Las granjas sanas necesitan productores sanos

Las herramientas para manejar el estrés tienen como objetivo ayudar a los agricultores a fomentar la resiliencia y tomar buenas decisiones en tiempos difíciles.


Este artículo apareció originalmente en la edición del 1 de marzo de 2020 de la revista Good Fruit Grower: Healthy farms need healthy farmers


Los estadounidenses reportan niveles epidémicos de estrés, y para los agricultores que enfrentan riesgos a causa de mercados difíciles, un clima impredecible, escasez de mano de obra y otros desafíos, el estrés puede ser severo.

Es por eso que la conferencia Mujeres en la Agricultura 2020 se centró en el manejo del estrés, el autocuidado y la atención plena como herramientas para desarrollar la resiliencia y mejorar la toma de decisiones bajo estrés. Las granjas saludables necesitan granjeros sanos y resilientes, señaló la organizadora, Margaret Viebrock de la Extensión de la Universidad Estatal de Washington.

Shauna Reitmeier

Shauna Reitmeier

Los expertos en control del estrés y atención plena (mindfulness) hicieron presentaciones por videoconferencia a los cientos de mujeres que asistieron a reuniones locales en todo el noroeste. Desde Minnesota, las trabajadoras sociales Shauna Reitmeier y Brenda Mack explicaron cómo las estrategias de autocuidado, como lo son dormir, hacer ejercicio, pasar tiempo con amigos y practicar la gratitud, reducen los efectos del estrés en el cuerpo y la mente. Luego, Sue Schneider de la Extensión de la Universidad Estatal de Colorado compartió cómo las estrategias de atención plena pueden cambiar nuestros cerebros para que sean menos reactivos al estrés.

Los grupos locales también tuvieron la oportunidad de discutir sus propias respuestas al estrés y desarrollar planes de acción para usar más herramientas de autocuidado y atención plena. Hablar juntos sobre la salud mental reduce el estigma y beneficia a toda la comunidad agrícola, señalaron los oradores.

“Tanto para hombres como para mujeres, el estigma de pedir ayuda está mejorando, pero aún queda camino por recorrer”, reiteró Reitmeier en la reunión de enero.

 

No actúe por su cuenta

Las mujeres agricultoras a menudo tienen tantas funciones —financiera, coordinadora, madre, veterinaria, mecánica— pero el estrés de tratar de complacer a todos puede ser abrumador, apuntó Reitmeier.

“Cuando estamos bajo estrés, puede ser tan debilitante que miramos nuestra lista de tareas y simplemente no sabemos cómo comenzar”, afirmó.

Brenda Mack

Brenda Mack

Para evitar llegar a ese punto, ella y Mack enfatizaron la importancia del cuidado personal, ponerse su propia máscara de oxígeno primero, por así decirlo, como base para ser más resistentes al estrés. Mack describió el cuidado personal como un taburete de tres patas. Dormir lo suficiente, beber suficiente agua y comer bien proporcionan el cuidado físico que necesitamos, junto con el ejercicio, el cual libera endorfinas que ayudan a nuestros cuerpos a procesar el estrés.

Las relaciones sólidas también sostienen el taburete.

“En momentos de estrés, a menudo queremos estar solos y escondernos en nuestras habitaciones debajo de las sábanas”, pero eso es contraproducente, afirmó Mack. “Las relaciones saludables y la conexión con los demás alimentan la resiliencia”.

Es posible que no tenga ganas de hablar sobre sus preocupaciones, pero simplemente reunirse con un amigo para tomar un café alivia el estrés, aseguró. Ella instó a todos en la audiencia a identificar a personas que los apoyan y a las que puedan recurrir en tiempos difíciles.

Reconocer cómo hablamos de nosotros mismos y cambiar el lenguaje negativo a uno positivo es la tercera pata en este modelo. En lugar de decir “soy un fracasado en la agricultura”, después de perder un cultivo, Mack sugirió, dígase a usted mismo: “hice lo mejor que pude, hice todo lo que estaba a mi alcance para obtener el cultivo”. Básicamente, trate de hablar consigo mismo como lo haría con un amigo, afirmó Reitmeier, y se encontrará mucho más compasivo. Ese pensamiento positivo sienta las bases para los sentimientos y las acciones positivas.

