Variedades exclusivas pueden beneficiar a todos los productores

La industria une esfuerzos en busca de la mejor forma de manejar un número creciente de variedades exclusivas.

Los trabajadores en la granja Green Acre Farms en White Swan, Washington, siembran en abril manzanos de tipo Scilate, los cuales producen la manzana de la marca comercial Envy. Los viveros estiman que en 2018 un 40 por ciento de los nuevos terrenos se sembraron con nuevas variedades, lo cual motivó a los gremios a pensar sobre cómo investigar, apoyar y comercializar colectivamente una fruta que no todos pueden sembrar. (Ross Courtney/Good Fruit Grower)

Esta historia se publicó originalmente en el ejemplar de Good Fruit Grower de junio de 2019.

La manzana Jazz podría hacerse de un lugar en la lista de las 10 más vendidas de la Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington y así dejar atrás la categoría de “otras”. La Asociación Internacional de Árboles Frutales ha hablado sobre las manzanas SweeTango y Smitten durante sus giras. La Comisión de Investigación de Árboles Frutales del Estado de Washington está pensando colaborar con los propietarios de variedades de tipo club para financiar algunos proyectos.

A medida que aumenta el número de variedades privadas que constituyen la cartera de árboles frutales, los gremios de la industria que apoyan a los productores buscan un equilibrio entre la colectividad y la exclusividad para así reconocer la importancia cada vez mayor de las variedades de tipo club de forma que se respete a aquellos que no pueden cultivarlas.

“Estamos conscientes de ello y nos encontramos en el proceso de idear varias formas de abordar este tema que tomen en cuenta las necesidades de todos los miembros de la industria”, apuntó Ines Hanrahan, directora ejecutiva de la comisión investigadora.

Hasta ahora, las variedades de tipo club no han causado mucho revuelo, pero eso está cambiando. Tan solo en 2018, un 40 por ciento de los nuevos terrenos en Washington destinados a manzanas, fue sembrado con variedades de tipo club, de acuerdo con una encuesta levantada en viveros. Eso implica grandes cambios en el perfil de variedades del estado dentro de tres años, cuando esos árboles comiencen su producción.

“Quiero tener un plan listo”, afirmó Hanrahan.

Financiamiento para la investigación

A medida que se acerca el 50 aniversario de la Comisión de Investigación de Árboles Frutales, esta dicotomía está en boca de los comisionados. Por una parte, el grupo ha rechazado propuestas de investigación por enfocarse demasiado en productos patentados, informó Hanrahan. Algunas de ellas han involucrado variedades de tipo club, pero también productos.

Sin embargo, si los comisionados piensan que los productores en general podrían aprender algo de las variedades de tipo club, las financian, aseguró Hanrahan. Por ejemplo, la comisión ha comenzado a financiar un proyecto de tres años por 267,000 USD, dirigido por David Rudell y Jim Mattheis, investigadores del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos en Wenatchee, Washington, para explorar las tendencias dañinas del dióxido de carbono y desarrollar mejores prácticas de almacenamiento para una multitud de variedades. Entre ellas está la WA 38, la manzana de la Universidad Estatal de Washington que será vendida con el nombre comercial Cosmic Crisp, y varias variedades de tipo club que se sabe son sensibles al CO2.

Hanrahan y la comisión también buscan ejemplos de financiamiento colaborativo en otras partes del mundo, inclusive en Nueva Zelanda, hogar de ENZA, empresa dueña de los derechos mundiales de las variedades Jazz, Envy y Pacific Rose, tres de las variedades tipo club más vendidas de Washington.

En otras ocasiones, los titulares de licencias de tipo club han recurrido a financiar sus propias investigaciones y han compartido sus resultados con la industria. ENZA pagó por un proyecto sobre la extinción de brotes y compartió los resultados con otros productores, indicó Rick Derrey, coordinador de ENZA para Norteamérica. La empresa también pagó por los modelos de simulación del crecimiento de polen en tubos a cargo de investigadores de Virginia Tech.

Mientras tanto, los productores de ENZA pagan por las evaluaciones de la comisión de investigación, como todo el mundo. “Si es lo que le conviene a todos, es lo que nos conviene a nosotros”, afirmó Derrey.

Las variedades de tipo club como SweeTango, vista aquí después de la cosecha de agosto en Quincy, Washington, juegan un papel fundamental en la cartera de cultivares de la industria frutícola. (TJ Mullinax/Good Fruit Grower)

Presentaciones y giras

La Asociación Internacional de Árboles Frutales es famosa por sus giras educativas alrededor del mundo. Por lo general, los mismos miembros de la junta local de la región que recibe la gira organizan las visitas. Aunque piensan cuidadosamente antes de organizar un evento demasiado exclusivo, no pueden ignorar los huertos con variedades de tipo club, indicó Lisa Jenereaux, presidente de la Asociación Internacional de Árboles Frutales y productora de Nueva Escocia, Canadá.

