Consejos sobre espalderas y entrenamiento para las peras

Los productores de pera de Oregón organizan un día de campo previo a la cosecha y comparten consejos para construir y gestionar sistemas de espalderas.


Este artículo apareció originalmente en la edición del 1 de febrero de 2020 de la revista Good Fruit Grower: Trellising and training tips for pears


Durante una demostración de construcción de espalderas en Dahle Orchards cerca de Mount Hood, Oregón, en agosto, un equipo instala un poste de pino “lodgepole” de 14 pies (4.2 metros) utilizando una excavadora con un accesorio vibratorio tipo Ho-Pac. Caleb Rice, propietario de la máquina, dijo que soldaron un disco de 6 pulgadas (15 cm) a una placa y luego atornillaron la placa al Ho-Pac, para evitar que los postes se resbalaran. (Jonelle Mejica/Good Fruit Grower)

Durante una demostración de construcción de espalderas en Dahle Orchards cerca de Mount Hood, Oregón, en agosto, un equipo instala un poste de pino “lodgepole” de 14 pies (4.2 metros) utilizando una excavadora con un accesorio vibratorio tipo Ho-Pac. Caleb Rice, propietario de la máquina, dijo que soldaron un disco de 6 pulgadas (15 cm) a una placa y luego atornillaron la placa al Ho-Pac, para evitar que los postes se resbalaran. (Jonelle Mejica/Good Fruit Grower)

Las necesidades de la industria de la pera son grandes: portainjertos enanizantes resistentes al frío, nuevas variedades para atraer a los consumidores, pero eso no frena a los productores para probar métodos de cultivo innovadores en sus huertos.

En el área de Hood River en Oregón, los productores están experimentando con modernos sistemas de espalderas que ofrecen los beneficios de mejorar la interceptación de luz y la cobertura de pulverización, al tiempo que aumentan las posibilidades de mecanización y admiten más portainjertos enanizantes en el camino.

“Hay un interés creciente en el uso de espalderas y formación de los perales en el área de Hood River”, dijo Ashley Thompson, profesora asistente de horticultura en la Universidad Estatal de Oregón y miembro del personal académico de árboles frutales de la Extensión de la OSU para los condados de Wasco y Hood River.

Thompson organizó una gira el agosto pasado que brindó a los asistentes la oportunidad de ver diferentes sistemas de espalderas para peras en dos huertas y aprender a instalar sistemas de espalderas de madera y de acero. Muchos productores en el área de Hood River están colocando espalderas, tanto en ángulo en V como con diferentes tipos de eje central, cuando eliminan sus viejos bloques de pera, dijo Thompson.

Debido a que los productores de pera no tienen acceso a portainjertos verdaderamente enanizantes, algunos productores también han tenido éxito al usar un sistema de dos ejes para controlar el vigor, dijo Thompson.

Sin importar el sistema, Thompson recomienda utilizar espalderas en bloques jóvenes desde el principio, en lugar de instalar espalderas en un bloque más antiguo.

“Es realmente fácil diseñar en exceso o en defecto su espaldera”, dijo Thompson. “Mantener (hileras a) 500 pies (150 metros) y colocar un poste cada 40 pies (12 metros), esa es una muy buena manera de mantener su sistema de espalderas bien diseñado”.

Más recomendaciones:

—Utilice postes de madera tratada de buena calidad (pino amarillo o pino “lodgepole”), de concreto o metálicos.

—Para las espalderas de madera, utilice postes de 5 pulgadas (12.7 cm) de diámetro. Son 50 por ciento más fuertes que los postes de 4 pulgadas (10.2 cm).

—Utilice postes de 12, 14 o 16 pies (3.7, 4.3 o 4.9 m). Los postes de diez pies (3 m) son demasiado cortos y los postes de 12 pies (3.7 m) son a menudo también demasiado cortos.

—Entierre un tercio del poste bajo tierra.

—Coloque su anclaje en un suelo sin alterar en un ángulo de 10 grados.

—Instale el alambre en el lado de barlovento de los postes.

—Asegúrese de que su poste final, el alambre y el suelo formen un triángulo equilátero.

Thompson está trabajando actualmente con Clark Seavert, economista agrícola de la OSU, para comprender la economía de las peras en alta densidad para los productores de Oregón, centrándose en la precocidad y la producción.

“En general, veo las espalderas como una tecnología que los productores pueden usar para adaptarse a los desafíos futuros que van desde problemas de mano de obra hasta el cambio climático”, dijo Thompson. “Podemos desarrollar sistemas donde sea más fácil recoger y podar a medida que la mano de obra se convierte en un problema más grande y costoso. También podemos usar espalderas para implementar mallas de sombreo o redes antigranizo. Son verdaderamente versátiles”.

En McCarthy Family Farm, cerca de Mount Hood, Oregón, Ashley Thompson, del profesorado de la Extensión de la OSU, dijo que el poste final de la espaldera, el alambre y el suelo deberían formar un triángulo equilátero con ángulos de 60 grados. (Jonelle Mejica/Good Fruit Grower)

En McCarthy Family Farm, cerca de Mount Hood, Oregón, Ashley Thompson, del profesorado de la Extensión de la OSU, dijo que el poste final de la espaldera, el alambre y el suelo deberían formar un triángulo equilátero con ángulos de 60 grados. (Jonelle Mejica/Good Fruit Grower)

Espalderas verticales o en V en McCarthy Family Farm

En McCarthy Family Farm, cerca de Mount Hood, Adam McCarthy compartió sus experiencias cultivando Bartlett y Red Anjou en sistemas de espalderas verticales y en V.

Desde una perspectiva de mano de obra, McCarthy dijo que prefiere la espaldera en V. “Con todo lo que estás haciendo, tu gente puede moverse más rápido”, señaló. “No tienen que colocar la escalera en el dosel. Pueden alcanzar del 60 al 70 por ciento desde el suelo en estos sistemas en V”.

Cuando se le preguntó sobre la formación de árboles, McCarthy dijo que le gusta ver una rama a unas 6 pulgadas (15 cm) por debajo del alambre, subiendo en un ángulo de aproximadamente 30 grados.

“La mayoría de las veces, esas ramas no están allí, y tienes que elegir tu mejor opción”, afirmó. A veces eso significa agarrar desde detrás y doblar la rama hacia el alambre, dijo. Él evita doblar las ramas más abajo del alambre, si es posible.

En su espaldera vertical, McCarthy espera hasta finales de mayo o junio para despuntar el eje central aproximadamente 3 pulgadas (8 cm) por encima del alambre, en un esfuerzo por lograr que el eje principal produzca la rama deseada 6 pulgadas (16 cm) por debajo del alambre. Y, dijo que normalmente cortan con ángulos pronunciados cerca de la punta. “Por lo general, emitirán una rama en un ángulo más plano el próximo año”, señaló.

En una entrevista de seguimiento, Thompson dijo que la investigación ha demostrado que formar ramas en un ángulo de 30 grados puede aumentar la floración y la formación de frutos al mismo tiempo que se controla el vigor de algunas variedades.

McCarthy usa ahora postes de pino “lodgepole” de 12 pies (3.7 m) con un diámetro de 4 a 5 pulgadas (10 – 12.7 cm) fijados a unos 3 pies (91 cm) en el suelo y con una separación de 30 a 35 pies (9.1 – 10.7 m), después de que fallaran los postes más pequeños bajo una fuerte carga de nieve.

Al instalar un sistema de espalderas, McCarthy aconsejó añadir al menos un año a las expectativas de producción. “Todo tiene que ir de acuerdo con el plan”, dijo. “Como todos saben en la agricultura, nada sale según el plan”.

Instalación de espalderas verticales en Dahle Orchards

Al final del camino en Dahle Orchards, Gabe Dahle mostró a los asistentes a la visita cómo instalar postes de madera y de acero y sujetar los alambres en el huerto de su padre. Las espalderas se instalaron en los bloques existentes de peras Gem, plantadas en hileras de 50 pies (15 m). Dahle, que trabaja para Orchard and Vineyard Supply, dijo que los árboles fueron plantados en 2018, antes de que su padre tomara la decisión de emplear espalderas.

“La mayoría de la gente no veía el beneficio de utilizar espalderas en un bloque existente”, dijo Dahle. “Solo ayudará a que los árboles entren en producción más rápido”.

Para el sistema de madera, el equipo de Dahle utilizó una excavadora con un compactador vibratorio de plato Ho-Pac para instalar postes de 14 pies (4.3 m) con una separación de 25 pies (7.6 m). “Eso está un poco cerca, pero no va a perjudicar en nada”, dijo Dahle.

Los postes desafilados, no puntiagudos que recomienda Dahle, se midieron y marcaron previamente para garantizar que cada uno se martillara 3 pies (91 cm) dentro del suelo.

Con los postes instalados, extendieron alambre clase 3, calibre 12.5, y lo sujetaron con grapas de 2 pulgadas (5 cm). El sistema de espalderas tenía cuatro alambres, y planean añadir otro cuando los árboles crezcan más.

Dahle a menudo recomienda a los productores usar espalderas de 11 pies (3.4 m). “He visto demasiadas espalderas de 9 pies (2.7 m) donde podrían haber pasado un alambre más y ahora no lo pueden hacer”, dijo Dahle. “En general, no cuesta mucho más ir un poco más alto”.

Thompson dijo que la cantidad de alambres depende realmente de la variedad y del ángulo de ramificación deseado. Por ejemplo, cuando las ramas de Anjou crecen cerca de la horizontal, producen más brotes y no suficientes yemas fructíferas, por lo que es preferible un ángulo de 30 a 45 grados, dijo.

Antonio Quintana con Mount Adams Fruit dijo que para ajustar su formación de árboles a un ángulo de 30 a 40 grados, necesitaban más alambres. Se han ido hasta nueve alambres en su sistema de espalderas en V.

Para promover que los brotes rompan cerca del alambre, Thompson sugirió realizar muescas en el eje central. “Sé que eso requiere mucha mano de obra, pero Antonio y la gente de Mount Adams, hacen muchas muescas para que esos brotes rompan en el lugar correcto, y han tenido mucho éxito con eso”, afirmó.

En Dahle Orchards en agosto, durante una demostración de construcción de espalderas organizada por la Extensión de la Universidad Estatal de Oregón, las cuadrillas instalan un poste de acero del sistema de espalderas con una plataforma que marca la profundidad correcta para el poste y ayuda a estabilizarlo cuando está en el suelo. Gabe Dahle, quien dirigió la demostración, dijo que prefiere las espalderas de acero sobre las de madera por una mayor durabilidad. “Donde hay mucha lluvia, los postes de madera no duran mucho”, afirmó. (Jonelle Mejica/Good Fruit Grower)

En Dahle Orchards en agosto, durante una demostración de construcción de espalderas organizada por la Extensión de la Universidad Estatal de Oregón, las cuadrillas instalan un poste de acero del sistema de espalderas con una plataforma que marca la profundidad correcta para el poste y ayuda a estabilizarlo cuando está en el suelo. Gabe Dahle, quien dirigió la demostración, dijo que prefiere las espalderas de acero sobre las de madera por una mayor durabilidad. “Donde hay mucha lluvia, los postes de madera no duran mucho”, afirmó. (Jonelle Mejica/Good Fruit Grower)

En una hilera adyacente, la cuadrilla instaló postes de acero para espalderas.

“El desafío con las espalderas verticales de acero es la estabilidad, porque no tiene esa pisada que tienen los postes de madera y no tiene el sistema de cruceta que tienen las espalderas en V”, dijo Dahle. Con los postes verticales de espalderas de acero, él incorpora plataformas para evitar que los postes se muevan hacia atrás y hacia adelante y asegurar que los postes entren a la profundidad correcta.

Al pasar el alambre metálico a través de los postes de metal, Dahle cubre el alambre con 8 pulgadas (20 cm) del aislante impermeable “Insul-Tube”.
Para una mayor durabilidad, Dahle apoya las espalderas de acero. Estimó que alrededor del 5 por ciento de los postes de madera fallarán a los 10 años y otro 5 a 10 por ciento a los 15 años. “Con el acero, realmente no hay mucha pérdida”, afirmó.


Conseguir huertos favorables para el uso de plataformas

Una plataforma construida en una granja que ha aumentado la eficiencia en bloques de peras con sistemas de espalderas verticales y en V en McCarthy Family Farm, cerca de Mount Hood, Oregón. “Con alrededor de 200 USD en interruptores y cableado, lo hicimos de manera que podamos conducir desde la plataforma”, dijo Adam McCarthy. (Jonelle Mejica/Good Fruit Grower)

Una plataforma construida en una granja que ha aumentado la eficiencia en bloques de peras con sistemas de espalderas verticales y en V en McCarthy Family Farm, cerca de Mount Hood, Oregón. “Con alrededor de 200 USD en interruptores y cableado, lo hicimos de manera que podamos conducir desde la plataforma”, dijo Adam McCarthy. (Jonelle Mejica/Good Fruit Grower)

Uno de los beneficios de las espalderas es una mayor eficiencia, y las plataformas ofrecen una de las oportunidades para alcanzar mejores resultados.

“Las plataformas suponen eficiencia”, dijo Adam McCarthy, productor de peras del área de Mount Hood. “Para el raleo y la formación de árboles en estos bloques, prefiero tener la plataforma más que las escaleras”.

La familia McCarthy construyó su propia plataforma, utilizando un chasis comprado en el Medio Oeste y añadiendo un motor de 12 voltios al volante para crear una plataforma controlada por el operador.

Con el uso de la plataforma, casi han duplicado su eficiencia de poda y raleo, dijo McCarthy. El mayor desafío es obtener una velocidad de desplazamiento constante.

Está trabajando con la Universidad Estatal de Oregón para desarrollar parámetros que ayudarán a determinar cómo los trabajadores están realmente utilizando la nueva tecnología para aumentar su eficiencia.

Mike McCarthy, el padre de Adam, dijo que sus empleados también están contentos con la plataforma. “A los trabajadores realmente parece gustarles”, señaló. “Es menos trabajo que subir y bajar la escalera y luego moverla. Continúan y se centran en la tarea”.

—por Jonelle Mejica

Sobre el Autor

Jonelle Mejica

Jonelle Mejica joined the Good Fruit Grower staff in 2018 as a writer and copy editor for online and print stories. She holds a bachelor's degree in journalism and has more than 10 years of experience writing for the agriculture industry.

Connect with the author: Phone: (509) 853-3512 -- Email

Escribir un comentario