Contratando y reteniendo a los trabajadores hispanos

Foto 1: Algunos de los trabajadores Hispanos altamente calificados que actualmente trabajan en huertos de producción de manzanas en Nueva York. (Fotos cortesía de Mario Miranda Sazo)

Aunque los fruticultores han plantando huertos de alta densidad que requieren una cantidad de trabajo significante, todavía muchos de ellos no tienen un equipo de producción frutícola confiable, altamente calificado, y comprometido, que pueda expandir y apoyar el crecimiento de sus negocios en la próxima década.

Foto 1: Algunos de los trabajadores Hispanos altamente calificados que actualmente trabajan en huertos de producción de manzanas en Nueva York. (Fotos cortesía de Mario Miranda Sazo)

Foto 1: Algunos de los trabajadores Hispanos altamente calificados que actualmente trabajan en huertos de producción de manzanas en Nueva York. (Fotos cortesía de Mario Miranda Sazo)

By Mario Miranda Sazo

Aunque los fruticultores han plantando huertos de alta densidad que requieren una cantidad de trabajo significante, todavía muchos de ellos no tienen un equipo de producción frutícola confiable, altamente calificado, y comprometido, que pueda expandir y apoyar el crecimiento de sus negocios en la próxima década.

Mario Miranda Sazo

Mario Miranda Sazo

Poder encontrar, atraer, y retener a la gente indicada es un desafío muy competitivo y es clave para el crecimiento de la compañía frutícola y para poder seguir compitiendo en un mercado más globalizado. Formar un equipo de gente que apoye el desarrollo de nuevas oportunidades de negocios no es tan fácil, pero formar uno con la gente equivocada, puede llegar a ser un error muy costoso y catastrófico.  Las compañías frutícolas innovadoras entienden y saben muy bien, que es mucho más barato desarrollar un equipo frutícola altamente calificado y motivado, que tratar de formarlo con gente nueva y de poca experiencia cada año. Al desarrollarse el equipo frutícola desde adentro, los trabajadores se motivan aún más y los administradores de huertos lideran y ejecutan sus trabajos al más alto nivel, toman decisiones buenas en forma independiente, y desarrollan sus propios métodos de cómo mejorar aún más las operaciones del huerto, incluyendo la plantación de árboles, la poda, el raleo manual, y la cosecha (Foto 1).

Foto 2: Grupo de trabajadores Hispanos que atendieron un tour frutícola organizado por Cornell el día 13 de Agosto, 2016. (Fotos cortesía de Mario Miranda Sazo)

Foto 2: Grupo de trabajadores Hispanos que atendieron un tour frutícola organizado por Cornell el día 13 de Agosto, 2016.

Formando el Equipo

Crear un equipo de producción frutícola que funcione al más alto nivel es desafiante bajo cualquier circunstancia, pero cuando el equipo que usted esta tratando de formar mezcla distintas culturas, usted debe saber cómo mezclar los talentos y las expectaciones culturales, y al mismo tiempo, disminuir las barreras de comunicación. Probablemente su comunicación se puede complicar aún más, si usted decide incorporar el uso de una nueva tecnología, y no es completamente capaz de explicar los beneficios de su uso a sus trabajadores Hispanos.

Debe saber cómo actuar, capitalizar, y ejecutar las nuevas oportunidades que se presenten en este complicado y volátil mundo laboral. Pero también es esencial para usted y sus equipos, que aprendan rápido, que estén al día con el desarrollo de nuevos eventos, para poder así permanecer a la vanguardia con la competencia. Todo esto puede solamente suceder si usted cultiva relaciones de trabajo muy cercanas y sólidas con sus trabajadores Hispanos más destacados. De esta forma, podrá formar equipos de producción frutícola altamente calificados dentro de su compañía.

Aunque no existe un secreto único para formar un equipo frutícola perfecto y exitoso, si puedo reconocer un detalle en los fruticultores más exitosos que emplean trabajadores Hispanos en sus compañías: comunicación. Uno de los cambios más grandes que usted puede hacer es establecer una comunicación básica en español en el huerto. Debe aprender a decir: buenos días, ¿cómo está hoy?, no importando que tan mala o buena sea su pronunciación en español. También puede decir unas pocas palabras en Español y sonreír al mismo tiempo – hágalo con franqueza! Cuando usted o yo sonreímos con sinceridad, la calidez del gesto fortalece su comunicación.

Cuando me solicitan servir como intérprete para una reunión entre un fruticultor y sus trabajadores Hispanos, frecuentemente la primera pregunta que los trabajadores le van a preguntar a su patrón es, ¿le gusta el trabajo que he hecho?, o ¿cómo lo estoy haciendo? Aunque el fruticultor puede haber justo finalizado y mencionado un listado de cosas que se han hecho bien y algunas que necesitan mejorarse, trabajadores Hispanos necesitan un contacto cercano, un entrenamiento hortícola, y una crítica constructiva – ya sea positiva o negativa – de su patrón o administrador de huerto. Algunos fruticultores realizan un buen trabajo en este aspecto, sino casi a diario, al menos conmigo cuando estoy disponible y sirvo como intérprete.

Usted, el productor frutícola, debe saber mostrar un real interés por el bienestar de sus trabajadores y regularmente preguntar algunos de los ejemplos mencionados más arriba. Este tipo de atención cuando se comunica en español crea una “relación” entre usted y el trabajador de huerto, con el resultado que el trabajo de huerto recibe atención máxima. También se incrementa el compromiso de sus trabajadores con su compañía. Si trabaja duro en este aspecto de comunicación con sus trabajadores Hispanos, usted va a crear mejores relaciones de confianza de largo tiempo, y asi evitará tener que buscar y entrenar gente nueva cada año.