 

Atención plena y gratitud

El pensamiento positivo es más fácil de describir que de realizar, porque estamos programados para recordar cosas negativas, señaló Schneider. Es un instinto de supervivencia evitar ser comido por un tigre, declaró, y desencadena una respuesta de adrenalina. Pero con “tantos factores estresantes hoy en día, nuestros cerebros se atascan en ese lugar lleno de adrenalina”, señaló. “Nuestros cerebros no saben qué es el tigre y de qué no debemos preocuparnos tanto”.

Sue Schneider

Sue Schneider

Ella quiere ayudar a las personas a reprogramar esa respuesta al estrés en sus cerebros, reemplazándola por la atención plena. Se necesita práctica, pero detenerse repetidamente frente al estrés para respirar profundamente calmará la mente y el cuerpo, cambiando la forma en que reaccionamos bajo presión. Los estudios muestran que literalmente puede alterar la estructura de nuestros cerebros, afirmó.

“Podemos controlar nuestras reacciones, no los factores estresantes que están fuera de nuestro control”, afirmó. El estrés activa patrones de comportamiento: algunas personas se vuelven ocupadas y ansiosas, otras se retiran y se deprimen. Reconocer los resentimientos, como las preocupaciones o los miedos, en lugar de tratar de ignorarlos o rechazarlos, también puede ayudar a nuestros cerebros a procesarlos más rápido.

Practicar la gratitud también puede cambiar nuestra forma de pensar y hacernos más felices, dijeron todos los oradores. Los estudios muestran que escribir tres cosas buenas que suceden todos los días o escribir notas de agradecimiento puede ayudar a combatir el estrés y crear una nueva motivación para los cambios positivos de comportamiento, aseguró Schneider.

“Tiene un doble impacto. El receptor de la gratitud se siente más feliz, y el individuo que expresa gratitud siente más alegría y felicidad”, explicó Mack.

 

Romper el estigma

Reconociendo los altos niveles de estrés y suicidio en las comunidades agrícolas, hace aproximadamente un año y medio, la Universidad Estatal de Michigan (MSU) comenzó a desarrollar un programa de estrés agrícola destinado a crear conciencia y herramientas para los agricultores y quienes trabajan con ellos, informó Eric Karbowski, un educador de salud del comportamiento que dirige el programa de estrés agrícola para la Extensión de la MSU.

Eric Karbowski

Eric Karbowski

Muchas de las estrategias para el manejo de estrés y atención plena que comparte el programa son similares a las compartidas en el evento de Mujeres en Agricultura. Las estrategias de control del estrés en sí mismas son bastante comunes, pero dirigirlas específicamente a una comunidad agrícola es importante, señaló.

“La comunidad agrícola es una cultura muy orgullosa”, indicó, y puede ser difícil para los agricultores hablar sobre las dificultades de salud mental. “Mi mensaje es: ‘No escuche para usted, escuche para su vecino, para su cónyuge o para su hijo.’ Y eso quita un poco de esa sensación de vulnerabilidad. Luego, por lo general, hay un par de personas que se abren, y eso desencadena una conversación”.

Además trabajar en la programación de control del estrés, conecta a los agricultores de Michigan con recursos de salud mental y los ayuda a reducir el estigma en torno al estrés, la salud mental y el suicidio.

Ahora, una colaboración con la Agencia de Servicios Agrícolas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y sus socios, Farm Credit, la Federación Estadounidense de la Dirección de Granjas y la Unión Nacional de Agricultores, tiene como objetivo capacitar a las personas que trabajan con los agricultores, para que puedan reconocer los signos de estrés crónico y ofrecer ayuda.

Los proveedores de servicios agrícolas deben comprender que los agricultores a menudo consideran que su granja es un miembro de la familia, apuntó, especialmente si se ha legado de generación en generación. Entonces, la idea de perder la granja puede desencadenar un profundo dolor, no solo estrés financiero, afirmó.

Añadió que todos manejan el estrés de manera diferente, por lo que las personas deben encontrar las estrategias de gestión que funcionen para ellos y no tener miedo de pedir ayuda si no están haciendo frente a las situaciones tan bien como de costumbre.

“No se sientan solos en la situación con sus sentimientos y su miedo”, añadió. “Hay muchas personas que se preocupan y muchas herramientas para ayudarlos como agricultores”.

—por Kate Prengaman

Sobre el Autor

Kate Prengaman

Kate Prengaman is the editor for Good Fruit Grower and also writes articles for the print magazine and website. Contact her at 509-853-3518 or at kate@goodfruit.com

Escribir un comentario