Un injerto fuera de lo habitual

Robert Brown III, trae puesto un abrigo azul en el extremo izquierdo mientras explica su injerto de castor, que se muestra en primer plano, a los visitantes de su finca en Rochester, Nueva York, como parte de la reunión anual de la International Fruit Tree Association en febrero. (Ross Courtney/Good Fruit Grower)

Productor de Nueva York que experimenta con injertos de castor, comparte la técnica durante la gira de IFTA.

Este artículo apareció originalmente en la edición del 15 de abril, 2019 de la revista Good Fruit Grower.

En un espacioso bloque de manzanas con raíces plantadas hace casi 30 años, el productor Robert Brown III está probando algo nuevo. Él reconoce que parece un poco extraño, como si los trabajadores con sierra de cadena comenzaran a cortar cada árbol pero cambiaran de opinión a la mitad de cada uno.

Brown, socio gerente de Orchard Dale Fruit Co. cerca de Rochester, Nueva York, está experimentando con injertos de castor, serrando profundamente en troncos establecidos e injertando madera de Honeycrisp en el banco expuesto, como una forma de cambiar a medias sus viejos cultivares de Jonagold.

“No necesitábamos esta variedad pero no queríamos arrancarla”, le dijo Brown a los productores que visitaron su finca durante la parte del recorrido de la reunión anual de febrero de la International Fruit Tree Association, en Rochester. La técnica impresionó y se convirtió en uno de los temas sorpresa principales.

“Nunca en mi vida había visto o escuchado de ellos”, dijo Sarah Lott Zost, de Bonnie Brae Fruit Farms, de Gardners, Pensilvania, quien comparte algunas de las partes más interesantes de la conferencia durante una mesa redonda. “Fue algo completamente único para mí”.

Brown utiliza la técnica en varios lugares, después de aprender sobre ella durante una presentación anterior de IFTA acerca de Nueva Zelanda.

Sin embargo, le mostró a los visitantes de la IFTA de febrero un bloque de 2 acres con raigambres de Malling 9 plantados en espacios de 13 por 6 pies. El objetivo: llevar al nuevo vástago en árboles de triple retoño para crear un bloque de alta densidad de aproximadamente 1,600 a 1,700 retoños por acre.

Una vez que las nuevas ramas estén sanas y fuertes, sus cuadrillas cortarán el resto del tronco sobre la unión del injerto y las ramas del injerto al otro lado del banco, creando retoños triples en cada lado para un total de seis en total.

La técnica logra el mismo propósito que dejar una rama de brote grueso sobre un injerto para absorber parte de la energía del árbol mientras se establece el nuevo vástago. En su caso, sin embargo, los brotes existentes estaban a aproximadamente 4 pies del suelo, demasiado altos para usarlos como brotes con un injerto tradicional, dijo. El injerto de castor proporcionó una mejor posición de inicio para la producción de varias directivas.

A pesar de algunos desafíos, incluido el daño del invierno, hasta el momento ha tenido bastante suerte con los injertos de castores, dijo.

Un injerto de castor consiste en utilizar una sierra de cadena para cortar a la mitad o más a través del tronco de un árbol establecido y usar el banco sobrante para injertar nueva madera del vástago. Brown tiene como objetivo convertir este espacioso bloque Jonagold en raigambres Malling 9 de 30 años de edad en un huerto de Honeycrisp de múltiples líneas y alta densidad. (Ross Courtney/Good Fruit Grower)

Recomendó usar la técnica en troncos más gruesos y mantener el lado oeste del árbol libre de competencia para permitir la entrada de mucha luz solar. En los tocones grandes con una gran cantidad de caballos de fuerza, no presione demasiado los nuevos injertos en el otoño, para asegurarse de que permanezcan inactivos durante el invierno. En su primer año, sus árboles sufrieron algunos daños de invierno. Es posible que utilice aerosoles de cobre para inducir la latencia este año, dijo.

La creación de los injertos tomó menos tiempo y trabajo de lo que esperaba. En mayo, cuadrillas de cuatro personas trabajaron juntas, algunas con sierras de cadena para hacer el banco, seguidas de un aplicador de injertos y luego alguien más pintó y colocó cinta adhesiva, cubrieron ocho filas por día. Para aplicar herbicidas para las malas hierbas, utilizaron un rociador con capucha.

En general, recomendó tener paciencia mientras se toman los injertos, y asegurarse de mantener sana la mitad establecida del árbol mientras se espera.

“Uno tiene que asegurarse de mantener todo vivo al hacer esto”, dijo.

Brown lideró la carga, pero, actualmente, otros productores del oeste de Nueva York están experimentando con injertos de castores, dijo Mario Miranda Sazo, horticultor del Programa de Frutas del Lago Ontario de la Extensión Cooperativa de la Universidad de Cornell. Conoce a tres que hicieron el injerto en 2018, y dos más con los mismos planes este año.

Miranda Sazo y los productores aún están trabajando en las mejores prácticas, especialmente con respecto a cuándo cortar la segunda mitad del tronco.

Brown probó por primera vez los injertos de castor en la primavera de 2017 y cortó los troncos en abril y mayo del año siguiente. En algunos casos, los árboles la presión de los árboles fue demasiada y los injertos fallaron. Esta vez, planean esperar hasta el final del segundo año para eliminar el resto del tronco. Así, algunos de sus árboles injertados en la primavera de 2018 no perderán la segunda mitad de sus troncos hasta mayo de 2020, dos años después del injerto.

Además, Brown experimentó una lesión por frío el año después de su primer injerto de castor; él y Miranda Sazo no están seguros de si eso está relacionado con los injertos de castores.

Por otra parte, no están seguros si la técnica tiene sentido económico en general. Puede ayudar a un productor a comenzar a producir rápidamente después de cambiar las variedades, pero puede bloquearlos en una densidad dispersa a pesar de los costos adicionales que conlleva un sistema de brotes múltiples, como los enrejados y el riego por goteo.

“Todavía hay mucho que aprender para que la técnica de injerto de castor sea un éxito completo”, dijo Miranda Sazo. “Es un proyecto en curso y aprenderemos mucho más en 2019.”

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario