Los productores de Punjabi ayudan a avanzar la industria de árboles frutales de Columbia Británica

Con un turbante azul, Bill Sandher pasa por alto sus filas de cerezas recientemente renovadas en Kelowna, Columbia Británica, en la planta empaquetadora de su familia, en julio. Sandher y otros productores canadienses con ascendencia Punjabi a menudo están dispuestos a asumir riesgos y prosperar en pequeños márgenes, dijo, allanando un camino de crecimiento para el sector frutícola de la Columbia Británica. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

La herencia trabajadora y la voluntad de invertir son claves para el éxito de algunas familias.

Con un turbante azul y una barba gris, Bill Sandher habla suavemente sobre el laberinto de reluciente acero inoxidable en su planta empaquetadora de cerezas en Kelowna, Columbia Británica.

El equipo de Unitec, así como dos nuevas plataformas de huertos europeos, se encuentran entre los últimos avances incrementales en la carrera de los árboles que Sandher ha forjado con mucho trabajo y una apreciación de la tierra y el legado desde que se mudó de la India como adolescente en 1982.

Tales rasgos en familias como la suya, aquellos que remontan su herencia al estado de Punjab, están ayudando a impulsar el sector de la fruta de árbol en la Columbia Británica, donde la superficie limitada, los altos precios de la tierra y la falta de nuevas variedades han estancado el crecimiento.

“La comunidad india es muy trabajadora y está dispuesta a asumir un riesgo”, dijo Sandher.

Bill Sandher se detiene rápidamente y verifica la calidad de la cosecha de cerezas de la mañana en las instalaciones de empaque de su familia en Kelowna, Columbia Británica, en julio. Sandher y otros productores canadienses con herencia Punjabi a menudo están dispuestos a asumir riesgos y prosperar en pequeños márgenes, dijo, allanando un camino de crecimiento para la industria frutícola de Columbia Británica.(TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Impulsados por la depresión económica en la India, los punjabis emigraron primero a la Columbia Británica poco después del cambio de siglo. El grueso lo constituían hombres llamados por los grandes empleos en el sector maderero y agrícola.

En 1910, Canadá estableció leyes de inmigración que estratificaron a aquellos provenientes de diversas latitudes del mundo. Por ejemplo, los inmigrantes de los países del norte de Europa debían tener al menos $ 25 al arribar; mientras que los inmigrantes asiáticos $ 200. A mediados del siglo, las leyes comenzaron a volverse más laxas, permitiendo a los inmigrantes solventar a miembros de la familia, votar y comprar tierras.

La propiedad de la tierra se volvió importante para los inmigrantes punjabíes, permitiéndoles enarbolar su trabajo y sus vidas privadas en torno a sus tradiciones y familias, según la tesis de 1982 “Alojamiento y persistencia cultural: El caso de los sikhs y los portugueses en el valle de Okanagan, en la Columbia Británica”, por Annamma Joy, investigadora de la Universidad de la Columbia Británica.

Sikh es la principal religión practicada por la gente Punjabi. En el censo de 2011, el más reciente, el 4.7 por ciento de los hogares encuestados en la Columbia Británica se autodenominaron Sikh.

Ese fervor por la tierra persiste hoy en día, dijo Joy. Muchas familias ahora están encabezadas por su segunda y tercera generación en la Columbia Británica. Algunas han dejado la agricultura y muchas bodegas propias, pero varios baluartes están expandiendo sus negocios de producción de fruta.

Sukhpaul Bal, un productor Indo-Canadiense de cuarta generación, en uno de sus huertos de cerezos de Hillcrest Farm. “Algo que impulsa a los Sikhs e indo-canadienses es ser dueño de una propiedad, y especialmente la propiedad de una granja”, dijo. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

“Sus familias aún poseen tierras, y por lo tanto son bastante ricas”, dijo Joy en un correo electrónico. “Esta es la clásica historia de los inmigrantes; de pobre a rico.”

Los productores del sector frutícola del área de Okanagan continúan haciendo grandes inversiones en terrenos y equipos nuevos, pero puede ser arduo. Muchos niños han optado por otras carreras, los precios de la tierra se han disparado y las políticas provinciales sobre la tierra han dejado un patrón de tablero de ajedrez en las tierras agrícolas y el desarrollo urbano que se suma a los desafíos logísticos de la agricultura.

Las familias de origen Punjabi están entre las que están dispuestas a invertir, expandirse y prosperar en pequeños márgenes en ese entorno desafiante, y por lo tanto han perdurado en la industria de la fruta, dijo Sandher.

Sukhpaul Bal, un productor de cerezas en Kelowna, está de acuerdo, especialmente con la premisa de Joy sobre la conexión Punjabi con la tierra. La cuarta generación de productores canadienses rememora historias familiares sobre cómo las propiedades, más que la riqueza, llevaron el estatus a las familias en las regiones agrícolas de Punjab.

“Algo que impulsa a los Sikhs y los indo-canadienses es ser dueño de una propiedad, y especialmente de la propiedad de una granja”, dijo.

Sukhpaul Bal, a la derecha, supervisa la cosecha de Skeena en su huerto de Kelowna. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Amalgama de trabajo y cultura

La agricultura requiere una gran red de apoyo donde el trabajo, la familia y la cultura se combinen. Los tres hermanos menores de Bal tienen carreras separadas, pero todavía contribuyen al trabajo agrícola de manera que permiten una intersección del pasado y el presente, la tradición y la tecnología.

Por un lado, su familia es el ejemplo típico de agricultura moderna.

Él habla tres idiomas. Son propietarios y operan un negocio de producción progresiva de cerezas con múltiples huertos, viviendas para trabajadores extranjeros y una línea de empaque mejorada con salas de reuniones y oficinas con vista a la ciudad y al lago Okanagan.

Un retrato de la familia Bal con vista a su granja cuelga en la pared de su Hillcrest Café. La titularidad de una propiedad agrícola es culturalmente importante para las familias Punjabi, y se necesita una gran familia para ayudar a trabajar dicha propiedad, dijo Sukhpaul. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Sukhpaul supervisa las operaciones de producción, mientras que su esposa, Varinder Kaur, y otros miembros de la familia ayudan en una cafetería, una tienda y un alojamiento construidos cerca de la planta de empaque, como vía de diversificación en el futuro.

Sukhpaul, quien tiene una licenciatura en relaciones internacionales, se desempeña como presidente de la BC Cherry Association, es miembro del consejo de otras organizaciones agrícolas y sus reuniones con compradores en Berlín y Hong Kong con un hecho conocido.

Su hijo extrovertido, Mehtaab, de 3 años, sugirió llamar a los personajes de caricatura “Paw Patrol” a apagar varios incendios forestales alrededor del lago en julio del año pasado. También tienen un niño de 1 año llamado Arjun.

El hijo de Sukhpaul Bal, Mehtaab Bal, de 3 años, y su suegro, Machhar Singh, en Hillcrest Café, el mercado de granjas familiares y cafetería en Kelowna. Singh visitó desde la India. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Sin embargo, la tradición también echa raíces profundas. Su matrimonio no fue arreglado pero su noviazgo ciertamente lo fue.

Siguiendo el consejo de sus padres, Bal dejó que su madre buscara entre sus parientes y amigos de la India una joven de su misma edad, de otra familia para quien el matrimonio significaba trabajar junto a un cónyuge en el negocio familiar.

Surgió el nombre de Kaur. Él voló a la India y pasó dos semanas conociéndola, le propuso matrimonio y voló un año más tarde para casarse con ella en la India.

“Fue una especie de salto de fe”, dijo. “Un día estás soltero … y al otro estás comprometido”.

Kaur se quedó en la India un año más para obtener una visa antes de alcanzarlo y hacer una vida conjunta en Canadá. Además de su trabajo en la cafetería, disfruta de su papel de “mamá a manos llenas” y lleva a su familia al templo Sikh aproximadamente una vez al mes, dijo. Está actualmente en proceso de solicitud de ciudadanía canadiense.

“Mi familia está muy bien aquí”, dijo Kaur, quien planea cambiar su apellido a Bal después de obtener su ciudadanía canadiense a finales de este año.

Amanjot Singh, de 18 años, recolecta Skeenas en la granja Bal’s Hillcrest. Singh, quien vive en Punjab, estuvo en su primera cosecha en la Columbia Británica y planea intentar mudarse a Canadá de manera permanente mediante sus contactos laborales. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Historia de la familia Sandher

Bill Sandher tenía 18 años cuando se mudó de Punjab al Valle de Okanagan en 1982 con su padre y su hermano menor, en busca de mejores oportunidades económicas. Su hermana mayor, por entonces ciudadana, los solventaba. Su madre había muerto en la India unos años antes.

Los trabajos en ese entonces eran escasos y la familia iba y venía alrededor de las comunidades del interior de la Columbia Británica, recolectando bayas y verduras, podando árboles frutales y trabajando en restaurantes. Pero tenía una predilección por Vernon, en el extremo norte del valle, que tenía un gurdwara o templo, donde podía mezclarse con otros hombres de su edad y origen étnico.

Un gurdwara, el lugar de adoración Sikh, en Kelowna. En el censo de 2011, el más reciente, el 4.7 por ciento de las familias en la Columbia Británica se identificaron como Sikh. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

En 1989, el productor de manzanas Andy Hartman, en Kelowna, se ofreció a permitir que los hermanos cultivaran su tierra en arrendamiento. Los precios eran bajos y el trabajo arduo. Varias veces consideraron dejar atrás la agricultura, dijo Sandher. En 1995, frustrado y para entonces casado, Sandher decidió replantar todo el huerto. En ese momento, el gobierno provincial ayudó a subsidiar proyectos de replantación.

Para entonces, a lo largo de los años, Hartman había enseñado a los hermanos acerca de los rociadores químicos y la horticultura, y se percató de que sus tres hijos no tenían interés alguno en la agricultura. Un apretón de manos bastó para sellar el trato, accedió a vender la finca a los Sandhers sin recibir pago alguno durante 12 años.

Eventualmente, los Sandhers encontraron el éxito y se expandieron. La familia comenzó su propio vivero en 1994, comenzó a cultivar cerezas en 2000, construyó una planta empaquetadora de cerezas en 2006 y una planta empaquetadora de manzanas en 2016, mientras extendían la superficie cultivada. También crearon sus propias marcas de cerezas, Big Hat y Kushi, que en punjabi significa “feliz”.

Bill Sandher y su familia comercializaron sus cerezas de exportación como Kushi, la palabra punjabi para “feliz”. A la izquierda está su hijo Gurtaj, que ayudó a desarrollar la marca. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Bill Sandher no estaba seguro de invertir hace cinco años, dado que sus dos hijos al alcanzar su adolescencia mostraron más interés en el hockey y el baloncesto que en la agricultura. Actualmente, a sus 20 años, todos están a bordo.

Una de las razones que les instó a quedarse, según los hermanos, es el hecho de que su padre los escucha y les permite tomar decisiones, algo que no todos los ancianos indo-canadienses hacen, dijeron. Convencieron a su padre de que comprara equipos de clasificación óptica Unitec y dos plataformas de huertos europeos.

Su madre y la esposa de Bill, Sukhi Sandher, también se involucra casi todos los días en el negocio.

“Mi madre también es genial en esto”, dijo Gurtaj, el hijo mayor de Sandher.

Bill Sandher y sus hijos Gurtaj, a la izquierda, y Prabtaj, con su finca en crecimiento y su planta empaquetadora al fondo. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Sandher admite haber trabajado duro, pero no cree que él u otros punjabis sean los únicos. “Hay muchos que trabajan duro”, dijo. “Hay muchas personas inteligentes. Lo cual no quiere decir que vayan a tener éxito en los negocios “.

Hasta el día de hoy, Sander atesora la confianza y la amabilidad de Hartman, el hombre que le vendió su primer huerto y selló el pacto con un apretón de manos, como los ingredientes fundamentales en el éxito de su familia.

“Esa fue mi suerte”, dijo. “No era inteligente. Yo no era particularmente especial”.

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario