjerto que tiene un buen equilibrio de calcio, potasio y fósforo, dijo Fazio, pero aún no se conocen los efectos causales del gran tamaño de la fruta sobre el picado amargo con el uso de este portainjerto.

Budagovsky 10. Este portainjerto es resistente al clima muy frío y al fuego bacteriano y es fácil de propagar con pocos brotes laterales. El Bud 10 aún no se ha utilizado ampliamente en Washington. Es muy susceptible a la enfermedad de replante, lo que significa que no proporciona una gran mejora con respecto a los clones M.9 más grandes, explicó Fazio. Es un portainjerto del cual los investigadores aún están aprendiendo en el noroeste de EE. UU.

Malling 26. El M.26 produce una cosecha significativamente menor que el M.9. En algunos lugares, el M.26 ha demostrado una susceptibilidad muy alta a la pudrición de la corona, tiene una susceptibilidad relativamente alta al fuego bacteriano y está entre los peores portainjertos en términos de susceptibilidad a la enfermedad de replante. “No lo use”, dijo Fazio. “Ha sido un portainjerto productivo para ciertas cosas, pero ya ha cumplido su cometido”.

Geneva 30. Es un cultivar muy difícil de propagar y su producción está disminuyendo. Solo uno o dos viveros de línea están produciendo G.30, dijo Auvil, y hortícolamente, el portainjerto no ha demostrado ser un portainjerto de fruta grande extremadamente productivo. “Pero si fueras un productor de Gala, te encantaría cultivar Gala en el G.30”, dijo. “Es muy difícil de conseguir”. Tenga cuidado con las uniones de los injertos en los primeros dos años.

Geneva 890. El G.890 es un portainjerto comercialmente disponible que tiene una mayor distribución y probablemente será competitivo con el G.41 en términos de disponibilidad y volumen de árboles, explicó Auvil. El picado amargo es una preocupación debido a su gran vigor, pero el G.890 parece ser un árbol de reemplazo excelente en suelos difíciles. Fazio también indicó que el portainjerto se ha destacado en áreas de replantación extremadamente difíciles.

Geneva 202. El G.202 es un portainjerto que Auvil ha eliminado de sus listas porque produce uno de los árboles más grandes, no logra “tranquilizarse” con el tiempo y, aun así, está entre los portainjertos menos productivos. El cultivar se ha plantado ampliamente en Nueva Zelanda y se está vendiendo en México, pero no se adapta bien en el noroeste.

Malling 7 EMLA. Este portainjerto presenta importantes problemas de densidad de cultivo, dijo Auvil, y torna más grave el problema de ramas sin brotes. Fazio indicó que el portainjerto es fácil de propagar, pero forma muchos macollos, no es resistente al fuego bacteriano y no es particularmente productivo.

Malling 106 EMLA. Una combinación muy difícil con esquejes vigorosos como el Granny Smith o el Fuji, el M.106 EMLA puede mostrar una falta de productividad. Además, es el “canario en la mina” para la pudrición de la corona, dijo Auvil. En otras palabras, es muy susceptible.

Budagovsky 118. Un portainjerto muy vigoroso que valora los huertos con suelos secos y arenosos, pero es adaptable a varios tipos de suelos. El Bud 118 es extremadamente resistente al invierno, pero no es tolerante a la replantación. La productividad es un problema, ya que tiende a producir fruta más pequeña cada dos años y enfrenta desafíos anuales de producción, dijo Auvil. También ha habido algo de picado amargo en la fruta en Washington.

[pdf-embedder url=”https://www.goodfruit.com/wp-content/uploads/appleRootstock-Feb12016WebPullout.pdf”]

Sobre el Autor

Shannon Dininny

Shannon Dininny joined Good Fruit Grower as senior editor in 2015. She writes articles for the print magazine and website and plans and prepares editorial content. -- Follow the author: Office (509) 853-3522 Cell: (509) 834-5321 -- email

Escribir un comentario