“Ahora esto forma parte de la industria de la manzana”, declaró.

Durante la gira del verano de 2017, el productor de Michigan Mike Wittenbach les dijo a los asistentes que recientemente había sembrado manzanas SweeTango, una variedad patentada por la Universidad de Minnesota, y figuraba dentro de sus planes añadir Smitten, otra variedad de tipo club de Nueva Zelanda. No entró en pormenores de índole hortícola de cómo crecen, pero discutió cosas que los productores deben tomar en cuenta si quieren unirse al juego de las variedades de tipo club, inclusive el tiempo a dedicarles, los periodos de cosecha y la demanda del mercado.

Además, las personas pueden aprender de variedades que no tienen, señaló Jenereaux. Pocos horticultores de Nueva Escocia producen manzanas Fuji, pero ella de todas formas está atenta cuando están de gira en otras regiones. No puede sembrar la WA 38, pero tiene Cortlands; ambas tienen hábitos de crecimiento con dominancia apical. Aunque la polilla oriental de la fruta no representa una amenaza para Nueva Escocia, ella quiere aprender sobre esta plaga.

“No todos tenemos las mismas cosas”, aseguró.

Distorsión de cifras

La Asociación de Árboles Frutales del Estado de Washington compila las estadísticas estatales de la industria. Las variedades de tipo club también han afectado estas cifras.

Por ejemplo, de las 133 millones de cajas de manzanas de Washington enviadas en 2017 y 2018, unas 448,000 fueron manzanas Jonagold —tan solo un 0.3 por ciento. Pero Jonagold está en la lista de las 10 variedades monitoreadas por separado, la cual con frecuencia se confunde con una lista de las 10 más vendidas.

Las ventas de las manzanas Jazz, una variedad registrada por ENZA, ascendieron a más de 1.3 millones de cajas, más del doble, aunque se incluyen en la categoría de “otras” porque los expedidores de variedades de tipo club probablemente ya saben cuánto venden, indicó Jon DeVaney, presidente de la asociación.

Las variedades de tipo club como SweeTango, vista aquí después de la cosecha de agosto en Quincy, Washington, juegan un papel fundamental en la cartera de cultivares de la industria frutícola.

Además, la organización, con sede en Yakima, reserva el puesto de la Jonagold en la lista para la WA 38, una variedad controlada que está disponible exclusivamente para todos los productores de Washington, informó DeVaney. La industria se encuentra en preparativos para producir grandes cantidades de esta manzana.

Los otros esfuerzos de la organización, tal como los esfuerzos educativos relacionados con la inocuidad alimentaria y el cabildeo del gobierno estatal, no cambian con las variedades, aclaró DeVaney.

Comercialización de exportaciones

En lo que se refiere a las promociones de exportación, la Comisión de Manzanas de Washington planea mantenerse alejada de las variedades registradas, aunque el grupo tiene permiso para hacer promociones de forma limitada, informó Todd Fryhover, presidente de la comisión basada en Wenatchee que es responsable por la comercialización colectiva de manzanas de Washington en el mercado internacional.

A medida que las variedades de marca acaparan un mayor segmento del mercado de manzanas de Washington, el personal de la comisión le ha preguntado con frecuencia al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos si pueden usar fondos del Programa de Acceso al Mercado (“Market Access Program” o MAP) para promover las variedades de tipo club en otros países. La respuesta más reciente es afirmativa, informó Fryhover. Si ya tienen planificada una promoción de variedades no registradas, como ofrecer muestras en las tiendas, podrán añadir una variedad registrada a la promoción con los fondos del MAP si lo solicita el minorista. La comisión por lo general compra las manzanas que emplean como muestras.

Sin embargo, la comisión optó por no hacerlo en este caso, informó Fryhover. Las variedades registradas todavía no han alcanzado ventas lo suficientemente altas para publicitarse, mientras que la demanda por las variedades de tipo club, o incluso los costosos cultivares públicos como las manzanas Honeycrisp, es lo suficientemente alta en los Estados Unidos que no necesitan ayuda para su exportación. Al mercado internacional por lo general le gustan las variedades comprobadas de Washington, concretamente Red Delicious, pero en menor grado Gala y Fuji.

“Mientras más podamos ayudarlas a comercializarse en el exterior, más se beneficiará el mercado nacional”, aseguró Fryhover.

Siendo la excepción la WA 38, cuando los manzanos sembrados comiencen a producir, afirmó Fryhover. La comisión comercializará esa variedad en el extranjero.

“La Cosmic Crisp será un caso interesante”, concluyó.

Sobre el Autor

Ross Courtney

Ross Courtney is an associate editor for Good Fruit Grower, writing articles and taking photos for the print magazine and website. He has a degree from Pacific Lutheran University. -- Follow the author -- Contact: 509-930-8798 or email.

Escribir un comentario