Poda después del daño por frío

Después de las heladas severas, el tiempo se vuelve crítico para eliminar las ramas lesionadas.


Este artículo apareció originalmente en la edición del 1 de febrero de 2020 de la revista Good Fruit Grower: Pruning after cold damage


Después del frío extremo de pleno invierno en el extremo suroeste de Michigan en 2019, estas ramas de durazno de 1 año de edad, cortadas en sección transversal, muestran un importante oscurecimiento en el tejido xilemático. Esta es una señal de lesión grave, que ocurrió en enero después de que las temperaturas alcanzaran alrededor de menos 20 grados Fahrenheit. (Cortesía de Bill Shane, Extensión de la Universidad Estatal de Michigan)

Después del frío extremo de pleno invierno en el extremo suroeste de Michigan en 2019, estas ramas de durazno de 1 año de edad, cortadas en sección transversal, muestran un importante oscurecimiento en el tejido xilemático. Esta es una señal de lesión grave, que ocurrió en enero después de que las temperaturas alcanzaran alrededor de menos 20 grados Fahrenheit. (Cortesía de Bill Shane, Extensión de la Universidad Estatal de Michigan)

Después del gélido clima invernal, con las fuertes olas de frio que afectaron el suroeste de Michigan el invierno pasado, los productores de árboles frutales deberían comenzar a pensar rápidamente en la poda. El momento y la magnitud de la poda pueden ayudar a mantener sus huertos en buen estado en el futuro, según Bill Shane, especialista de extensión de árboles frutales senior en el Centro de Investigación y Extensión del Suroeste de Michigan de la Universidad Estatal de Michigan en el condado de Berrien.

Para los árboles que ya están luchando por recuperarse del daño por el frío, el mejor momento para podar es generalmente en la primavera, entre el hinchamiento de las yemas y la floración, dijo. La poda demasiado tarde o demasiado temprano en realidad puede causar más daño que beneficio, especialmente en árboles muy jóvenes y árboles muy viejos que han acumulado daños a lo largo de los años y ya no tienen un alto nivel de reservas.

Los productores a veces retrasan la poda después de un evento de frío extremo porque primero quieren evaluar la carga frutal antes de hacer cualquier corte, pero Shane advierte sobre ese enfoque.

“El problema es que a medida que avanzamos cada vez más en el periodo de crecimiento, se vuelve más difícil en un árbol, que básicamente se prepara para una cantidad determinada de hojas que sostengan ese árbol”, afirmó. La poda tardía altera ese equilibrio y añade estrés sobre los árboles ya asediados.

Del mismo modo, la poda demasiado temprana puede ser perjudicial, especialmente en árboles jóvenes y viejos.

“El año pasado, vimos un deterioro considerable de los árboles donde los productores habían retrasado un poco el tiempo de poda en sus parcelas”, dijo Shane. “Si podas muy temprano, eso tiende a despertar un poco el árbol. Por lo tanto, si estás avanzando hacia la poda de febrero cuando el árbol está latente, y luego llega otra fuerte ola de frío, ese árbol será más propenso al daño invernal”.

La otra gran pregunta es cuánto podar. Una forma de ayudar a determinar el alcance del daño por frío es cortar en una rama y mirar el tejido dentro, dijo. El tejido marrón oscuro indica una lesión grave, el marrón claro revela una lesión menor y una de color crema o verde claro significa tejido sano.

“Esto proporciona a los productores la oportunidad de evaluar un poco sus árboles”, afirmó. Combinado con la información sobre las temperaturas experimentadas, pueden hacer una buena estimación sobre donde podrían querer podar.

El oscurecimiento de los tejidos es una buena indicación, pero no es el único criterio, coincidió Mark Longstroth, educador en frutas en la Extensión de la Universidad Estatal de Michigan. Sugirió que otra opción para evaluar el daño después de un episodio gélido es recoger algunos esquejes, particularmente justo por encima de la línea de nieve donde se asienta el frío, y llevarlos adentro, colocándolos en agua, para ver si se hinchan las yemas.

Al igual que con el momento, Shane aconsejó a los productores que eviten podar demasiado o muy poco. “Los productores se han metido en problemas cuando miran un árbol en el verano y dicen: ‘Bueno, no tengo una carga de cosecha este año, así que como he querido reducir la altura de este árbol, esta es la oportunidad perfecta’”, manifestó.

Sin embargo, ese tipo de poda intensa agrava en gran medida el proceso de curación normal de un árbol en recuperación. Los productores deben limitar la poda posterior a los daños a no más de una cuarta parte de las ramas del árbol, dijo Shane.

Longstroth también advirtió sobre la poda drástica, aunque tiene la impresión de que podría extenderse hasta un tercio de un árbol dañado por el frío. De cualquier manera, señaló, está muy lejos de la antigua práctica de podar todas las ramas viejas del piso de un árbol de durazno muy dañado por el frío y tratar de hacer crecer nuevas ramas a partir del tronco. “Esa forma es demasiado drástica”, afirmó.

En el otro extremo de la balanza, los productores pueden verse tentados a evitar la poda por completo en los árboles que no producirán. Esa es una mala idea, dijo Longstroth. “Básicamente, lo que sucede es que tu zona de fructificación solo se mueve tres pies más alto hacia el aire, y no quieres eso, por lo que deben podarse”, señaló.

Shane coincidió en que la poda siempre es crítica, y señaló que permite que la luz se infiltre y promueva los brotes fructíferos del próximo año.

“A veces, los productores se enfrentan a menos ingresos durante el año porque no hay mucha cosecha debido al daño invernal, pero si van a seguir con ese bloque a largo plazo, necesitan realizar al menos la mínima cantidad de poda necesaria”, dijo.

Con la poda, se trata de evitar los extremos tanto de tiempo como de extensión, concluyó Shane. “Trata de no intensificar el estrés en ese árbol cuando es más vulnerable y haz lo que sea mejor para la salud del árbol”, afirmó.


Qué hacer con el agrietamiento del tronco

La rajadura en troncos, como se ve aquí en un árbol de durazno, puede ocurrir después de eventos de frío invernal extremo. (Cortesía de Bill Shane, Extensión de la Universidad Estatal de Michigan)

La rajadura en troncos, como se ve aquí en un árbol de durazno, puede ocurrir después de eventos de frío invernal extremo. (Cortesía de Bill Shane, Extensión de la Universidad Estatal de Michigan)

El frío extremo puede hacer que los troncos se partan, pero los productores pueden ayudar a que el árbol se recupere, dijo Bill Shane, especialista de extensión de árboles frutales senior de Extensión de la Universidad Estatal de Michigan.

“Si sabe que ha pasado por un episodio de bajas temperaturas, con frecuencia puede detectar el agrietamiento en las primeras etapas (a los pocos días de que ocurra) y simplemente use pequeños clavos para fijar la corteza. Eso ayuda bastante”, afirmó.

Shane sugirió que se realice una pequeña cirugía cuando han pasado varias semanas desde que se produjo la rotura, y el tejido expuesto debajo de la corteza ya se secó.

“En ese momento, puede usar un cuchillo, como un cuchillo de linóleo, para recortar la corteza que se está despegando y enrollando hacia arriba, dejando la corteza que está cerca del tejido subyacente”, dijo. “Esto ayuda al proceso de cicatrización al alentar el desarrollo del tejido calloso a partir de los bordes de la corteza en buen estado”.

Una vez hecho esto, las pulverizaciones en el tronco deben usarse para frenar a los insectos, como los barrenadores de duraznos y de cornejos, que favorecen las áreas rugosas y muertas en los troncos.

—por Leslie Mertz

Sobre el Autor

Good Fruit Grower

Good Fruit Grower is the essential resource for the tree fruit and grape growing industry. Keep up to date by following us on twitter or signing up for the bimonthly eFlash newsletter.

Escribir un comentario