Los administradores de huerto Hispanos más exitosos son inteligentes, saben cómo tratar bien a la gente, pueden generar confianza y entusiasmo, disfrutan interactuando con otros fruticultores, saben los detalles de poda, raléo manual, y de cosecha, y confiablemente producen sus presupuestos y generan buenos resultados. Pero por sobretodo, los mejores administradores de huerto tienen algos, son curiosos, caminan el huerto regularmente, y pueden mirar un problema desde distintos puntos de vista. Sobresalen al movilizar y excitar a los trabajadores Hispanos y son claros respecto a los trabajos que deben cumplirse, y saben bien cuando hay que cambiar de dirección. Saben darse cuenta cuando una nueva técnica de poda puede ser más beneficiosa y la pueden convertir en una nueva herramienta de producción frutícola. Pueden descubrir una nueva necesidad y cambiar de curso para conseguir un mayor ingreso y mejores condiciones de trabajo para los trabajadores Hispanos.

Como sus equipos persiguen nuevas metas laborales (más cajas de fruta de alta calidad por persona por día cuando cosechando) y se esfuerzan para conseguir ésta o otros logros, los administradores de huerto tienen una idea clara de lo que es justo en términos de habilidades y capacidades, remuneración, comunicación, y de cómo los trabajadores se están comportando y colaborando.

Foto 3: Participantes del tour aprendieron técnicas de ramificación en un vivero. (Fotos cortesía de Mario Miranda Sazo)

Foto 3: Participantes del tour aprendieron técnicas de ramificación en un vivero.

Programa Frutal de Cornell para los trabajadores Hispanos

Cornell comenzó a ofrecer una serie de clases para los trabajadores Hispanos debido a una necesidad de entrenamiento básico en horticultura y manejo de plagas y enfermedades hace cinco años atrás. El primer año se impartieron los temas: ciclo de un árbol de manzana; poda en sistemas de eje vertical y espiral alto (spindle); y calidad y selección de fruta en el empaque.  Las siguientes clases ofrecieron  temas de cuidado de herramientas, como prevenir los accidentes más comunes, manejo de carga y del árbol, tipos de portainjertos, manejo del tizón de fuego, reconocimiento de plagas, uso de trampas, y emprendimiento. Este año, las escuelas de fruticultura para los Hispanos se llevaron a cabo en dos ranchos en los condados de Wayne y Orleans del estado de New York, en vez de realizarlas en oficinas de condado de Extensión de Cornell, con trabajo práctico de poda en el huerto. Además, Cornell organizó el primer tour frutícola de verano con empleados Hispanos en el Noreste el año pasado, y organizó un segundo tour frutícola éste verano recién pasado (Fotos 2 y 3).

Los tours han generado un espacio común y un sistema de interacción para los Hispanos en la zona del Lago Ontario de Nueva York. Los participantes completaron una encuesta este año y clasificaron el contenido y calidad de las presentaciones en forma muy positiva. Cuando se les preguntó citar las cosas que aprendieron en la escuela del 2016, sus respuestas incluyeron:

Aprendí a reconocer una yema floral de una vegetativa (Foto 4).

La importancia del riego en las plantaciones de alta densidad.

Porque el control de plagas es tan importante para conseguir fruta de calidad.

Foto 4: El autor explica a trabajadores Hispanos como diferenciar una yema floral de una vegetativa. (Fotos cortesía de Mario Miranda Sazo)

Foto 4: El autor explica a trabajadores Hispanos como diferenciar una yema floral de una vegetativa.

El concepto de añerismo (alternancia floral)

Y como la poda de precisión puede ayudar a mejorar el tamaño de fruta.

Varios de los participantes en este grupo han atendido al menos tres de las cinco escuelas ofrecidas en la zona, y muchos de ellos ahora están más familiarizados con los nuevos conceptos.

El éxito y futuro del programa de fruticultura para Hispanos de Cornell es prometedor. Los resultados preliminares – un aumento en la participación e interés, mayor nivel de comprendimiento del conocimiento entregado, y la solicitud de más conocimiento técnico y aplicado – justifican el desarrollo de más módulos de instrucción en las áreas de horticultura, negocios, liderazgo, y manejo de plagas y enfermedades en el futuro cercano.

Es un modelo que podría usarse en otras partes.

• Mario Miranda Sazo es un extensionista que se especializa en el manejo y mecanización de  huertos con el Programa de Fruticultura del Lago Ontario, Programa de Extensión de la Universidad de Cornell. Una versión de ésta columna apareció previamente en las Revistas Trimestrales de Nueva York y de Los Pequeños Productores de la Universidad de Cornell.

• Es un honor y privilegio proporcionarle lo último en horticultura y queremos saber de usted.  Damos la bienvenida a sus comentarios e ideas sobre lo que tenemos disponible en nuestro sitio web y lo que le gustaría ver en el futuro.  Estamos aquí para servirle.  Para sus comentarios o ideas, por favor comuníquese conmigo al 509-853-3515 o envíeme un correo electrónico a maria@goodfruit.com.

Sobre el Autor

Good Fruit Grower

Good Fruit Grower is the essential resource for the tree fruit and grape growing industry. Keep up to date by following us on twitter or signing up for the bi-monthly e-flash newsletter.

Escribir un comentario